Mundo Oculto

El Chupacabras

Chupacabras es el nombre de un ser mitológico contemporáneo que ataca a animales de diferentes especies en zonas ganaderas, agrícolas o rurales

Los primeros avistamientos de este ser se producen en la década de 1960 en los Andes bolivianos, pero llegó a alcanzar popularidad en la década de 1990.
Fue en 1992 cuando los periódicos de Puerto Rico, El Vocero y El Nuevo Día, comenzaron a divulgar las matanzas de muchos tipos de animales diversos, tales como pájaros, caballos y cabras.
En ese tiempo era conocido como El Vampiro de Moca, puesto que algunas de las primeras matanzas ocurrieron en la pequeña ciudad de Moca. Mientras que al principio se sospechó que las matanzas fueron hechas aleatoriamente por algunos miembros de un culto satánico, eventualmente estas matanzas se comenzaron a dar alrededor de la isla, y muchas granjas divulgaron pérdidas de vida animal.
Patrón común
Las matanzas tenían un patrón en común: cada uno de los animales encontrados muertos tenía uno o dos agujeros pinchados alrededor de su cuello.
Algunos supuestos testigos reportaron avistar una figura pequeña color verde oscuro alrededor de las áreas de las matanzas, dando a los reporteros y la Policía la sensación de que los chupacabras podían, de hecho, ser una figura extraterrestre; comenzando de esta forma la idea popular de que se trataría de una entidad alienígena.
Poco después de darse a conocer mundialmente las muertes animales en Puerto Rico, otras muertes animales comenzaron a ser reportadas en otros países, tales como República Dominicana, Argentina, Bolivia, Chile, Colombia, Perú, Brasil, los Estados Unidos, más notablemente en México.
En Puerto Rico y México, el Chupacabras ganó estatus de leyenda urbana. Las historias del Chupacabras comenzaron a ser lanzadas varias veces en los noticieros norteamericanos e hispanos a través de los Estados Unidos, y se generaron productos comerciales del Chupacabras.
En donde más auge tuvo este fenómeno y leyenda fue en México, o al menos en el norte del país, en el municipio de El Álamo, en el estado de Nuevo León, ya que allí se reportaron muchos animales muertos, en su mayoría cabras.
Descripción
Sus orígenes y descripciones físicas son diversos y se contradicen unos con otros de acuerdo al lugar donde se presume se ha avistado esta entidad. La descripción popular de esa entidad es que sería una criatura pequeña (de 1 m de altura o menor tamaño), que presentaría piel verdusca y escamosa, ojos grandes y saltones, y cabeza ovalada. Esta vaga descripción coincide con otro ser de la mitología contemporánea, los pequeños seres alienígenas grises.
También se le atribuye un rostro canino de grandes ojos y colmillos y tobillos largos como los de un canguro. Además, presentaría una estructura corporal humanoide un tanto encorvada, con una hilera de espinas dorsales, y a veces se le otorga un par de alas similares al murciélago que sobresalen en su lomo. Poseería afilados colmillos y se dice que también tendría una especie de filamento bucal que succiona la sangre de sus víctimas (y en ocasiones sus órganos).
Las descripciones de esta criatura varían, y nadie ha producido evidencia indisputable de su existencia, aunque hay gran variedad de anomalías animales halladas en las dos Américas.