Mundo Oculto

El Troll

Particularmente en estos relatos aparecen con cualquier tamaño, variando éste desde el de los enanos hasta el de los gigantes

Mientras el folclore popular consistía fundamentalmente en anécdotas cortas que describían cosas que (supuestamente) sucedieron a gente cercana, los cuentos de hadas son relatos que rara vez reclamaban ser ciertos.
Muchos de los cuentos de hadas donde aparecen troles fueron escritos a finales del siglo XIX y principios del XX, reflejando el romanticismo de la épica, y publicados en colecciones de cuentos de hadas como Tomtar och Troll.
Estos relatos, así como las ilustraciones de artistas como John Bauer y Theodor Kittelsen, llegarían a formar las ideas que la mayoría de la gente tiene actualmente sobre los troles.
En las leyendas de la Edad Media y anteriores también aparece un tipo de troles de dimensiones más horripilantes. Esto podría reflejar una visión pasada de los troles como criaturas claramente malvadas que se suavizaría en el folclore posterior, o ser sólo otro ejemplo de relatos fantásticos exigiendo dimensiones fantásticas.
En los cuentos de hadas y leyendas los troles son los que menos viven junto a los humanos, por ser criaturas aterradoras.
Particularmente en estos relatos aparecen con cualquier tamaño, variando éste desde el de los enanos hasta el de los gigantes. A menudo se les considera poco inteligentes (especialmente a los masculinos, pues las femeninas o trollkonor pueden ser bastante astutas), muy fuertes, de grandes narices, brazos largos, peludos y no muy hermosos (siendo de nuevo las féminas una excepción, al ser con frecuencia bastante atractivas). En los cuentos de hadas escandinavos los troles a veces se vuelven de piedra si les da la luz del sol.
En la literatura
En la Tierra Media de J. R. R. Tolkien los troles son humanoides muy grandes (cerca de tres metros de alto), inmensamente fuertes y de poca inteligencia. Se dividen en varios tipos: troles de las colinas, de las montañas, de las nieves, de las cuevas y de piedra (que se petrifican cuando les da la luz del sol).
Aunque se describen muchos de los distintos tipos, los únicos con los que se encuentran los personajes son tres troles de las colinas (por parte de Bilbo) y un troll de las cuevas, por la Comunidad en Moria. En El Señor de los Anillos aparece una nueva raza llamada los Olog-hai, que a diferencia de los antiguos son capaces de moverse bajo el sol.
En los libros del Mundodisco de Terry Pratchett los troles son grandes criaturas compuestas de roca y que se alimentan también de ésta. Tienen una tendencia cultural hacia la violencia y su inteligencia es inversamente proporcional a la temperatura, haciéndoles bastante estúpidos el clima templado. Su tamaño aumenta con la edad, desde guijarros hasta montañas.
Troles en el folclore escandinavo
El significado de la palabra troll es incierto. Originalmente podría haber tenido el significado de «sobrenatural» o «mágico», con un revestimiento de «maligno» y «peligroso».
Otra probable sugerencia es que significa «alguien que se comporta violentamente». En la antigua ley sueca, trolleri era un tipo particular de magia usada para provocar daño. Debería advertirse que términos escandinavos como trolldom (brujería) y trolla/trylle («realizar trucos de magia») no implican relación alguna con los seres mitológicos.
Más aún, en las fuentes de la mitología escandinava, troll puede significar cualquier ser extraño, incluyendo, pero no limitado, a los gigantes nórdicos.