Mundo Oculto

El regreso del mítico Chupacabras

Los ataques del extraño depredador se registraron en dos comunidades cercanas a Santiago de Chile

Santiago de Chile / EFE
El mítico Chupacabras comenzó a transformarse nuevamente en noticia en Chile al acabar con las gallinas de un corral en una localidad del litoral central del país, mientras en una ciudad del sur un campesino asegura haber visto merodear por su patio al misterioso depredador.
Chupacabras es el nombre de un ser mitológico contemporáneo que ataca a animales de diferentes especies en zonas ganaderas, rurales o agrícolas y se dice que existe en México, Puerto Rico, en algunas zonas de Estados Unidos y en varios países de América del Sur.

El ataque
Según las versiones, el Chupacabras atacó la semana pasada en el puerto de San Antonio, a 108 kilómetros al suroeste de Santiago, un corral en el que mató a todas las gallinas, cuyos cuerpos fueron encontrados con un orificio en el espinazo y secos absolutamente de sangre.
Flor Vásquez, de 73 años, señaló a la Policía que no podía creer lo que vio cuando fue al corral de su casa: "Todas las gallinas (estaban) muertas, desangradas, pero el animal que lo hizo no se comió ninguna de mis aves, es muy extraño", aseguró.
Una de las hijas de Flor, que no quiso identificarse, aseguró que durante toda la noche escuchó aullar a los perros, y aunque se levantó en varias oportunidades "nunca vi nada anormal". Su madre dijo que en el patio encontró rastros de unas pisadas muy extrañas, de sólo tres dedos, dos hacia adelante y el tercero hacia atrás.
En tanto, en la ciudad de Curicó, a 201 kilómetros al sur de Santiago, también la aparición de un supuesto Chupacabras causó consternación en uno de los villorrios de esa ciudad, aunque esta vez no causó ningún daño.

El encuentro
Samuel Saavedra, vecino del lugar, contó a los periodistas que durante la noche escuchó un gran golpe "como si alguien hubiese saltado la pandereta (cerco)" de su casa.
Relató que al acudir al patio posterior había una extraña criatura de 1.20 metros de estatura, peluda, de cabeza redonda y pelada, con grandes ojos e intensa mirada.
Por algunos instantes la criatura lo miró "de forma desafiante", pero luego escapó por entre los matorrales del lugar. Saavedra añade que llamó a la Policía y posteriormente se fue con su familia a dormir a la casa de su madre, asustado por lo que había presenciado, y que sólo retornó a su hogar 48 horas después.
Los testigos que aseguran haberse topado con el mítico Chupacabras describen a la criatura de muchas maneras: de gran tamaño, de estatura menor, con alas, sin alas, peludo, con grandes ojos rojos y cabeza pelada, incluso hay versiones que indican que vuela y corre, y otras tantas que las desmienten.
En Chile, el Chupacabras fue perseguido especialmente en la ciudad de Calama, a 1,564 kilómetros al norte de Santiago, cuando en abril de 2000 mató a 120 ovejas en el transcurso de una semana. Los animales aparecieron con un corte en la garganta, por donde les había extraído toda la sangre.
Desde entonces, periódicamente, en distintos puntos rurales del país se han reportado ataques de la criatura, sin que se haya despejado el misterio que lo acompaña.