Mundo Oculto

¿Ya hay un campeón?

El celebre médico, astrólogo y adivino francés Michel de Nostradamus predijo la victoria de España en la Copa del Mundo de Fútbol de 2006, mientras otros leen en la Biblia que el campeón será Argentina

EFE
El celebre médico, astrólogo y adivino francés Michel de Nostradamus predijo la victoria de España en la Copa del Mundo de Fútbol de Alemania 2006 o al menos eso es lo que afirman los hinchas españoles, señaló el diario "Le Parisien".
Esa aseveración está basada en la lectura "libre" de uno de los pasajes del libro "Profecías", que Nostradamus publicó en 1555, indica el rotativo.
Ese pasaje dice lo siguiente: "Cuando termine el sexto mes de 2006, el rey de España pasará los Pirineos con su Ejército. Las legiones de Belcebú les esperarán para la batalla en las planicies de Europa Central. La destrucción y la derrota se abatirán sobre los malvados".
"El Santo Grial volverá a España con el Rey triunfante", concluye la profecía de Nostradamus, quien en un estilo oscuro y artificioso y de contenidos enigmáticos intentó adivinar el futuro de Francia y del mundo hasta el año 3797, en que se produciría supuestamente el Apocalipsis.
Un estudioso israelí concluyó, a partir de una interpretación de la Biblia, que la Selección de fútbol de Argentina ganará la Copa del Mundo
Otros dicen que será Argentina
La interpretación de las Sagradas Escrituras, a partir de un estudio de algunos versículos del Libro de los Números, permitió a un estudioso israelí concluir que la Selección de fútbol de la Argentina ganará la Copa del Mundo.
El análisis de David Skolni, publicado el miércoles por el diario "Jerusalem Post", parte de la fecha de la final de la copa, que se disputará el 9 de julio, y pronostica, por deducciones que hace del texto, que Argentina se la disputará a Alemania, y vencerá por 3-0.
Los creyentes, que leen el texto bíblico a lo largo de todo el año, en esa fecha tendrán ante los ojos el fragmento "Balak", que coincide con el nombre del capitán del equipo alemán, Michael Ballack.
Se trata de uno de los raros fragmentos o "parashá", en hebreo, que lleva el nombre de un personaje bíblico. Balak era rey de Moab en los días en que los israelitas del éxodo deambulaban por el desierto del Sinaí camino a la Tierra Prometida.
En el capítulo 22 del Libro de los Números, Balak apela al profeta Balaam para que maldiga a los israelitas, pero, según se lee en los capítulos 23 y 24, Dios se lo impide. Cada vez que el profeta se propone maldecirlos, termina bendiciéndolos.
Enfadado, el rey de los moabitas increpa y golpea porque Balaam bendijo a sus enemigos israelitas tres veces (24:10), de donde Skolni deduce que la escuadra alemana en el Mundial caerá vencida por la argentina por tres goles a cero.
Los israelitas del mundial
"A pesar de que Israel no se clasificó para el campeonato, el entrenador argentino José Pekerman y el capitán Juan Pablo Sorín", ambos de origen judío, "son los israelitas del Mundial", dice.
Más aún, agrega, la voz hebrea para designar al defensor es "balam" (freno), función que desempeña Sorín. El profeta Balaam es quien bendijo a los israelitas tres veces, el mismo número que lleva Sorín en su casaca.
Por si fuese poco, agrega el autor, las camisetas de los jugadores argentinos llevan el color azul y blanco, el de la enseña de su país, y también los de la bandera israelí.
"Todo lo que les falta es la estrella de David", por lo que, reuniendo todas estas coincidencias, Argentina ganará la copa derrotando a Alemania cuando llegue el momento.