Mundo Oculto

El Frente y Pitón

Considerada la mujer más poderosa del país, ya tiene asegurado un lugar en la historia de Nicaragua como la Primera Dama que posiblemente más influencia ha ejercido sobre un marido presidente

En el ritual de la política sandinista, teniendo como precedente el ser la nodriza de la tesis mítica de la Tierra Prometida en la anterior campaña presidencial, Rosario Murillo se ha autoerigido en la pitonisa, en una “sacerdotisa del amor”.
Con una interiorización profunda entre genealógica, espiritual, mesiánica y patológica de ser la heredera por prosapia y antonomasia de los ideales y pensamiento espiritual de Augusto C. Sandino. Su presencia dentro de esta organización genera sentimientos encontrados, como un parteaguas, tanto dentro, como fuera del Frente Sandinista.
Temida por el mito alrededor de sí misma, asociada de contar con poderes secretos, poseer un carácter implacable, y por ende considerada la mujer más poderosa del país, ya tiene asegurado un lugar en la historia de Nicaragua como la Primera Dama que posiblemente más influencia ha ejercido sobre un marido presidente.
Sinastría Nicaragua/Rosario Murillo
Esta protagonista nació bajo un Solsticio de Verano, el 22 de junio de 1951 a las 4 pm en Managua, Nicaragua. Con el Sol en Cáncer, signo de agua, intuitivo, maternal y poético, ubica su Ascendente a 2º de Sagitario, el signo de la filosofía y de las ideas, y la Luna en Acuario, el signo de lo inconvencional, de lo moderno y lo excéntrico.
En su interrelación con la Carta Astral de Nicaragua resaltan las coincidencias con el país, de su poder creativo, Punto del Destino en Piscis, en la Casa V, y planetas como el Sol, que irradia, Mercurio, que comunica, Urano, que transforma, que revoluciona, el Punto de la Fortuna que ensancha, la Luna Negra que ensombrece, sobre la Casa IX, la de las comunicaciones, las masas, las grandes ideas del país, es decir, una interrelación que garantiza una presencia muy fuerte, ya para bien, ya para mal, en la mentalidad de las mayorías, así como Neptuno, el planeta de la intuición, en conjunción con el Ascendente del país (23º) de Libra, que le hace conectarse con el inconsciente colectivo nacional, a veces de manera equivocada, pues Neptuno está retrógrado.
Deberá controlar el alcance de sus ambiciones y evitar la desmesura, su Plutón en el Medio Cielo indica los riesgos en sus propósitos de alcanzar sus metas, así como el tránsito de la Luna Negra, que desde el 10 de febrero al 11 de noviembre de 2006 estará atravesando por su Medio Cielo, que le eleva niveles de implacabilidad y le aumenta segregación cerebral de serotonina, la glándula del liderazgo.
El manejo del ánfora
Sus características astro-psicológicas traducen el síndrome de la inflación, el cual podría definirse como el extremo contrario del auto-odio. Una imagen arquetípica sería la de una sacerdotisa llena de conocimiento y de poder, dispensando su sabiduría, pero sintiéndose por encima de la humanidad.
Este arquetipo también está en su mente subconsciente y es necesario trabajar con él. El valor de encontrarse y trabajar con este arquetipo radica en el hecho de que le fuerza a enfrentar la tentación, la seducción de ese aspecto de la conciencia, y de familiarizarse con el valor de lo “normal”, admitir sus errores, tal como todo el mundo lo tiene, sin avergonzarse y dejando la arrogancia en la entrada de su casa.
El signo de Cáncer tiene fama de un defecto marcado por las fuerzas cósmicas, es el dejarse avasallar por el capricho, entregarse a un ilusorio desvarío. Pero no debemos olvidar las cualidades de los nacidos en Cáncer: perseverantes en el sentido de no ceder al frente de un país bajo el signo de Virgo (Nicaragua), cuya fuerza cósmica de conciencia se centra en sus deberes y respeto a los principios y escrúpulos sociales, y entre los defectos del signo nacional se encuentra la irritación peligrosa, y al tener erigido Marte en el Medio Cielo (22º de Cáncer) puede verter sangre.
Situada en un ciclo en que viniendo del ostracismo político a la cual fue condenada por sus propios compañeros, ahora se considera con el plumaje del Fénix, pues a contrapelo de la competencia o del odio de su propio entorno y estigmatizada por sus adversarios, hoy se siente de vuelta y armada de espadas a punta de tesón y disciplina, pues en sus sentimientos profundos los astros advierten en ellos la densidad de su dominio y la magnitud de su desprecio hacia los demás, cobijada en el celofán de una retórica de armonía universal
Su signo de los tiempos
En términos personales su responsabilidad de jefatura de campaña equivale a la llamada esperada del destino, o del “signo de sus tiempos”, y aquí ciertamente Saturno, el planeta de lo inexorable, le ayuda de una manera providencial, pues está transitando por su Novena Casa, que marca un período de asimilación de las experiencias de muchos años y de relacionarlas con algún ideal elevado, alguna filosofía o algún tipo de automejoramiento.
Como jefe de campaña y comunicadora refleja un concepto atípico, a veces frágil de argumentos, indefinido todavía, no entendible para muchos (Neptuno en Casa III), se siente que proyecta no a un Daniel candidato a presidente, sino que trata de perfilar a un Daniel profeta o el “anunciado por los profetas”, que pretende ligarlo, pero sin tanta consistencia, umbilicalmente, como el eslabón continuador de Sandino.