Mundo Oculto

El karma

Hay quienes identifican al karma como destino o predestinación. Pero las enseñanzas nos explican que hay que concebirlo como la Ley universal e infalible de CAUSA Y EFECTO

Hay mucha curiosidad sobre lo que es el karma, y nos atrevemos a decir que hay comprensión de su significado, pues algunos dicen cuando a alguien le sucede algo infortunado: ¡es su karma! o bien ¡qué karma más tremendo!
Hay quienes identifican el karma como destino o predestinación. Pero las enseñanzas nos explican que hay que concebirlo como la Ley universal e infalible de CAUSA Y EFECTO, que dice que todas las acciones que hacemos con el cuerpo, palabra y mente son causas y todas nuestras experiencias son efectos.
El karma único y el colectivo
El karma es único en cada persona, y como todos los seres hacemos diferentes acciones, todos experimentaremos diferentes efectos. Aunque hay un karma colectivo que experimentamos, tales como pertenecer a una determinada familia, a un pueblo, a un país, una época. Todos los que vivimos el ahora en nuestro país experimentamos el mismo karma colectivo.
Lo que vamos a experimentar dependerá de la naturaleza de la acción que hicimos; si hemos hecho acciones virtuosas experimentaremos felicidad y si, por el contrario, hemos hecho acciones indebidas, experimentaremos sufrimiento.
Esta ley no excluye a ningún ser viviente. Y es importante tener en cuenta que no hay nadie, ningún juez que se mantenga anotando y llevando la cuenta de nuestros actos y enviando las experiencias que vamos a tener. Es nuestra mente que graba las acciones que hacemos y luego experimentará los resultados cuando se den las condiciones.
Toda acción, hasta la más pequeña, está cargada de consecuencias, y así como una semilla pequeña puede convertirse en un árbol, nuestras pequeñas acciones tendrán grandes resultados, y éstos serán similares a las acciones. La más pequeña acción virtuosa produce grandes dichas, y la más pequeña acción innoble produce grandes sufrimientos.
Buda nos enseña: “Lo que eres es lo que has sido, lo que serás es lo que haces ahora”, es decir que por cada acción que realicemos experimentaremos un resultado similar. La calidad de nuestras acciones presentes determina la calidad de las experiencias futuras.
Generalmente no estamos muy conscientes de lo que hacemos, y tendemos a olvidar las acciones que hacemos, por ello cuando las consecuencias, o el karma, se presentan, no lo podemos relacionar; a veces pensamos que es una casualidad, o buena o mala suerte.
Nadie escapa
Los resultados de nuestras acciones pueden presentarse tarde, incluso en vidas futuras, pero nunca se pierden, aunque pasen cientos de situaciones antes de que se experimenten los resultados.
Los maestros han dicho que si queremos conocer nuestras vidas pasadas, contemplemos nuestro estado presente; y si queremos conocer nuestro futuro, contemplemos nuestras acciones presentes.
Los siguientes ejemplos pueden ilustrarnos: si tenemos hambre y sed es porque en otra vida quitamos los alimentos a otros; si nos sentimos oprimidos es porque humillamos a otros; si experimentamos pobrezas es porque fuimos avaros y, por el contrario, si hoy tenemos recursos es porque fuimos generosos.
Es importante tener presente que nuestro mal karma lo podemos purificar antes de que maduren las condiciones. Buda y los grandes maestros nos han enseñado una serie de métodos para purificar el mal karma y así no experimentar sus resultados adversos. En el Centro Budista puede conocer de estos métodos, y si quiere profundizar sobre este fascinante tema le invitamos a la conferencia del miércoles 21 a las 6:15 pm.

Toma nota de nuestras próximas actividades
* Sábado 17, 2:30 pm: Dharma para niños, por medio de relatos infantiles.
* Domingo 18, de 8:30 am/5:00 pm: Retiro; disciplina moral, fuente de felicidad presente y futura.
* Martes 20, 4:00 pm: Enseñanza y meditación sobre el libro “Transforma tu vida”
* Miércoles 21, 6:15 pm: Ciclo de enseñanzas, tema “El karma”
Centro Budista Bodhichita, miembro de la Nueva Tradición Kadampa, Unión Internacional de Budismo Kadampa. De la estatua de Montoya, 1c. abajo, ½ al lago. Teléfono 268-2541, centrobudistanic@yahoo.com.mx