Mundo Oculto

Pronósticos de Santeros cubanos

Los sacerdotes de la religión yoruba, de la Comisión Organizadora de la Letra del Año, hicieron lectura del pronóstico para este año, que tiene como “deidad regente” a Oshosi

La Habana / EFE
Los sacerdotes de la santería cubana, los “babalawos”, pronosticaron un año “difícil”, con epidemias, guerras y “poco entendimiento” entre las personas, pero no hicieron ninguna predicción sobre la salud del líder cubano, Fidel Castro.
Los sacerdotes de la religión yoruba, de la Comisión Organizadora de la Letra del Año, hicieron lectura del pronóstico para este año, que tiene como “deidad regente” a Oshosi, equivalente en el panteón cristiano a San Norberto --en Brasil, San Sebastián-- con augurios poco positivos para el año que comienza.
Tragedias
Grandes epidemias que pudieran propagarse por una extensa área o nación, alteraciones de las relaciones interpersonales y tragedias entre vecinos, rupturas de convenios entre países amigos por maquinaciones de un tercero e intervenciones militares son algunos de los vaticinios que los babalawos hicieron para 2007.
“¿Puede haber algo más fúnebre que eso?”, dijo Lázaro Cuesta, uno de los sacerdotes de la Comisión que dio lectura a la Letra del Año.
Cuesta señaló que este año que comienza será igual al “terrible” 2006, “pero con posibilidades de mejorar si hacemos lo que está establecido”.
No hablan de Castro
El babalawo explicó que, aunque otros sacerdotes han hecho pronósticos sobre la salud de Fidel Castro, “la Comisión no se ocupa de esas cosas de carácter personal”.
“A la hora de hacer un análisis valorativo, las cosas que hacemos las hacemos por la humanidad, por el género humano y en el género humano está él, estoy yo, estamos todos. Cuando hacemos una obra beneficiosa esa obra la recibe todo el que tenga necesidad, siempre que tenga fe en lo que hacemos”, afirmó.
No obstante, el sacerdote Víctor Betancourt dijo que con la lectura de los signos se puede recomendar a los médicos que atienden a Castro, convaleciente desde hace cinco meses, que “tengan mucho cuidado de que no haya ninguna complicación con enfermedades que sean contagiosas”.
“Que no vaya a haber ninguna infección, que se mantenga una salud neurológica para que la sanción tenga un final feliz”, agregó.
Apertura económica
Betancourt explicó que una de las historias de Ofún, “signo regente” del año, habla de un campesino que se hizo rico, pero no a través de la tierra, por lo que, en su opinión, en 2007 “puede haber una apertura económica no sólo para Cuba, sino para el resto del mundo”.
Además, la metáfora deja entrever, según Betancourt, que “la agricultura no sería la base esencial del desarrollo socioeconómico que muchos esperan, sino los elementos que podrían estar bajo nuestros pies, como el petróleo o las riquezas minerales”.
Agregó que Oshosi es una deidad proveedora de alimentos que sale al bosque a buscar los víveres, por lo que, según dijo, puede haber “mejoras desde el punto de vista alimenticio y económico”, las que podrían traducirse en un “aumento de las importaciones de alimentos”.
El signo supone, además, el “vencimiento de enemigos y de las dificultades”, por lo que animó a seguir luchando contra el dengue, enfermedad que durante 2006 golpeó la isla.
Cuba ha llegado a acuerdos con varias petroleras extranjeras para hacer prospecciones de profundidad en sus aguas territoriales, con el fin de explotar posibles recursos de hidrocarburos.
Además, las autoridades cubanas han llamado a mejorar en 2007 el desempeño del sector agrícola, fuertemente criticado durante la última sesión del Parlamento cubano, la que se celebró el pasado 22 de diciembre.
Sacrificio colectivo
Los babalawos anunciaron que realizarán un “sacrificio colectivo” para ayudar a la comunidad con la ofrenda de un carnero a Eggun y Shango, aunque no adelantaron la fecha en que se producirá el aporte de los sacerdotes para cambiar los augurios del año.
Mientras tanto, recomiendan el mejoramiento de los sistemas hidráulicos, analizar los procedimientos del sector agrícola, cumplir los compromisos religiosos, consolidar el matrimonio y evitar el tabaquismo, que siempre viene bien.