Mundo Oculto

Los Ovnis en la antigüedad

En el artículo siguiente se intentará resumir la fenomenología de los “objetos voladores no identificados”

Primera entrega

La historia de los avistamientos de ovnis y de la variada fenomenología que los acompaña puede dividirse en dos grandes etapas: una que engloba los avistamientos registrados desde épocas prehistóricas hasta nuestro siglo XX y otra que recoge los avistamientos contabilizados en la época tecnológica, desde aquellos nueve discos volantes que avistara Kenneth Arnold el 24 de junio de 1947 junto al monte Rainier, en Washington, hasta hoy.
Siempre han estado
Desde los albores de la humanidad como tal, el hombre acepta como lógica la existencia de fuerzas inteligentes, de seres supuestamente no humanos --dioses, ángeles, demonios y un sinfín de intermediarios-- que intervienen directamente en el curso de nuestra vida sobre este planeta.
Los textos y legados que en el curso de los tiempos han ido reflejando el acontecer de la historia de la humanidad están salpicados de testimonios que ilustran la presencia permanente de objetos volantes que evolucionan de forma inteligente a baja altura sobre la superficie terrestre. La lista de tales avistamientos en todo el mundo y en todas las épocas prueba que la actuación y la intervención de una o de varias inteligencias distintas de la nuestra forman parte integrante y continuada de la historia de la humanidad.
Si prestamos oídos al bioquímico inglés Francis Crick --Premio Nóbel en 1962 por haber descubierto la estructura del ADN--, creeríamos que fuimos creados por una supercivilización del espacio que en una época remota infectó al planeta Tierra con un microorganismo destinado a desarrollarse en el tiempo, hasta llegar a ser lo que hoy somos los seres humanos. Otros científicos secundan este supuesto, como por ejemplo Vsevolod Troitsky, de la Academia de Ciencias de la URSS, para quien la Tierra es un campo de experimentación de nuevas formas de vida, controlado por seres superiores y desconocidos para nosotros.
Ejemplos
Los más antiguos legados de la humanidad parecen refrendar estos supuestos. Aportaré solamente dos ejemplos.
En el Popol Vuh, el Libro del Consejo de los indios quiché, de la gran familia maya, se dice: «Y los Maestros Gigantes hablaron, así como los dominadores, los poderosos del Cielo: Es tiempo de concentrarse de nuevo sobre los signos de nuestro hombre construido, de nuestro hombre formado, como nuestro sostén, nuestro nutridor, nuestro invocador, nuestro conmemorador. Haced pues que seamos invocados, que seamos adorados, que seamos conmemorados, por el hombre construido, el hombre formado, el hombre maniquí, el hombre moldeado.»
Algo similar recoge la Epopeya de la Creación, cuando pone en boca del dios creador y solar babilonio Marduk las siguientes palabras: «Produciré un sumiso primitivo; 'Hombre' será su nombre. Crearé un obrero primitivo. En él recaerá el servicio de los dioses, para que ellos puedan descansar tranquilos.»
Sigamos pues la pista histórica de la presencia de estos supuestos dioses --en realidad, nada más que seres inteligentes tecnológicamente superiores a nosotros-- en la atmósfera terrestre.

Fuente: www.losenigmas.com