Mundo Oculto

El enojo

Hoy abordaremos un problema, que si llegáramos a dominarlo nuestra vida cambiaría radicalmente

Muchas veces deseamos poder practicar la paciencia ante las circunstancias adversas que se nos presentan. Sin embargo, pocas veces logramos practicar esta virtud suprema y dentro de nosotros persiste la llama del enojo.
Si realmente deseamos desarrollar la paciencia debemos saber qué significa el enojo, por qué nos enojamos y qué podemos hacer para superarlo.
El odio nos perturba
El enojo viene del odio, que es una de nuestras perturbaciones mentales más comunes y destructivas, nos afecta todos los días y nos perjudica a nosotros mismos y a los demás.
Nuestro guía espiritual, Gueshe-la, nos dice que "el odio es producido por una mente perturbada que observa un objeto animado o inanimado, piensa que es desagradable, exagera sus malas cualidades y desea perjudicarlo”.
Sabemos por experiencia que hemos perdido nuestras relaciones de pareja o amistades porque nos dejamos llevar por el enojo. Si nos enojamos con nuestra pareja, un momento antes de que nos enojemos ella o él nos parece una criatura adorable, amable y atenta, y al segundo nos parece todo lo contrario.
La tendencia que ponemos en práctica es la de exagerar sus defectos y recordar lo que nos disgusta. Nos olvidamos de sus buenas cualidades, creamos una imagen llena de faltas y defectos de esa persona y, por lo tanto, nos llenamos de enojo al verla o recordarla.
Descontrola nuestras emociones
Gueshe-la menciona que “el odio es un estado mental doloroso por naturaleza y cuando nos domina perdemos la paz interior y nos sentimos incómodos e inquietos. Perdemos el sueño y el apetito y muchas veces no nos podemos divertir. Nos transformamos y no podemos controlar nuestras emociones. Perdemos el sentido común y nos negamos a ser razonables”.
Si miramos muy adentro de nosotros podemos analizar por qué nos enojamos y nos daremos cuenta de que es nuestro propio odio el que transforma a las otras personas en nuestros enemigos y que solamente cuando estamos ante situaciones en las cuales no se cumplen nuestros deseos, no conseguimos lo que queremos o nos enfrentamos con circunstancias adversas es cuando sentimos que surge un malestar que se va acrecentando, malestar que paulatinamente se convierte en odio.
Este sentimiento nos hace sentir cada vez peor y con ganas de destruir lo que encontramos en nuestro camino. Estamos llenos de enojo, de disgusto.
Poner nuestro mejor esfuerzo
Situaciones como éstas no podemos evitarlas, pues son parte del Samsara, y aunque pongamos nuestros mejores esfuerzos, ahí están. Es debido a esta razón que casi todos los días encontramos asuntos que no nos gustan, que nos parecen desagradables y nos molestan, ya sea que discutimos con otras personas o con nuestra pareja, que nos critiquen o nos llamen la atención, que se descomponga el carro o nos diga el médico que estamos padeciendo una enfermedad. Generalmente nuestra reacción ante estas situaciones adversas es de mucho enojo, de disgusto y pleitos.
Gueshe-la nos dice que “si de verdad disfrutáramos de paz interior y controláramos nuestra mente, no nos enfadaríamos ante las circunstancias adversas y tampoco culparíamos a los demás, ni los consideraríamos nuestros enemigos”. También señala que no debemos pensar que esta meta es inalcanzable, sí que podemos curar la enfermedad del odio de nuestra mente. Otras personas lo han logrado, ¿por qué nosotros no?
Preparemos nuestra mente para la práctica de la paciencia. Shantideva, gran maestro budista, nos dice al respecto: “No hay peor maldad que el odio, ni mejor virtud que la paciencia”. En el Centro Budista Bodhichita puede encontrar las enseñanzas para superar el enojo, así como obtener grandes bendiciones que nos dará durante su visita el próximo mes de septiembre la venerable Guen Kelsang Kunsang.

Tomá nota de nuestras próximas actividades
* Viernes 25, 6:15 pm Lama Chopa, oraciones al guía espiritual
* Sábado 26, 3:00 pm. En la Casa de la Cultura en Masaya, meditación
* Martes 29, 4:00 pm. Lectura y meditación del libro “Transforma tu vida”
* Miércoles 30, 6:15 pm. Meditación, se ofrece por la paz del mundo.
Centro Budista Bodhichita. De la estatua de Montoya, 1c. abajo, ½ al lago. Teléfono 268-2541 centrobudistanic@yahoo.com.mx