Mundo Oculto

Rituales atmosféricos

Por sus energías se concentran en asuntos concretos y puntuales, con una gran fuerza para resolverlos en el momento, pero sin que sus efectos benéficos duren demasiado tiempo

¿Quién no ha oído hablar de los poderes mágicos de las noches de tormenta, o de las virtudes purificadoras que contiene la lluvia? Los fenómenos atmosféricos son un elemento más en la relación de nuestro planeta con el cosmos y con la energía universal. En ellos intervienen todas las fuerzas solares, lunares y terrestres que influyen en la formación de las nubes, la dirección de los vientos y los cambios de temperatura y de presión, por medio de frentes que chocan entre sí y se desplazan unos a otros en el cielo planetario.
Si hemos buscado las vibraciones favorables de un solsticio o de una noche de plenilunio, sin duda las encontraremos también en las nubes que flotan sobre nosotros, en la lluvia cuyo poder alimenta los cultivos o en la tormenta que parece desatar en el cielo todas las energías astrales. Los fenómenos climáticos provocan una carga energética tan concentrada, que casi basta con sentirlos y visualizar su fuerza para recibir sus vibraciones positivas. Pero no está de más reforzar esta actitud receptiva con algún ritual sencillo que nos ayude a concentrarnos.
Propiedades de los fenómenos climáticos
Los fenómenos climáticos son por lo general efímeros. Duran algunas horas o quizás unos pocos días, pero su esencia es la fugacidad. Aparecen de pronto y se esfuman como han llegado, sorprendiendo incluso a los meteorólogos que intentan vaticinar sus movimientos. Por sus energías se concentran en asuntos concretos y puntuales, con una gran fuerza para resolverlos en el momento, pero sin que sus efectos benéficos duren demasiado tiempo.
He aquí una lista de los asuntos que cada fenómeno puede proteger y solucionar con mayor potencia cósmica:
Nubes que cubren el cielo: filtran las vibraciones negativas y pueden ser muy favorables en asuntos próximos y personales. Favorecen las relaciones sentimentales y preservan la unidad en la pareja y la familia, así como la seguridad en el hogar. Protegen también las tareas artesanas y manuales, la salud de la piel y el cabello, a veces con efecto rejuvenecedor.
Tormenta eléctrica: es un tipo de fenómeno que puede pasar sin más, o producir una lluvia o tempestad poco después. En el momento de alto intercambio y choque de energías eléctricas, los truenos y relámpagos expresan la eclosión de vibraciones que favorecen los asuntos mentales e intelectuales, los estudios y trabajos difíciles, el discernimiento para resolver problemas complejos. Las ondas de tormenta preservan también la salida psíquica y el equilibrio emocional, así como los problemas circulatorios y neurológicos.
Lluvia torrencial: la lluvia es la gran purificadora que aleja de nosotros las fuerzas del mal y nos absuelve pagando por los errores del pasado. Sus especiales vibraciones favorecen el comportamiento adecuado en situaciones difíciles y nos ayudan a poder expresar y recibir afecto. Tiene gran poder en asuntos de relaciones personales y en situaciones de prueba o de cambio. Sus dotes benéficas alivian los problemas gastrointestinales y fortalecen los órganos internos en general.
Temporal de lluvia y viento: no en vano es el fenómeno climático más aparatoso, en el que las fuerzas astrales se desequilibran con gran facilidad. Cuando prevalecen las energías del mal, pueden desencadenar una tempestad huracanada que arrase cultivos y viviendas. Pero generalmente es el bien el que domina la situación, produciendo temporales moderados que liberan vibraciones favorables para muchos aspectos de nuestra vida; entre ellos la fuerza física y psíquica, la fertilidad, la potencia, el disfrute sexual, la autoestima y la capacidad de convencer y atraer a los demás. Continuará.

Textos de lectura de MAGNOLIA. Te ayuda a resolver tus problemas en el amor, contra envidias, estudios, mala suerte, trabajo y negocios. Limpieza de aura y protecciones. Lectura del tarot. Surtido de esencias y aceites esotéricos. Consultas confidenciales de lunes a sábado de 8 am a 6:30 pm. Iglesia Santa Ana, ½ c abajo, casa # 2010. Telf.: 2662262, 8778125, Managua.