Mundo Oculto

La meditación

La meditación tiene efectos beneficiosos para su salud y su mente, crea un estado de ánimo positivo y nos ayuda a conocernos mejor a nosotros mismos

En la mente del público, la meditación y la relajación están íntimamente relacionadas, aunque para algunos, la meditación es 'solamente relajación'.
Sin embargo, la diferencia radica en que la relajación se enfoca a nivel físico y sirve de preparación o antesala para ir acallando la mente. En el caso de la meditación ésta tiene un componente básico de despertar, que no se encuentra en la relajación. La meditación busca sobrepasar todos los límites mentales y descubrir al gigante interior.
La meditación es una de las técnicas más antiguas que se conoce para lograr ponernos en contacto con ese YO superior que es donde reside la calma infinita, la alegría divina, el mismo Dios en forma de Espíritu Santo.
Mucho antes del nacimiento de Jesucristo ya la ciencia del yoga, en la India, nos enseñaba esas técnicas, posteriormente se han ido aplicando con diferentes nombres por diferentes religiones, escuelas y filosofías.
La meditación tiene además efectos muy beneficiosos en su salud, en su mente, le calma, le ayuda a concentrarse y alivia dolores, reduce la presión arterial, crea un estado de ánimo positivo y nos ayuda a conocernos mejor a nosotros mismos.

Técnicas para la meditación:
La técnica siguiente le ayudará mucho a meditar. Lo importante es que la practique con constancia. Verá los grandes beneficios que recibe:
1. Busque un lugar tranquilo en la casa donde nadie le moleste al menos por 15 minutos
2. En ese lugar baje un poco la luz para que no se distraiga, es preferible una luz suave o las de unas velas perfumadas
3. Encienda algún incienso para que se concentre mejor.
4. Entonces se sienta cómodamente en una silla con la espalda recta, sin pegarla detrás del espaldar. No cruce las piernas. Coloque las manos encima de los muslos con las palmas vueltas hacia arriba
5. Cierre sus ojos y trate de concentrarse en el punto que está entre las cejas con los ojos cerrados, ese es el Centro del Tercer Ojo donde se activa la energía interior.
6. Entonces suavemente vaya respirando profundamente por la nariz mientras va pensando, o sea visualizando que ese aire, esa energía entra por su nariz, llega a su espalda y pasa hacia abajo por toda la columna vertebral hasta que llega donde comienza la misma. Entonces retiene unos segundos el aire en la base de la espina y luego va expulsándolo lentamente por la boca. Todo con los ojos cerrados en calma.
7. No tiene que pensar en otra cosa, solamente tiene que ocuparse de respirar, o sea, concentrarse en la respiración hacia adentro y hacia afuera. De esa manera se pone en contacto con su ser interno y obtiene el primer paso de la meditación que es la relajación, la calma.
8. La energía viaja dentro del cuerpo por la parte correspondiente a la columna vertebral. Esa es la energía conocida como PRANA y cuando va pasando por la columna va armonizando y energizando los diferentes CHAKRAS que son centros de energía que están espiritualmente en la columna vertebral. Por eso al irse concentrando en la respiración solamente ya está logrando la primera parte. Haga este ejercicio cada vez que pueda, lo mejor es hacerlo diariamente.
Mediante la práctica de la meditación también puede invocar a su guía o maestro espiritual, al maestro Jesucristo, por ejemplo, para pedirle que le ilumine en este proceso. Lo importante es que aprenda a concentrar su atención en su Ser Interno. Cuando nosotros meditamos dejamos que Dios nos hable. Cuando rezamos nosotros somos los que hablamos con Dios, pero en la Meditación, el silencio nos ayuda a entender la voz divina.
Cuando nosotros nos damos cuenta de que somos mucho más que el cuerpo, el alma, la mente o el espíritu, descubrimos verdaderamente ese yo superior, el yo interno.