Mundo Oculto

La clarividencia

El clarividente no lee la realidad en la consciencia del sujeto, sino en el subconsciente

Sería posible desarrollar la facultad de clarividencia si aceptáramos la hipótesis de que las facultades paranormales se encuentran en estado de latencia (sin manifestarse) en todo individuo.
Las experimentaciones llevadas a cabo con la finalidad de averiguar la respuesta a tal interrogante, especialmente las realizadas en los años treinta por el profesor Joseph Banks Rhine (experimentado investigador de fenómenos paranormales), no arrojan resultados definitivos.
Para profundizar los conocimientos sobre la clarividencia, Rhine utilizó las llamadas cartas Zener. Después de varios años de experimentación utilizando las cartas de distintas maneras, encontró que ningún individuo incrementó sus facultades como para creer que la clarividencia puede ser desarrollada por medio de un entrenamiento apropiado.
Sin conclusión positiva
Algunos experimentadores, que por cierto creen en que la clarividencia puede ser desarrollada, atribuyen los fracasos a los métodos que han sido aplicados hasta el momento, especialmente el utilizado por el profesor Rhine, el que fue catalogado como excesivamente esquemático. Es posible que esta crítica sea en parte válida.
Sea como fuere, hasta el momento ningún investigador ha creado un método de trabajo que permita por medio del aprendizaje desarrollar las supuestas facultades latentes. Hasta que esto no sea posible, no podremos afirmar si realmente la clarividencia puede ser desarrollada por medio del aprendizaje. Por el momento, habrá que seguir pensando en que la clarividencia es una facultad natural que debe ser considerada como un valioso privilegio de unos pocos.
Hipótesis sobre la clarividencia.
Otros científicos recurren al doctor Albert Einstein, concretamente al enunciado del continuo espacio-temporal. Según se afirma en dicho enunciado, el tiempo es solamente un concepto inventado por el hombre, que no existe en el espacio, en el que no hay ni pasado ni futuro, sino exclusivamente un presente eterno al que recurren los videntes con sus facultades extrasensoriales.
Un famoso filósofo norteamericano elaboró una hipótesis partiendo de la premisa de que la energía es indestructible. William James afirma la existencia de un depósito cósmico de la memoria, al que irán a parar todos los datos acerca de los hechos que tienen lugar en nuestro mundo.
De esta forma, la clarividencia vendría a asumir un triple aspecto, es decir, la investigación del pasado, del presente y del futuro.
El rapport en la clarividencia
Cuando se experimenta con un desconocido y un sujeto con excelentes condiciones para la clarividencia, es posible que éste adivine el nombre del primero, incluso que advierta sus expectativas acerca de determinados hechos de su vida o le recuerde determinados acontecimientos del pasado que han sido olvidados por él.
El clarividente no lee la realidad en la consciencia del sujeto, sino en el subconsciente. El hecho del rapport (acercarnos al modelo del mundo de la otra persona) en los fenómenos paranormales es de capital importancia. Sabemos cuál es la función que cumple en las experiencias sobre hipnotismo, en las que la comunicación debe ser perfecta entre el magnetizador y el sujeto que se presta a la experiencia. También existe el rapport cuando el sujeto consultante se hace presente ante la persona dotada de facultades para la clarividencia.
El rapport se establece efectivamente de manera inmediata cuando el clarividente hace referencia a algo que tiene que ver con la historia personal del consultante.

----------------------------------------------------------------------------------------------------------
* Textos de lectura de la profesora Magnolia. Te ayuda a resolver tus problemas en el amor, a combatir envidias y mala suerte, a encontrar trabajo y a prosperar en los negocios. Limpieza de aura y protecciones. Lectura del tarot. Surtido de esencias, amuletos y talismanes. Consultas confidenciales de lunes a sábado, de 8:30 am a 5:30 pm. Iglesia Santa Ana, media cuadra abajo, casa # 2010. Telfs.: 2662262/ 6990842, Managua.