Mundo Oculto

Los unicornios

El unicornio es una criatura mitológica representada habitualmente como un caballo blanco, con patas de antílope, barba de chivo y un cuerno en su frente

El unicornio es quizás el ser mitológico por excelencia. Se trata de un animal mágico, de carácter noble, puro y muy espiritual. Por lo que ha sido símbolo de varias culturas de la santidad, la virginidad y la fuerza.
Su aspecto es el de un caballo joven, generalmente blanco, con un cuerno en espiral, patas de antílope, barba de chivo y una cola de aspecto leonino. Sus ojos son de un azul intenso y su inteligencia es comparable a la de un humano.
Se piensa que son inmortales, pero lo cierto es que posiblemente sea el hecho de que su vida media es superior a los 1000 años lo que haga pensar que son inmortales. Su longevidad es debida a la magia de su cuerno, que les hace tener siempre un aspecto juvenil.
El unicornio presenta una especial resistencia a la magia, es inmune a los hechizos, a los conjuros de muerte y al veneno. Su cuerno mágico es capaz de detectar el veneno y de curar heridas con un simple roce. Pueden teleportarse una vez al día, lo que les puede beneficiar si se ven en la necesidad de huir de algún peligro.
El unicornio es un ser independiente y solitario, que permite pocos contactos con otros seres, excepto una doncella virgen, humana o elfa, y de corazón puro. Ante ellas, el unicornio se muestra y permite ser montado. Este hecho ha sido aprovechado por los villanos para capturar a los unicornios. Un unicornio es una montura tan leal que protegerá a su jinete incluso con su propia vida.
Primeras descripciones
Las primeras versiones del mito del unicornio son del médico griego Ctesia y datan del año 400 a. C. Éste ser era descrito como un animal blanco con cuerpo de caballo, barba de chivo, patas de ciervo y cola de jabalí, con un cuerno espiral en su frente.
El cuerno era blanco en la base, rojo en la punta y negro en el medio. Sus ojos eran azules. El cuerno le brindaba protección contra todos los venenos, así como enfermedades, lo cual lo hacía muy longevo.
Se atribuían a su cuerno propiedades mágicas. Durante la Edad Media, simbolizaba la virginidad.
Asallam
El primero de los Unicornios se llamó Asallam. Llegó cuando los fuegos de la Creación aún no se habían extinguido. Pensó Asallam que el fuego debía apagarse para que la vida fuera posible, y con increíble fuerza hundió su cuerno en una gran roca. Inmediatamente, un enorme caudal de agua brotó de la piedra, y la Tierra floreció en toda su extensión.
Hace ya muchos siglos que los unicornios se ocultan a la vista de los hombres. Se refugiaron en la espesura de los bosques y en los valles secretos, allá, en la frontera de la creación del tiempo, cuando el hombre desobedeció a Dios y conoció el mal.
Cada cierto número de años y en algún lugar que sólo ellos conocen, los unicornios celebran sus concilios. Les une la fuerza de su bondad y los recuerdos de sus primeros años al lado del hombre, cuando podían comprenderle y servirle sin miedo, porque aún era inocente.
Cabalgando por el tiempo
Durante toda una noche, bajo la luz sin mancha de las estrellas, sus pensamientos corren todas las edades de la tierra, recuerdan a todos los hombres que conocieron, y por aquellos que les demostraron amor y les ofrecieron su amistad, los unicornios renuevan su fe en el Creador, su esperanza en el futuro del ser humano y se preparan para el fin del tiempo.
Se cree que la leyenda del unicornio pudo deberse a un error de interpretación por parte de los griegos de los bajorrelieves persas que representaban al órix, un antílope del desierto que al estar de perfil aparecía con un solo cuerno. También puede estar basada en el rinoceronte o en el narval, un cetáceo con un colmillo de 2,5 m.