Mundo Oculto

El misterio de Machu Picchu

Existen hipótesis y conjeturas sobre su historia y el perfeccionismo de su construcción, pero hasta el momento nada se ha comprobado

En el medio de los Andes peruanos se alza, imponente y enigmática, la ciudad inca de Machu Picchu. ¿Cómo fue erigida, a miles de metros de altura, en un lugar casi inaccesible? ¿Por qué la abandonaron? Son algunos de los secretos sin respuesta.
Localizada a 2,400 metros sobre el nivel del mar, en la provincia de Urubamba, departamento del Cusco, Machu Picchu (Cumbre Mayor, en castellano) sorprende por la forma en que las construcciones de piedra se despliegan sobre una loma estrecha y desnivelada, cuyos bordes, un farallón de 400 metros de profundidad, forman el cañón por el que se llega al río Urubamba.
Ésta ha sido considerada, por su asombrosa magnificencia y armoniosa construcción, como uno de los monumentos arquitectónicos y arqueológicos más importantes del planeta.

Su descubrimiento
Sus ruinas fueran descubiertas el 24 de julio de 1911 por el norteamericano Hiram Bingham. Ante él se extendía una silenciosa y magnífica ciudad, con observatorios, templos, acueductos y viviendas. No había nadie allí, por supuesto, pero lo más extraño de todo es que no se apreciaba ni la más mínima huella de violencia: ni altares destruidos, ni casas incendiadas, ni edificios demolidos; nada que indicara el motivo por el cual sus habitantes la habían abandonado sorpresivamente.
No sólo eso, tampoco había ni un solo registro de su existencia en los relatos de los conquistadores españoles ni en las antiguas leyendas incas. Había permanecido allí, oculta e inaccesible durante quinientos años, hasta aquella tarde de julio.
Hiram Bingham se dedicó entonces a liberar a la ciudad del manto de vegetación que la cubría. Y a medida que avanzaba en su trabajo, surgían más maravillas, pero también más preguntas.
¿Qué había llevado a los incas a construir semejante obra en un lugar tan alejado del resto de sus otras poblaciones? ¿Cómo hicieron para transportar los gigantescos bloques de piedra sin animales de carga, ni vehículos con ruedas, ni poleas, ni herramientas de hierro? Y, lo más importante, ¿qué extraña maldición hizo que los incas abandonaran la ciudad en algún momento del siglo XIV y la borraran de su memoria?
Al principio se pensó que Machu Picchu había sido una fortaleza, pero al excavar en su cementerio, se descubrió que la enorme mayoría de los esqueletos encontrados pertenecían a mujeres. Entonces surgió la idea de que podría haber sido una suerte de monasterio para las Vírgenes del Sol, fundamentales en la vida religiosa de los incas.

Enigmas sin descifrar
Machu Picchu es una ciudadela rodeada de misterio porque hasta ahora los arqueólogos no han podido descifrar la historia y la función de esta pétrea ciudad de casi un kilómetro de extensión, erigida por los Incas en una mágica zona geográfica, donde confluyen lo andino y lo amazónico.

Quizás el misterio de Machu Picchu nunca sea develado del todo. Hasta ahora, sólo existen hipótesis y conjeturas. Para algunos, fue un puesto de avanzada de las proyecciones expansionistas incaicas; otros creen que fue un monasterio, donde se formaban las niñas (acllas) que servirían al Inca y al Willac Uno (Sumo sacerdote). Esto se presume porque de los 135 cuerpos encontrados en las investigaciones, 109 fueron de mujeres.
La sorprendente perfección y belleza de los muros de Machu Picchu --construidos uniendo piedra sobre piedra, sin cemento ni pegamento-- han hecho surgir mitos sobre su edificación.
Cuentan que un ave llamada Kak`aqllu conocía la fórmula para ablandar las piedras, pero que por un mandato, quizás de los antiguos dioses incaicos, se le arrancó la lengua. También se dice que existía una planta mágica que disolvía la roca y podía compactarla.

¿Extraterrestres?
Algunos intentaron explicar el misterio de Machu Picchu a través de la presencia de extraterrestres, afirmando que había sido construida con ayuda de éstos. Pero esto es muy poco serio y demuestra mucho desprecio por la inteligencia y la capacidad técnica de los incas.
Si bien muchos aspectos de Machu Picchu siguen siendo un misterio, no caben dudas de que la ciudad fue creada, con mucho esfuerzo y admirable destreza, por los talentosos ingenieros incas.
Y esta capacidad es la que hay que admirar porque, como dijo un importante ingeniero norteamericano: "Hubiéramos tenido dificultades para construir esto aún empleando equipos y computadoras. Por eso, las pirámides de Egipto son rústicos trabajos en comparación con Machu Picchu".
Pero más allá de los mitos, el verdadero encanto de Machu Picchu, declarado Patrimonio Cultural de la Humanidad, está en sus plazuelas, en sus acueductos y torreones de vigilancia, en sus observatorios y en su Reloj Solar, evidencias de la sabiduría y la técnica de los constructores andinos.

* Tomado de www.enjoyperu.com y www.zum.de