Mundo Oculto

Jack “El Destripador”

Sus víctimas se encontraron en un estado desolador. El asesino, con la precisión de un magnífico cirujano de la época, abría en canal a sus víctimas, dejando a la vista todo lo que ellas llevaban dentro

Todo un misterio, pues su verdadera identidad nunca se supo. Aunque todas las hipótesis y descripciones policiales apuntaban a James Maybrick, jamás se encontraron pruebas definitivas que lo inculparan.
Jack “El Destripador” era un hombre de mediana estatura, iba muy bien vestido y solía frecuentar las calles del barrio Whitechapel (Londres), oscuras y nebulosas, alumbradas por pequeños farolillos y velas. En esas noches Jack acudía para visitar a las prostitutas que abundaban en aquellas calles del Londres marginal.
Sus crímenes pronto se hicieron famosos. Sus víctimas se encontraron en un estado desolador. El asesino, con la precisión de un magnífico cirujano de la época, abría en canal a sus víctimas, dejando a la vista todo lo que ellas llevaban dentro. Las viscerales imágenes con las que se encontraron los testigos de aquellas atrocidades, sólo eran comparables con la expresión de los rostros de sus víctimas.
Las víctimas
Su primera víctima, Mary Ann Nichols. Su cuerpo sin vida fue encontrado en la madrugada del 31 de agosto de 1888. El cadáver reflejaba que en el momento de los hechos se llegaron a utilizar dos cuchillos que, al parecer, podían ser instrumentos de cirugía, lo que hizo pensar que se tratase de un médico.
Annie Chapman, fue asesinada el 8 de septiembre de 1888. Su cuerpo había sido minuciosamente destripado y presentaba un corte en la traquea.
Elizabeth Stride, asesinada el 30 de septiembre de 1888, de forma brutal, su cabeza estaba prácticamente separada del cuerpo, destripada pero de una manera profesional; esto delataba que el asesino o asesinos tenían conocimientos de cirugía, pues cirujanos que intervinieron en las investigaciones judiciales así lo aseguraron.
El 28 de septiembre, la Agencia Estatal de noticias recibió una nota firmada por el propio Jack “El Destripador”: “Odio a las prostitutas y seguiré destripándolas hasta que me canse” (ésta era su justificación, las odiaba, pero, ¿por qué?) Este mensaje alarmó a la población londinense del siglo XIX.
Un día después, la agencia central de noticias de Londres, recibió otra nota, pero esta vez, escrita en tinta roja y en la que Jack relataba que había sido sorprendido cuando se disponía mutilar a la primera víctima de aquella noche, y que la segunda gritó, estuvo a punto de descubrirlo. Estas notas escritas poco después de cada brutal asesinato, reflejaban sin duda las ganas de Jack, por hacer saber al mundo de lo que era capaz.
Pronto Scotland Yard siguió sus pasos, y las únicas conclusiones a las que estaban llegando, eran confirmar que el asesino podía ser un médico, incluso llegaron a pensar que podía ser un agente ruso que se burlaba de las autoridades londinenses.
Hubo gente que aseguró que Jack “El Destripador” vengaba la muerte de su hijo, quien había contraído una enfermedad con prostitutas, incluso se dijo que el asesino podía ser algún miembro de la familia real, concretamente Edward, el duque de Clarence, hijo del rey Eduardo VII, que murió a los 28 años, curiosamente poco después de los asesinatos.
Fuente: www.pasarmiedo.com/jack_destripador.php?id=1