Mundo Oculto

¿Cómo meditar?

Mucho se habla de la meditación y los beneficios de ejercitarnos con esta técnica, pero no todos sabemos cómo hacerlo de la manera más adecuada

Cuando practiquemos la meditación debemos adoptar una postura correcta sobre un asiento cómodo.
Lo más importante de la postura es mantener la espalda recta. Para ello, si vamos a sentarnos en un cojín, es recomendable que éste sea un poco más elevado por detrás que por delante, y debemos sentarnos sacando la pelvis un poco.
Para empezar, no hace falta que nos sentemos con las piernas cruzadas, pero es bueno que poco a poco nos vayamos acostumbrando a la postura de Buda Vairochana. Si no podemos sentarnos de esta manera, debemos escoger una forma parecida, siempre que nos resulte cómoda.
Las siete características de la postura de Vairochana son:
1- Las piernas deben estar cruzadas en la posición vajra, lo cual nos ayuda a reducir los pensamientos y sentimientos de apego.
2- La mano derecha debe estar colocada encima de la izquierda, con las palmas hacia arriba, las puntas de los dedos pulgares ligeramente elevadas y tocándose. Colocamos las manos de esta forma a unos cuatro dedos por debajo del ombligo, lo cual nos ayuda a desarrollar una buena concentración.
3- La espalda debe mantenerse derecha, pero relajada. Esto nos ayudará a desarrollar y mantener una mente clara, y permitirá que los aires internos sutiles de energía fluyan libremente.
4- Los labios y los dientes deben mantenerse de forma natural, colocando la lengua de manera que toque la parte posterior de los dientes frontales superiores. Esto impide que segreguemos saliva con exceso y que la boca se reseque.
5- La cabeza debe estar inclinada ligeramente hacia adelante metiendo la barbilla un poco hacia adentro, de manera que los ojos queden mirando hacia abajo. Esto ayuda a prevenir la excitación mental.
6- Los ojos deben permanecer entreabiertos, ni muy abiertos ni muy cerrados, y han de mirar hacia abajo en la dirección de la nariz. Si tenemos los ojos abiertos del todo, generamos excitación mental, y si los mantenemos cerrados, hundimiento mental.
7- Los hombros deben estar bien nivelados y los codos un poco separados del tronco para permitir que circule el aire. Otro componente de la postura de Vairochana es la meditación o ejercicio preliminar de respiración, que prepara nuestra mente para generar una buena motivación.
Por lo general, cuando nos sentamos a meditar, nuestra mente está ocupada con pensamientos perturbadores y no podemos transformar de inmediato este estado mental en el requerido para generar una motivación virtuosa.
Un estado mental alterado es como un trapo de color negro, que es imposible de teñir de otro color a menos que de antemano se decolore su tinte negro. Del mismo modo, si queremos embellecer nuestra mente con una motivación virtuosa, primero debemos suprimir todas las distracciones y los pensamientos turbadores. Esto se puede conseguir de manera temporal por medio de determinados ejercicios de respiración. Después de sentarnos en una postura cómoda, debemos comenzar observando la corriente de pensamientos y distracciones que fluye en nuestra mente. Luego debemos enfocarnos en nuestra respiración manteniendo su ritmo natural.
Al exhalar, imaginamos que expulsamos todas las distracciones y los pensamientos turbadores en forma de humo negro, que acaban por desaparecer en el espacio. Al inhalar, imaginamos que inhalamos todas las bendiciones y la fuerza inspiradora de los seres sagrados en forma de luz blanca, que se absorben en nuestro corazón. Debemos repetir este proceso hasta que nos sintamos relajados y nuestra mente se vuelva clara y tranquila.
Mediante este ejercicio de respiración conseguiremos eliminar temporalmente las distracciones y los malos pensamientos por el simple hecho de que no somos capaces de concentrarnos en más de un objeto a la vez.