Mundo Oculto

En busca de paz interior

¿Por qué decimos que tenemos una preciosa existencia humana?

¡Somos tan afortunados los seres humanos! Ahora, en este momento, gozamos de una existencia que nos permite actuar con libertad y disponer de una serie de cualidades con las cuales podemos escoger lo que más deseamos. Con toda libertad hacemos lo que más queremos, decidimos dónde ir, qué hacer con nuestras vidas y practicar las actividades que elegimos.
Si en esta vida renacimos como seres humanos y gozamos de estas libertades y cualidades, quiere decir que en algún momento de nuestras vidas pasadas realizamos acciones virtuosas que nos llevan a gozar de esta existencia.
Las personas que se reencarnan como animales carecen de estas oportunidades. Muchas veces también las que se reencarnan como seres humanos no tienen la oportunidad de escuchar o practicar las enseñanzas de Buda porque tienen deficiencias físicas o mentales, o porque viven en zonas de guerra o en extrema pobreza y, por lo tanto, no tienen las oportunidades que tenemos nosotros de seguir un camino espiritual.
El camino espiritual
Si pensamos un poco sobre lo afortunados que somos por no tener limitaciones y porque tenemos la oportunidad de escuchar, leer, meditar y llevar a la práctica las enseñanzas de Buda, esta maravillosa realidad nos llevará a generar el deseo de comenzar de inmediato a practicar el camino espiritual.
Pocas veces, sin embargo, aprovechamos nuestra vida para encontrar la paz interior, para comprender y alcanzar el verdadero significado de nuestra vida.
Pero ¿qué nos trae a buscar sólo los placeres exteriores? ¿Pensamos o creemos que si obtenemos lo que queremos nos traerá la verdadera felicidad o estamos conscientes de que por el contrario esto nos traerá mayores preocupaciones y sufrimientos?
Pensemos en lo que tenemos que enfrentar para conseguir estos bienes materiales y cómo debemos cuidarlos para no perderlos. ¿Acaso no representa limitaciones y sufrimientos tener que conseguirlos?
Nuestro guía espiritual, el venerable Geshe Kelsang Gyatso nos dice en el libro Manual de Meditación: “Estamos dotados de todas las condiciones necesarias para la práctica espiritual, poseemos perfectas facultades físicas y mentales y podemos conseguir con facilidad las demás condiciones necesarias para la práctica del Dharma”
Cuando utilicemos nuestra preciosa existencia humana para la práctica del Dharma (enseñanzas budistas) podremos conseguir una felicidad duradera libre de problemas, y a la vez que lo conseguimos para nosotros, podemos enseñar a otros a conseguirlo. Seremos capaces de terminar con todos los problemas que se nos presentan a diario y nos estaremos protegiendo para las vidas futuras. Conseguiremos al fin alcanzar la paz interior, una mente llena de felicidad.
Es por eso que las palabras de nuestro guía espiritual se convierten cada vez más en una realidad: “Esta existencia humana es la verdadera gema que complace todos los deseos, porque nos permite lograr la aspiración más elevada, liberarme a mí y a los demás seres de todo de sufrimiento para poder gozar de verdadera felicidad, y sólo de esta forma humana puedo lograr mi deseo”

Martes 2, 4:00 pm. Lectura y meditación del libro “Transforma tu vida”,
miércoles 3, 6:15 pm. Oración por la Paz del mundo, tema “Ecuanimidad”,
sábado 6, 2:30 pm. dos actividades: charla sobre lo que es el budismo y cuentos budistas para niños.
Centro Budista Bodhichita, miembro de la Nueva Tradición Kadampa, Unión Internacional de Budismo Kadampa. De la estatua de Montoya, 1c. abajo, ½ al lago. Teléfono 268-2541. Correo centrobudistanic@yahoo.com.mx