Mundo Oculto

La maldición de la Torre de Babel

Muchos se preguntan si había una maldición sobre la torre y la ciudad, y por qué siempre caía víctima de un absurdo afán destructivo

Nemrod, quien fue el primero en hacerse rey después del Diluvio Universal, y a quien la Biblia identifica como un poderoso cazador opuesto a Yahvé, es señalado como el verdadero gestor de llevar a cabo esta enorme empresa de la Torre.
La Torre de Babel fue una construcción de tipo zigurat que es mencionada en la Biblia. Según se narra en el capítulo 11 del Génesis, los hombres pretendían, con la construcción de esta torre, alcanzar el cielo.
Yahvé, para evitar el éxito de la empresa (que se oponía a su propósito de que la humanidad se extendiera por toda la superficie de la Tierra, se multiplicara en ella y la sojuzgara), hizo que los constructores comenzasen a hablar diferentes lenguas, luego de lo cual reinó la confusión y se dispersaron.
La reconstrucción
Así pues, la primera torre de Babilonia ya apareció en el III milenio a.C.; fue destruida varias veces, pero siempre reconstruida. Fue destruida, junto a la ciudad de Babilonia, en el año 689 a. de C, por el rey asirio Sanherib; reconstruida en el mismo lugar por sus sucesores Assarhaddon (680-669) y Asurbanipal (668-626); reconstruida de nuevo por Nabucodonosor, después de una nueva destrucción parcial, y finalmente destruida de forma total por Jerjes en el año 469 a. de C.
¿Qué maldición existía sobre ella y sobre toda la ciudad? ¿Por qué siempre caía víctima de un absurdo afán destructivo? ¿Por qué Babilonia siempre quedaba arrasada?
Es comprensible que la poderosa estructura, cuya «punta llegaba al cielo», causara una profunda impresión en los judíos contemporáneos. Por las palabras de la Biblia se puede obtener la impresión de que no se había terminado la estructura de la torre, y que un rayo había destruido la obra, de 90 m de altura, creada por la mano del hombre.
No es difícil imaginar que esto estaba fundado en el deseo de los israelitas de que cayera un castigo del cielo por la gran locura de sus constructores. Sin embargo, las excavaciones no proporcionan ningún indicio de que la construcción fuera víctima de una catástrofe natural, y por otra parte, en la Biblia se puede leer: “Y entonces bajó Yahvé para ver la ciudad y la torre”.
En este punto se ha mezclado la fe israelita en Yahvé con la idea babilónica de que una de las escaleras de la torre debía servir al dios Marduk para que bajara del cielo a la tierra.
Los escritos cuneiformes también demuestran que la torre se acabó. En una inscripción de Nabucodonosor se lee: “He construido artísticamente la alta morada para Marduk, mi señor”. Y más adelante se lee: “Etemenanki está hecha sólidamente para la eternidad”. Esta eternidad duró un siglo. Jerjes destruyó definitivamente la torre.
La caída de Babilonia
Babilonia también cayó bajo los ataques de sus adversarios, después de un siglo de violento poderío. También se derrumbó su cultura, creada milenios antes por los sumerios. Mesopotamia se convirtió en una provincia gobernada sucesivamente por los persas, los griegos y los romanos. Babilonia ya había jugado su papel como capital. Sus habitantes fueron expulsados y sus construcciones se desmoronaron.
¿Habían pretendido realmente los babilonios construir una torre que llegara hasta el cielo para hacerse famosos? No es muy probable que fuera así.
En la zona del Indo, que se supone fue el país de origen de la más antigua cultura de Mesopotamia, se acostumbraba colocar los santuarios de las divinidades sobre colinas.
En Mesopotamia, sin embargo, no había colinas. Por lo tanto, tenían que ser creadas artificialmente. Se colocaban los templos sobre grandes infraestructuras, incluso mucho antes de que fuera construida la Torre de Babel y también muchos siglos después de su derrumbamiento.
¿Representan, pues, las palabras de los profetas bíblicos algo similar a un deseo de competencia contra la poderosa ciudad extranjera y contra su dios Marduk, venerado en toda el Asia Menor?
¿Dirigían los profetas una guerra de nervios contra Babilonia? Se puede suponer que fue así.
Arqueología
Curiosamente, durante cuatro siglos, arqueólogos occidentales intentaron ubicar esta famosa construcción en la zona del actual Iraq. Entre otros sitios, fue buscada en Akar Quf (al oeste de Bagdad), donde antaño existió Dur Karigalzu (las ruinas retorcidas de cuyo zigurat, identificado por algunos viajeros con la Torre de Babel, todavía desafía a los vientos que la han modelado); y en Birs Nimrud, donde se encuentran las ruinas de la antigua Borsippa, situada cerca de los restos de la antigua Babilonia, hacia el suroeste.
En 1913, el arqueólogo Robert Koldewey encontró una estructura en la ciudad de Babilonia que él identificó con la Torre de Babel.
Éste comprobó que la torre habría sido destruida y reconstruida en numerosas ocasiones, debido al cambiante destino de la zona. La destruyeron los asirios y también los arameos. Y fue reconstruida en varias oportunidades por los príncipes caldeos, entre ellos Nabopolasar (625-605 a. C).
Se estima que la construcción más antigua de la Etemenanki, “Casa del Fundamento del Cielo y de la Tierra”, se construyó durante el III milenio antes de Cristo.