Mundo Oculto

Medusa

Se cuenta que el célebre personaje mitológico originalmente era una bella mujer, que a manos de dioses caprichosos fue seducida, maldecida y transformada en un ser monstruoso

En la mitología griega Medusa era un monstruo femenino cuya mirada convertía a la gente en piedra.
Algunas referencias clásicas la describen como una de las tres hermanas gorgonas, la única mortal de las tres. Medusa, Esteno y Euríale eran despiadados monstruos de manos metálicas, colmillos afilados y cabellera de serpientes venenosas vivas, lo que indicaba su naturaleza ctónica, o sea, su calidad de dioses o espíritus del inframundo, por oposición a las deidades celestes.
Las gorgonas y sus otras hermanas, las greas (y posiblemente las hespérides), eran hijas de Forcis y Ceto. En la versión más conocida del mito, Medusa era originalmente una hermosa mujer humana. Poseidón se enamoró de ella y la sedujo (o violó) en un templo dedicado a Atenea.
Ambos dioses eran rivales desde que compitieran por el patronazgo de Atenas, y los habitantes de la ciudad prefiriesen el olivo de Atenea a la fuente o los caballos de Poseidón.
Castigo por profanación
Tras descubrir la profanación de su templo, Atenea transformó a Medusa como castigo hasta tener la misma forma de sus hermanas gorgonas. Sus cabellos se convirtieron en serpientes y su mirada tenía el poder de petrificar a cualquier criatura viva (según algunas versiones, fue Afrodita quien, celosa de su cabellera, la cambió por serpientes). Fue desterrada allende las tierras hiperbóreas.
Mientras Medusa estaba embarazada de Poseidón, fue decapitada por el héroe Perseo con la ayuda de Atenea y Hermes. De la sangre que cayó al suelo o, según las versiones, de su cuello brotó su descendencia: el caballo alado Pegaso y el gigante Crisaor.
Perseo usó la cabeza de Medusa para rescatar a Andrómeda, matar a Polidectes y, en algunas versiones, petrificar al titán Atlas. Entonces se la ofreció a Atenea, quien la colocó en su escudo, la égida.
Su verdadero origen
Según cuenta Pausanias en el libro II de su Descripción de Grecia, dedicado a Corinto, el mito de Medusa es una versión novelada de otra historia antigua.
En ésta se dice que una reina, después de la muerte de su padre, recogió ella misma el cetro, gobernando a sus súbditos cerca del lago Tritonide, en Libia.
Habría muerto de noche durante una campaña contra Perseo, un príncipe del Peloponeso.