Mundo Oculto

Prácticas espirituales budistas

Éstas nos permiten alcanzar la felicidad futura en esta vida y en las próximas, evitan el sufrimiento futuro y los renacimientos contaminados

En el artículo de la semana pasada, explicamos brevemente sobre el camino budista a la felicidad y vimos que lo que distingue al budismo es la práctica del refugio. Esta práctica significa refugiamos de los peligros de samsara (renacimientos sin control) en las Tres Joyas: la Joya del Buda, la Joya del Dharma (enseñanzas / protección) y la Joya de la Shanga (la comunidad budista).
Cuando nos referimos al camino budista, siempre mencionamos las prácticas espirituales. Éstas nos permiten alcanzar la felicidad futura en esta vida y en las próximas, evitar el sufrimiento futuro y los renacimientos contaminados.
Podríamos decir que consisten en realizar acciones positivas o virtuosas, evitar las acciones negativas o no virtuosas y controlar nuestros engaños mentales. Significa realizar permanentemente un adiestramiento espiritual que lleve por fin el transformar cada vez más nuestra mente de un estado mental perturbado y descontrolado, a un estado mental apacible y virtuoso.
También es importante esclarecer lo que comprendemos por estado mental perturbado y descontrolado. Cuando decimos nuestra mente perturbada, nos referimos a que nuestra mente desde “el sin principio” está contaminada por las perturbaciones mentales raíces: el odio, (toda la gran gama de sentimientos negativos de rechazo a otros) el apego, (el aferrarse a todo lo que nos gusta o nos agrada) y la ignorancia (de la verdadera naturaleza de las cosas o fenómenos).
Estas perturbaciones nos inducen a cometer todo tipo de acción indebida. Cuando nos referimos a un estado mental descontrolado, nos referimos a que nuestra mente constantemente va de un pensamiento a otro sin control ni sentido, y que cuando nos embarga un sentimiento negativo, poco hacemos por controlarlo y, generalmente, nos dejamos llevar por él.
Queremos compartir con nuestros amados lectores unas breves reflexiones sobre algunos factores mentales que es conveniente practicarlos para poder lograr realizaciones en el camino espiritual
El sentido del honor y consideración por los demás:
Estos factores mentales son la garantía de las relaciones armoniosas, francas y leales, del respeto y la confianza que otros nos tengan.
Sin sentido del honor y consideración por los demás, nos resultará difícil practicar la disciplina moral, y nuestro comportamiento diario será perjudicial, nadie deseará relacionarse con nosotros.
Sentido del honor es estar siempre consciente de que debemos comportarnos bien y evitar cometer acciones indebidas, porque en nuestro corazón sabemos que esas acciones son incorrectas y no nos permitimos hacerlas, es decir, tenemos un buen comportamiento por razones que nos atañen a nosotros mismos.
La consideración por los demás es pensar primero en el bienestar de los demás, es abstenernos de hacer o decir algo desagradable para no perjudicar o afectar a otros. Como vivimos en el mundo del deseo, nuestros deseos son incontables, y a veces por lograrlos podemos causar mucho daño a los demás. La consideración nos permite analizar si nuestras acciones afectarán a otros, y si así fuera, de inmediato abstenernos de efectuarlas. Si nos preocupamos por el bienestar de los demás, seremos considerados con ellos de manera espontánea y natural.
Enseñar a nuestros niños estos dos factores mentales es garantía de formar personas con un alto sentido de moral y responsabilidad, es darles los valores que harán de ellos seres que gozarán de relaciones armoniosas y de respeto en todos los ámbitos de su vida. Es un legado de incalculable valor.

En el Centro Budista Bodhichita encontrarás las lecturas y prácticas espirituales que ayudarán tanto a los adultos como a los niños a lograr y mantener el sentido de honor y la consideración por los demás.

Toma nota de nuestras próximas actividades
* Sábado 20, 2:30 pm. enseñanzas para niños.
* Domingo 21, de 8:00am. a 5:00 pm. Retiro: la práctica de “Gema del Corazón”
* Martes 23, 4:00 pm. lectura y meditación del libro “Transforma tu vida”
* Miércoles 24, oración por la paz mundial. Tema de meditación, “Reconocimiento de que todos los seres son nuestras madres”
Centro Budista Bodhichita, miembro de la nueva tradición Kadampa, Unión Internacional de Budismo Kadampa. De la estatua de Montoya, 1c. abajo, ½ al lago. Teléfono: 268-2541. Correo: centrobudistanic@yahoo.com.mx