Mundo Oculto

El hombre que hablaba con los muertos

Su talento mediúmnico parecía formidable, pero evidencia póstuma indica que pudo haber estafado durante algunas sesiones a finales de su carrera

Arthur Ford (1897-1971) fue un médium americano famoso por su comunicación con los espíritus y su apoyo al espiritualismo. Ford era carismático y sociable, pero su vida privada fue una batalla turbulenta con el alcoholismo.
Nació el 8 de enero de 1897 en Fitusville, Florida, hijo de padres bautistas sureños. Durante su infancia nunca tuvo experiencias psíquicas inusuales.
Sirvió en el ejército en 1918 durante la Primera Guerra Mundial. Nunca fue al extranjero. Destacado en Camp Grant, Sheridan, Illinois, comenzó a tener algunos sueños pre-cognitivos de la lista de muertos del día siguiente durante una severa epidemia de gripe. Poco después comenzó a oír voces diciéndole en voz muy baja los nombres de los soldados que morirían en acción en alta mar.
Después de la guerra, Ford regresó al Transylvania College, dudando de su sanidad. Un profesor de psicología, el Dr. Elmer Snoddy, le convenció que no estaba mentalmente desequilibrado, sino que era un psíquico.
Deja cristianismo por espiritualismo
En 1922, Ford fue ordenado Ministro de la Iglesia de los Discípulos de Cristo en liarbourville, Kentucky. Se casó con Sallie Stewart, y el matrimonio duró cinco años.
Ford demostró ser un orador elocuente y popular. Sus experiencias psíquicas le llevaron a dejar las corrientes del cristianismo y se unió al espiritualismo. Se mudó a Nueva York, donde daba conferencias y mensajes de los espíritus de los muertos, cuyas voces podía oír poniéndose él mismo en un trance ligero. Conoció a Parmahansa Yogananda, quien le enseñó ejercicios de yoga para controlar su trance y su acceso a las voces.
En 1924, un espíritu llamado “Fletcher” anunció ser el control de Ford. Fletcher era el nombre del medio de un amigo que había muerto en la Primera Guerra Mundial y capacitó a Ford para impresionar al público con sus mensajes de los muertos.
Ford viajó por el mundo entero, y tanto la alta sociedad como la realeza le abrieron sus puertas. Los espiritualistas lo apoyaron, incluyendo Sir Arthur Conan Doyle, quien le aconsejó convertirse en un médium de tiempo completo.
Una de las más famosas sesiones de Ford fue conducida en 1929 por Beatrice, la viuda de Harry Houdini. Antes de su muerte en 1926, Houdini había aceptado tratar de comunicarse después de la muerte usando una frase en código “Rosabelle, believe” (“Rosabelle, cree”). Ford produjo el mensaje secreto convenciendo a Beatrice de que se había comunicado con Houdini.
Accidente grave
En 1930 Ford sufrió heridas graves en un accidente automovilístico que mató a su hermana y a otra mujer. El médico de Ford descubrió que, aparentemente, él se desprendía de su cuerpo físico cuando se le suministraba morfina. Ford se hizo adicto a la morfina, y si bien luego se liberó de la adicción, se volvió hacia el alcohol para luchar contra el insomnio.
A pesar de estos problemas, Ford disfrutó al máximo su carrera durante los años 1930. En 1938 se casó con su segunda esposa, Valerie McKeown (una viuda inglesa) y se establecieron en Hollywood, California. Su alcoholismo siguió avanzando hasta el punto de impedirle concurrir a sus conferencias, pasar por momentos de inconciencia y aparecer ebrio ante el público.
Cuesta abajo
Fletcher desapareció, y Valerse se divorció de él. Su salud se deterioró rápidamente, y en 1949 sufrió un ataque nervioso. Se recuperó ayudado por Alcohólicos Anónimos, aunque nunca abandonó el alcohol del todo.
Fletcher regresó durante los años ‘50 y Ford volvió a la mediumnidad. En 1967, Ford condujo su famosa y controversial sesión en televisión para el obispo James Pike, que buscaba comunicarse con su hijo de 24 años de edad que se había suicidado en 1966. Pike estaba convencido de que tendría éxito, aunque los escépticos denunciaron el programa televisado como un fraude.
Ford pasó los últimos tres años de su vida en Miami, Florida. Murió de un ataque al corazón el 4 de enero de 1971. Después de la muerte de Ford, sus amigos encontraron notas y recortes que indicaban que éste podría haber engañado en algunas de sus sesiones con personas famosas.
Ford fundó y dirigió varias organizaciones durante su vida. La más notoria entre ellas fue la Spiritual Frontiers Fellowship, formada en 1956 y dedicada a explorar asuntos espirituales.
Tomado de www.losenigmas.com