Mundo Oculto

Santa Hildegarda

Durante toda su vida experimentó visiones que interpretó como una iluminación divina, y que relató y plasmó como alegóricos grabados en algunas de sus obras

Santa Hildegarda de Bingen fue una abadesa alemana que vivió durante el siglo XII. Desarrolló una intensa labor religiosa, científica, artística e incluso política, fundó dos monasterios y mantuvo correspondencia con reyes, emperadores y papas.
Escribió varios libros, algunos de ellos enciclopédicos, incluidos dos tratados sobre ciencia y medicina (Physica y Causae et curae). Durante toda su vida experimentó visiones que interpretó como una iluminación divina, y que relató y plasmó como alegóricos grabados en algunas de sus obras (Scivias, Liber Divinorum operum simplicis hominis y Liber vitae meritorum). Además, también tuvo episodios de éxtasis místico.
Existe una relativa unanimidad respecto a la explicación de sus visiones, pues la mayoría de autores las atribuyen solamente a auras migrañosas, que también podrían explicar los éxtasis.
Tras considerar sus visiones y sus estados extáticos, y teniendo en cuenta las explicaciones que se han dado a los éxtasis de otros ilustres personajes místicos, se plantea la intervención de otras enfermedades, como la epilepsia o el trastorno delirante, procesos que en nada desmeritan la grandeza de su persona y de su obra.

Sus predicciones
A ella se le atribuyen la predicción del descubrimiento de América, tres siglos antes de que se produjera. Santa Hildergarda escribió una profecía sobre el nuevo mundo, dijo que un día surgiría:
“Una gran nación al otro lado del océano, que será habitada por gentes de diversas tribus y procedencias”.
Pero también advertía de grandes peligros, que coincidirían con la llegada de un “gran cometa”. Justo antes de esa llegada:
“Muchas naciones serán devastadas por terremotos, tormentas y grandes oleadas de agua, que causarán muchas plagas y desolación. El océano anegará muchos otros países y, a causa de ello, todas las ciudades costeras vivirán temerosas y un gran número de ellas serán destruidas”.

Segunda calamidad
La segunda calamidad consistirá en una guerra terrible en la que tomarán parte casi todos los pueblos de la tierra y “la gran nación perderá sus colonias de oriente” por culpa de dos jefes orientales: “el tigre y el león”.

Durante esa guerra:
“Un viento poderoso se levantará del norte y transportará una niebla espesa y un polvo densísimo, que llenará los ojos y las gargantas y hará que cese la carnicería y queden todos poseídos de gran temor”.
Finalmente plantea que el planeta entrará en una era de paz y los hombres prescindirán de las armas.