Mundo Oculto

Experimento Filadelfia

En 1979 fue el tema de un libro escrito por Charles Berlitz, principal gurú del culto al Triángulo de las Bermudas, y William Moore. Pero, ¿cómo se supo de este hecho y qué pruebas tenemos de que sea cierto?

El “Experimento Filadelfia” es el nombre que recibió un supuesto estudio ultrasecreto llevado a cabo por la Marina de los Estados Unidos en 1943, en el transcurso del cual un barco se volvió invisible y fue teletransportado de un muelle a otro.
Todo comenzó con Morris Ketchum Jessup, un hombre de muchos y variados intereses. Fue profesor de astronomía y matemáticas. Publicó en 1955 en Nueva York “The case for the UFO” (El alegato de los Objetos Voladores No Identificados), primero de cuatro libros sobre el tema, en el que mezclaba un poco de objetividad científica con mucha seudociencia.
Aquí Jessup pedía a sus lectores que presionaran a sus representantes políticos para que exigieran investigaciones acerca de la teoría del campo unificado, problema con el que se había enfrentado Einstein durante los últimos veinte años de vida, y que --creía Jessup-- podría aclarar la incógnita de la fuerza propulsora de los supuestos Ovnis.
El 13 de enero de 1956 Jessup recibió la primera de dos cartas de un lector que firmaba Carlos Miguel Allende y también Carl M. Allen. En éstas Allende advertía a Jessup que debía olvidar su interés por la teoría del campo unificado. Una versión de esta teoría se dice que fue aplicada por la marina norteamericana en 1943, en un experimento que invisibilizó un barco, con terribles resultados para su tripulación.
El interés de la ONR
Mientras tanto, Jessup y su libro habían sido tema de conversación en Washington D. C. En julio o agosto de 1955, un ejemplar de “The case for the UFO” llegó a la Oficina de Investigación Naval (ONR). Se descubrió que contenía comentarios relativos al texto escrito en los márgenes. Los comentarios implicaban un conocimiento de Ovnis, de sus sistemas de propulsión y del origen y antecedentes de sus tripulantes.
El libro pasó a manos de dos oficiales de la ONR, el comandante George W. Hoover, Oficial de Proyectos Especiales, y el capitán Sidney Sherby. Éstos invitaron a Jessup a Washington, le enseñaron el libro y le preguntaron si podía hacer algún comentario.
Jessup dijo que, por la letra, uno de los autores era Allende, y después entregó las cartas de Allende a Hoover y Sherby. Los dos oficiales hicieron pasar a máquina el libro de las anotaciones, para que resultara todo más claro, y la Varo Manufacturing Company de Garland (Texas) publicó una edición limitada. El interés de la ONR por el libro anotado nunca fue explicado de forma satisfactoria, pero la ONR ha negado siempre que fuera oficial.
No se sabe qué investigaciones pudo emprender Jessup, si es que las hizo; su relación directa con el asunto terminó la noche del 20 de abril de 1959, cuando lo encontraron muerto en su furgoneta en Dade Country Park (Florida). Dentro del coche cerrado había sido introducida una manguera conectada con el caño de escape: según todos los indicios, Jessup se había suicidado.
La muerte de Jessup ha sido tema de muchas especulaciones. Algunos amigos suyos dijeron que Jessup no era el tipo de persona que se suicida. Otros amigos dijeron que Jessup estaba deprimido a causa de problemas personales, y que había anunciado su suicidio a un íntimo amigo suyo.
El enigmático Carlos Allende
Del corresponsal de Jessup, Carlos Miguel Allende o Carl M. Allen, se sabe poco. Muchos investigadores trataron de entrevistarlo pero resultó muy escurridizo. Entre los que le conocieron se cuentan Charles Berlitz y William Moore, quienes averiguaron poco. Con todo, lograron identificar el barco empleado en el supuesto experimento: era el Eldridge.
Carlos Allende es un enigma viviente. Nació en Springdale (Pennsylvania) en mayo de 1925, y se le suponen por lo menos cinco seudónimos. Se alistó en la Marina de los Estados Unidos el 14 de julio de 1942 y se licenció el 21 de mayo de 1943.
En julio de 1943 entró en la Marina Mercante, que abandonó en octubre de 1952. Desde entonces ha sido una especie de vagabundo. Se dice que visitó la corporación Varo por invitación de su presidente, y que estuvo en contacto con el doctor Edward U. Condon durante la investigación de Ovnis que realizó en la Universidad de Colorado. Allende reconoció ser el autor de las cartas de Jessup y de las anotaciones que había en el libro enviado a la ONR. Se supone que negó que se tratara de una simple broma.
Allende afirma que, en 1943, un tal doctor Franklin Reno desarrolló una aplicación de la teoría del campo unificado de Einstein que fue ensayada por la Marina norteamericana en un experimento en el que el Eldridge y toda su tripulación se volvieron ‘invisibles’.
El experimento
El experimento se realizó en el mar, en octubre de 1943, y fue observado por Allende, que se hallaba a bordo del buque Andrew Furuseth. Dijo a Berlitz y a Moore que el Eldrige estaba sumergido en un extraño campo de fuerza que se extendía “hasta unos 100 metros de distancia de cada lado del barco. Yo metí la mano, hasta el codo, en este increíble campo.”
El experimento fue un éxito, salvo por los extraños y terribles efectos secundarios que sufrió la tripulación; algunos hombres murieron, otros se volvieron locos, y unos pocos siguieron recayendo en la invisibilidad.
Una vez, en un bar del puerto de Filadelfia, un grupo de tripulantes causó un escándalo al desaparecer de pronto. Allende dice que el incidente apareció reseñado en un periódico de Filadelfia, en otoño o en invierno, en algún momento entre 1944 y 1946.
Allende también dijo que se realizó otro experimento en el que el navío experimental fue ‘teletransportado’ desde su atracadero en Filadelfia a otro en la zona de Newport News, Virginia.
Allende no se hallaba presente, pero dijo a Jessup que había leído un artículo acerca del incidente en un periódico de Filadelfia cuya fecha no recordaba. “Puede haber sido en 1956 -- dijo a Jessup en una carta --, después de que se suspendieran los experimentos.”
Finalmente, Allende daba su número de identificación en la Marina, Z416175, y proporcionaba los nombres de testigos o personas que, de algún modo, podían confirmar su historia.