Mundo Oculto

Las leyendas urbanas

Estas narraciones tienen la Internet como principal vía de distribución, algunas de sus historias son propias de la red y muchas otras, adoptadas del ‘mundo real’

Una leyenda urbana se trata de relatos que brotan por doquier, muy antiguos a veces, en continua transformación siempre y que se difunden imparablemente por el mundo, pues van de boca a boca.
También éstas puedes ser divulgadas por los medios de comunicación y la red, suponen una forma contemporánea de folklore, y se presentan como sucesos ciertos, historias creíbles, a menudo referidas a un conocido de un conocido (por lo que a veces se las llama Foafs, Friend of a friend stories, «historias de un amigo de un amigo») y que expresan narrativamente preocupaciones cotidianas.
La moraleja
A estas leyendas nunca suele faltarles una buena moraleja, explícita o no: a todos, llegado el caso, podría llegar a pasarnos algo así. Desde el método utilizado por criminales para ultrajar a una mujer hasta narraciones fantasmagóricas que sacan a relucir a la tradicional y folclórica “mona”.
Si hay algo que tienen en común todas estas historias (además del hecho de que casi siempre suelen resultar difíciles de creer) es que nunca le han pasado al que las cuenta, ni las han podido comprobar de primera mano, ya que en muchos casos son falsas.
Actualmente, Internet es la principal vía de distribución de estas historias, algunas propias de la red y muchas otras “adoptadas” del mundo real. Recorren la red en mensajes de correo electrónico que suelen incluir frases como: “Por favor envía este mensaje a todas las personas que conozcas”, y suelen terminar con algo parecido a “No se trata de una broma. Ésta es una historia real”.
Probablemente las más extendidas son aquellas que periódicamente avisan a todo el mundo de que hay un virus que viaja escondido dentro de un mensaje de correo electrónico titulado “Good Times”, aunque existen diferentes variantes con otros títulos, como por ejemplo “Penpal Greetings”.
Los bienintencionados pero desafortunados avisos aconsejan borrar inmediatamente cualquier mensaje que lleve este título o cuyo título contenga esas palabras, so pena de que el virus termine con todos los datos almacenados en el ordenador de aquel incauto al que se le ocurra abrirlo, por lo que piden que se pase la noticia a tantas personas como sea posible, como servicio a la comunidad en línea.
Las personas que difunden estos mensajes, que con toda seguridad actúan de buena fe, no hacen más que contribuir a difundir un chisme que dada la facilidad con la que se disemina la información por la Internet termina recorriendo toda la red y saltando a los titulares de los medios de comunicación con periodicidad alarmante. Y lo peor es que con toda seguridad se puede afirmar que se trata de un chisme, ya que el contenido de los mensajes se visualiza en la pantalla del ordenador, pero nada más, mientras un virus informático, que no deja de ser un programa, necesita ser activado, aunque sea inadvertidamente, para poder llevar a cabo la tarea para la que ha sido creado.
Veamos cuáles son los rasgos característicos comunes en toda leyenda urbana:
TLe ha pasado a alguien muy cercano a quien te lo cuenta, pero sin nombre ni apellido (y si los hay son inventados) ni posibilidad alguna por tu parte de conocerlo.
TLa acción se puede desarrollar en un sitio muy común, como un parqueo, un centro de comida rápida o un cine. Este tipo de historias pretende, normalmente, crear el espanto colectivo. Te hacen plantear cosas que jamás habías pensado y no vuelves a comerte una hamburguesa con tranquilidad.
TNO necesariamente tienen que ser falsas, aunque en su mayoría lo son. Las leyendas urbanas se basan con frecuencia en hechos reales.
Tomado de www.itmspain.com/Leyendas%20urbanas/leyendas_urbanas.