Mundo Oculto

Percepción extrasensorial ¿Un patrimonio exclusivo del hombre?


PENÉLOPE

La inmensa mayoría de los investigadores que han realizado experiencias en el campo de la parapsicología, lo han hecho sobre las facultades humanas. Son muy pocos los que imaginaron la posibilidad de que estos poderes desconocidos pudieran existir fuera del ser humano.
Es posible que la creencia de que los poderes paranormales sólo son patrimonio exclusivo del hombre, se deba a que somos, en la escala biológica, el último eslabón evolutivo y el más perfecto y desarrollado. Sin embargo, fue una sorpresa enorme el hecho de que en los últimos años se ha descubierto, gracias a unos pocos investigadores, que el hombre comparte ciertos poderes paranormales con otros animales.
La crisis de la filosofía biológica
Las concepciones de la filosofía biológica más avanzadas son aquellas que estudian los fenómenos paranormales dentro del contexto de la naturaleza.
Se sabe, además se ha comprobado experimentalmente, que ciertos fenómenos paranormales existen en algunas especies animales. Todas las explicaciones tradicionales que intentaron desentrañar el secreto de cómo las aves emigran a través de enormes distancias sin llegar a perder su camino, han resultado un evidente fracaso.
Basta con pensar un instante en la complejidad de la estructura social de las abejas o de las hormigas para darnos cuenta que es muy poco o casi nada lo que se sabe al respecto. Contamos con un extraordinario ejemplo de la existencia de un psiquismo colectivo, el cual durante siglos de racionalismo se atribuyó como exclusivo de los hombres.
Hay pocos enigmas, tanto la ciencia como el comportamiento de las hormigas o el de las abejas, las leyes de su funcionamiento social, el sistema de comunicación, la compleja estructura económica y la dinámica de su comportamiento.
Fueron muchos los investigadores que se asombraron al observar el fenómeno del mimetismo que experimentan ciertos animales en determinadas circunstancias. Cuando algún peligro se acerca o cuando su vida se encuentra amenazada. Dicho fenómenos, incluso otros, nos recuerdan rápidamente al fenómeno denominado como ideoplastía metapsíquica. La existencia de ciertas facultades psíquicas en los animales hace suponer, de acuerdo con las concepciones evolucionistas, que los animales superiores poseen facultades metapsíquicas.
Es bastante conocido por todos el hecho de que los animales son sensibles al fenómeno de la hipnosis. En algunas experimentaciones se llegó a comprobar la posibilidad de establecer comunicaciones de carácter telepático, entre el hombre y ciertos animales. No es raro observar que muchas veces animales, como, por ejemplo, el caballo, el perro y el gato pueden percibir ciertos fenómenos que escapan a los registros sensoriales del hombre. Son muchos los que creen que cuando un perro anuncia con sus aullidos que se avecina algún acontecimiento, es porque la muerte está próxima. Estamos obligados a admitir la existencia de un misterioso presentimiento en ciertos animales, el cual debe ser tomado seriamente e investigado a la par de las facultades paranormales del hombre.
Capacidad de orientación de los animales
Numerosas experimentaciones han demostrado que los animales poseen una capacidad de orientación hasta hoy desconocida. Se pueden orientar estando a grandes distancias de sus moradas y de su medio conocido, sin que hasta el presente se haya podido explicar esta curiosa facultad. Para ilustrar todo esto se puede recurrir a los experimentos que se llevaron a cabo con gatos. Los animales fueron trasladados en vehículos a varios kilómetros de los lugares en los que vivían. Sin embargo, los gatos volvieron a su lugar, utilizando los caminos más cortos y sin llegar a cruzar los puentes.
Los casos más ilustrativos de retorno a los lugares de orígenes, son los que se llevaron a cabo con murciélagos, que como todos sabemos, sólo vuelan durante la noche. Los animales llegaron a recorrer distancias de hasta 50 kilómetros en el término de 26 horas.
En las experimentaciones efectuadas con ratas, se colocaba a los animales en laberintos carentes de luz, se les dejaba en el centro de los laberintos y se les hacía dar vueltas hacia el mismo lado, es decir, en dirección sur.
Otro sumamente interesante es el de las palomas. Los pichones de 5 ó 6 semanas son adiestrados por las palomas adultas y al cabo de pocos meses están en condiciones de volar distancias de hasta 200 kilómetros. Grupos de palomas han sido trasladados por tren a distancias cada vez mayores, luego, se les ha dejado libres y se ha observado que al cabo de algún tiempo se presentan nuevamente en sus palomares. Tan sólo algunas se perdieron o se quedaron en otros lugares por cualquier motivo, esta posibilidad no puede ser descartada. Las palomas retornan a sus lugares, también cuando son alejadas por mar. Suelen volar igualmente de noche, de modo que la explicación referente a la luz del sol no resulta válida en este caso. Las suposiciones para llegar a explicar la orientación que manifestaban las palomas, han sido múltiples. Entre las hipótesis surgidas podríamos mencionar la que afirma que los objetos emiten ondas, o bien, aquella que sostiene que es a causa del magnetismo del globo terráqueo. Lo cierto es que se hicieron muchos experimentos para averiguar cuál era realmente el fenómeno que se producía y que orientaba a las palomas para volver a sus lugares de origen. Hasta el momento no se cuenta con ninguna explicación satisfactoria que nos dé cuenta del fenómeno. El problema, por el momento, se mantiene insoluble, pero la gran mayoría de los experimentadores se inclinan a clasificar estos fenómenos dentro del campo de la clarividencia. Continuará.
Textos de estudio PENÉLOPE. Parapsicología código 95703, Profesional School. Te ayuda a resolver tus problemas laborales, de negocios y sentimentales. Interpreta las cartas Tarot, la de los colores y los ángeles. Limpia tu aura de malas vibras. Esencias esotéricas para todo buen propósito y para estimular el deseo sexual en la pareja. Atiende en el Reparto Schick 4ta. Etapa, de donde fue el tanque rojo, 1 ½ c. abajo, casa D-302. Tels. 2897207 – 8502107 Managua. EL QUE A BUEN ÁRBOL SE ARRIMA, BUENA SOMBRA LE COBIJA.