Mundo Oculto

La viuda negra

Encontraron cuerpos desmembrados, asesinados con fuertes golpes en la cabeza, y al examinar los estómagos de algunos se encontraron residuos de arsénico

Bella Gunnes nació en 1859 en Trondhjem, Noruega, donde vivió hasta el año 1883, cuando se marchó a Chicago, invitada por su hermana en busca de una vida mejor.
Al poco tiempo se casó con Mads Sorenson, un hombre conservador y muy trabajador, impaciente por formar una familia y tener hijos, pero no pudieron tenerlos y decidieron adoptar a Jennie, Mirtos y Lucy.
La novia
Llevaban una vida feliz y normal hasta que empezaron a tener problemas económicos, fue entonces cuando en 1900 su marido Mads Sorenson murió por causas misteriosas, el único síntoma que se le notó fue un ligero dolor en el pecho la noche antes de su muerte. En la partida de defunción los doctores redactaron que murió por un ataque al corazón.
Todos los problemas económicos que la viuda había tenido se resolvieron cuando cobró cerca de ocho dólares de la póliza de vida de su marido, una enorme suma de dinero para la época. Además, vendió la granja donde residían.
Con esa honorable cantidad, Belle se agencia una pensión, con tan mala suerte que se incendia al poco tiempo, dejando a la “pobre” viuda con el único consuelo de la póliza de seguros que había tomado la precaución de contratar.
Lejos de mostrar resentimiento alguno, con una iniciativa digna de admiración, invierte todo el dinero en una pastelería, negocio próspero, hasta que de nuevo el fuego lo consume en una sola noche.
Como la compañía aseguradora estaba sospechando que los incendios fuesen provocados, la viuda cambió de aires y decidió instalarse en el Este. Se va a Indiana, en donde se casa por segunda vez con el hombre que le cedería su apellido: Peter Gunness.
Como no es de extrañar en los matrimonios donde anda de por medio una “viuda negra”, Peter no vivió mucho tiempo después de casado. Sufrió un extraño contratiempo al resbalar “accidentalmente” en un estanque y propinarse un golpe mortal en la cabeza. La viuda Gunness no pudo sino disfrutar del dinero del seguro de su marido.
Después de esta “tragedia” y cansada de estafar a las aseguradoras con los incendios, decide probar otros métodos para conseguir dinero fácilmente, como poner anuncios en la sección de contactos de los periódicos. El matrimonio sí que podía llegar a ser dinero fácil, ya lo había comprobado...
“Viuda rica, atractiva, joven, propietaria de una granja, desea entrar en contacto con caballero acomodado de gustos cultivados con el objeto de contraer matrimonio”
A este anuncio contestaron cantidad de pretendientes, y finalmente, entre la gran variedad de cartas que recibió en respuesta, seleccionó 14 que le parecieron más adecuados. Ninguno de ellos vivió para contarlo.
Este juego mortal iba de maravilla para la viuda Gunness, hasta que el 28 de abril de 1908 la mala suerte llamó de nuevo a la puerta de la mujer. La granja se incendia y se cree que fue provocado por el hombre que ella había contratado, pues lo vieron escapar de la propiedad en el momento del incendio con un recipiente de kerosén.
Al llegar la Policía encuentra entre los restos de la casa una cantidad de cuerpos, entre los cuales se encontraban los de los hombres que habían respondido al anuncio, los hijos de Belle, pero no encontraron el de ella, pues era una mujer alta y de cuerpo recio y pesado.
Belle y sus hijos
Transcurrió el tiempo y arrestaron a Roy, se le acusó de causar un incendio dándole una condena de 21 años. éste declaró que había sido el único hombre al que había amado Belle, pues no tenía seguro de vida, de lo contrario estaría muerto. También confesó cómo él mismo ayudó a Belle a cometer atrocidades y a esconder los cuerpos.
Encontraron cuerpos desmembrados, asesinados con fuertes golpes en la cabeza, y al examinar los estómagos de algunos se encontraron residuos de arsénico, los envenenaba.
Se le buscó por todos lados pero Belle Gunness no aparecía. No es hasta 1932, cuando en Indiana se le acusa a Esther Carlson de asesinar a su esposo, vía intoxicación. De la misma manera que había muerto el primer esposo de Belle, encontrando en el estómago de éstos la sustancia tóxica, al igual que los cuerpos encontrados en la granja.
Lograron arrestarla y se le acusó de más de 20 asesinatos entre los cuales figuraban los de sus hijos, esposos y pretendientes. La cadena perpetua cayó sobre esta mujer que, a pesar de su apariencia apacible, se ganó la reputación de ser la asesina más peligrosa en la historia de Estados Unidos.