Mundo Oculto

El terrible dios de la vida

Inventa un buen principio para tu bien o interpreta uno de los principios de Dios que pueda usarse para beneficio propio, y verás adónde te lleva

Paul Twitchell, en su libro Antiguas Enseñanzas de los Maestros, comenta: “Siempre creí que mis puntos de vista y mis actitudes sobre la vida eran incorrectos por la sencilla razón de que todo el mundo continuaba diciéndome algo diferente. Ellos querían que yo creyese lo que ellos.
Ahora he llegado a comprender que muchas de las ideas en las cuales yo persistía, eran correctas, y esta experiencia lo ha comprobado.
Estaba firmemente arraigado en mis ideales, con la certeza de que nadie más lo sabía y con una compresión a la que nada podría cambiar.
Desde la niñez tuve la realización de mi compresión de Dios, y ni la universidad, ni los convencionalismos sociales la pudieron cambiar.
De lo único que estoy seguro es de que Dios es amor y que el amor es Dios, y que todo la dulzura e iluminación que enseñan los cultos, así como la mayoría de las filosofías y religiones, no son correctas.
Sin embargo, también creo que Dios es terrible, aborrecible, amedrentador, repugnante, pretencioso, extravagante, poco atractivo, feo, simple, grosero, pervertido y todos los otros adjetivos que uno desee emplear para describir esa parte de él que es el poder. También es grandioso, radiante, brillante, deslumbrante, glorioso, y cientos de otros adjetivos que se usan para describir su belleza. ¿Cómo se explica esto? ¿Han visto alguna vez algo bello que sea terrible? ¿Han visto alguna vez algo terrible que sea bello?
La terrible belleza
Por supuesto que sí. Miren a su alrededor en este mundo físico: pueden encontrarlo donde quieran y cuando quieran.
Estoy firmemente convencido de que los cultos, religiones y filosofía fueron fundados solamente para convencer a sus seguidores de la invencibilidad de sus fundadores, tales como, Bergson, Hegel, Nietzche y docenas de otros que fueron víctimas de un público muy deseoso de glorificarlos.
Los santos y salvadores cayeron en esta inestable trampa, no por sí mismos, sino a menudo después de haber concluido sus misiones terrenales. Se puede decir que la mayoría de los caudillos de la sociedad y las religiones han sido instrumentos del bandidaje.
Uno ha de ser amo o esclavo. Así le mostrará la historia. Inventa un buen principio para tu bien o interpreta uno de los principios de Dios que pueda usarse para beneficio propio y verás adónde te lleva.
De repente serás el caudillo y no importa cuán rico puedas ser, alguna pobre alma hambrienta ha de creer que necesitas su último centavo.
El caudillo existe porque queremos
Los caudillos solamente existen porque sus seguidores se lo permiten. Él no tiene que esquilar a su rebaño, pero después de todo ellos así lo esperan, y si él no lo hace, tarde o temprano ellos lo abandonarán.
Por otro lado, si él es demasiado disciplinario, lo dejarán de todos modos. Tiene que encontrar el justo medio, sin dar demasiado ni muy poco.
Así es como actúa Dios. Él te quita los problemas pequeños y te da uno mayor, y si lo rechazas, no podrás progresar en el sendero espiritual. Él está aumentando tu responsabilidad en la vida porque algún día tú has de ser también un viajero espiritual”.
Toma nota
Tomado de Paul Twitchell, Atom, Nicaragua, Antiguas Enseñanzas de los Maestros. Para más información y consulta gratis te invitamos a visitar nuestro sitio web: www.atom.org-email:atomnica01@hotmail.com-Telf-2547775-2669042-2892120. Contáctenos para charlas.