Mundo Oculto

El lenguaje de las velas

A petición, esta semana les traigo este bonito tema sobre estos utensilios ritualistas

Desde el siglo IV, las velas han sido un medio de ofrenda a Dios, a las vírgenes y a los santos en acción de gracias o para pedir un favor. En la Iglesia Católica se bendicen las velas el día de La Candelaria.
Para esto, la vela debe estar hecha de cera de abejas para que sea pura, queme bien y tenga su efecto mágico.
La vela, cuando se utilice para un ritual o trabajo, debe encenderse con una cerilla o alguna ramita prendida, y no debe apagarse soplando o comprimiendo la mecha con los dedos, debe hacerse con un apagador de velas de metal, que actualmente se pueden encontrar sin problemas en el mercado y que suelen ser de bronce. De no tenerlo, podemos utilizar un pequeño vaso o copa de cristal o metal.
Lo que nos dicen las velas
Las velas tienen su propio lenguaje, nos indican innumerables cosas que pueden producirse de inmediato o a largo plazo por su forma de arder. Cuando las velas producen chispas o humos, nos están indicando que hará un tiempo húmedo.
Si la llama de una vela oscila sin haber una causa que provoque el movimiento, como es el viento por ejemplo, nos está indicando que tendremos un tiempo ventoso. También puede indicar este hecho que pronto habrá un cambio en las circunstancias nuestra vida.
Si la mecha de la vela no prende con la rapidez normal, nos está indicando que tendremos un ambiente húmedo en las próximas horas o días. En muchas ocasiones se utilizan dos o tres velas en los rituales de magia; si una de ellas arde con llama alta y brillante, nos está indicando buena suerte; si todas arden de esta manera especial será señal de muy buenos augurios.
La llama de una vela que cae hacia abajo y se eleva repetidas veces nos está indicando un peligro. También indica éxito seguro cuando la punta de la mecha, de donde nace la llama, se pone brillante.
Si este brillo dura mucho tiempo el éxito será prolongado, pero si se desvanece pronto, será de corta duración. Una llama que arde lentamente y es de corta altura nos indica que en nuestros proyectos actuales no habrá éxito. Si la llama de la vela se mueve en forma de espiral o dando continuas vueltas, nos está indicando que llevemos cuidado con algunas personas de nuestro alrededor porque nos pueden traicionar. Una llama que chisporrotea nos comunica que pronto tendremos una desilusión. Si la llama se apaga repentinamente nos indica una pérdida.
Tener fe
El uso de las velas requiere también nuestro esfuerzo personal, no basta con encenderlas, hay que poner tanta fe como lo hacemos cuando recitamos una oración. Las velas que se ponen en los altares deberían ser siempre blancas, altas y de cera de abeja; dos es lo normal (una a cada lado), pero se puede poner también una (siempre en el centro).
Encender las velas debe ser el primer acto que se realice en un ritual en un altar, y lo último que se haga es apagarlas. La mesa del altar debe ser preferentemente de forma rectangular, aunque también pude ser cuadrada. Se cubrirá con un paño de altar que se utilizará única y exclusivamente para los rituales, si es posible de seda natural, de color blanco o del color que corresponda al celebrante, según su signo del zodíaco.
Si se incluye alguna imagen sobre el altar, con el fin de equilibrar, debe ser preferentemente de género contrario al del celebrante del ritual. El incienso se colocará también en el centro, delante de las imágenes.
No es recomendable hacer el ritual con la ropa de trabajo, por estar ésta impregnada de tensiones y vibraciones negativas, y por esta causa podrían obtenerse unos resultados contrarios al fin que se persigue. Sería conveniente utilizar ropa limpia, y mucho mejor confeccionar una túnica blanca o de color azul, o al menos tener la precaución de tomar un baño antes de realizar el ritual.
Para comentarios: www.profesoragrahasta.com, dirección: de la iglesia Santa Ana, 3 cuadras al sur, mano izquierda (Casa Grahasta). Telf.: 2547268 y al 2641121. Para celebrar el 6º aniversario del CONSULTORIO presenta este ejemplar de MUNDO OCULTO y recibe TOTALMENTE GRATIS una “VELA DE PROTECCIÓN” con su oración correspondiente. Oferta válida de jueves a sábado de la semana de publicación. Se limita a una VELA por persona, para mayores de 21 años (hay que presentar cédula) y hasta agotar existencias