Mundo Oculto

La Gran Fraternidad Universal

A través de un ciclo de conferencias en una gira por toda Centroamérica, la Gran Fraternidad Universal se une para impulsar la cultura de paz y el desarrollo humano a través de la gimnasia psicofísica y el yoga

Doren Roa

La gran sede central de la Gran Fraternidad Universal está en Caracas, Venezuela. Es una organización sin fines de lucro y tiene a su vez estatus consultativo en las Naciones Unidas. Como organización, se encuentra afincada en 25 países del mundo. “No es una institución religiosa, pero ésta se presenta con base científica y filosófica”, explicó José Hernández Romero, conferencista de fama internacional y presidente de la sede en Venezuela.
Del mismo modo, tiene como fin reunir la ciencia, el arte y la religión para un perfeccionamiento intelectual y una reeducación espiritual de la humanidad, sin distinción de raza, nacionalidad, sexo, creencia o clase social, así como a las personas que luchan por la supremacía del espíritu y están de acuerdo en instaurar en el mundo “La paz en el corazón de todos”.
Existen, asimismo, cuatro servicios principales. A saber, el servicio centralizador de literatura, el servicio iniciático esotérico, servicio de brigadas misionales y servicio de representaciones oficiales. A su vez, hay dos tipos de miembros: simpatizantes, que son los que requieren tener un espíritu abierto y listo para llevar adelante las nuevas concepciones y los activos, que no se contentan con la propagación del espíritu nuevo que debe reinar.
Desde su fundación en Nicaragua
Esta organización fue fundada en el año de 1948, y en el caso de Nicaragua, en 1954, y desde ese tiempo a la fecha ha trabajado en pro de la paz y el desarrollo humano. “La Gran Fraternidad Universal” tiene sedes en Managua y Matagalpa, en donde se llevan a cabo actividades con gimnasia psicofísica y el Hatha Yoga, que son dinamismos que nos ayudan a desarrollar la paz interior”, manifestó Hernández.
“Hace dos años se imparten estas mismas actividades todos los viernes en la Universidad Americana, UAM, en Nicaragua. Al mismo tiempo se imparten en la sede de la ciudad de Matagalpa, en el barrio Yaguares”, advirtió el conferencista.
“Además de la gimnasia psicofísica y el yoga”, explicó Hernández, “hacemos otros estudios sobre la cosmobiología, la cual es otra de las ocupaciones de la Gran Fraternidad Universal que aborda la recuperación de los fundamentos de la astrología tradicional. De aquello que es evidente, que se comprueba, evitando las especulaciones de manera que el ser humano se conozca más”, detalló.
El ambiente para la práctica de esta disciplina debe ser totalmente alumbrado y ante todo debe estar oxigenado, no importa que el lugar sea abierto o cerrado. El tiempo adecuado para llevar a cabo la gimnasia psicofísica es una hora, según lo recomendado por el conferencista.
El bienestar y la gimnasia psicofísica
La gimnasia psicofísica se basa en las posiciones del yoga, las cuales consisten en estimular y regular cada una de las glándulas endocrinas y favorecer la salud en la oxigenación, disminución del estrés, mayor equilibrio emocional, mayor rendimiento intelectual y físico, mejoramiento de la capacidad intelectual, de la concentración, la meditación, y la enseñanza de las técnicas de relajación para tener un mayor control de la mente sobre las emociones fuertes, nos compartió el especialista.
Una de las contraindicaciones que impide la realización de esta práctica es estar con el estómago lleno, en los primeros meses de embarazo, alguna prescripción médica o algún problema óseo.
El Dr. Serge Raynaud y la Gran Fraternidad Universal
La Gran Fraternidad Universal se fundó en manos del Dr. Serge Raynaud, quien nació en París, Francia. Fue científico, filósofo, humanista y místico de conceptos universales, y manifestó un amplio interés en las diversas disciplinas del conocimiento, caracterizándose por su espíritu de síntesis. A los 20 años inicia sus estudios y práctica del Yoga, que vive y realiza hasta el final de sus días.
A su arribo a Caracas, Venezuela, en 1948, el Dr. Raynaud anuncia el surgimiento de la Nueva Era, donde serán retomados los principios universales de tolerancia, verdad y paz, así como los valores espirituales, morales y éticos.
Para promover y establecer estos principios, el Dr. Raynaud fundó una institución civil y cultural denominada Gran Fraternidad Universal, escribió cien obras, formó discípulos y presentó las enseñanzas de la sabiduría ancestral en síntesis con los conocimientos modernos.