Mundo Oculto

Nuestros dioses


Profesora Grahasta

Fueron los denominados "cronistas de Indias" quienes narraron --aunque no aportaran pruebas concluyentes en la mayoría de los casos-- las costumbres, cultura y mitos de estos pueblos de Mesoamérica. En sus relatos nos hablan del culto a gran variedad de deidades, lo cual indica claramente que los pueblos de Mesoamérica eran politeístas.
En otros casos, se señala que existía un dios superior, el cual era una representación y símbolo del astro-rey.
También había una deidad que personificaba a la lluvia, a ésta se le rendía culto para que con su fuerza reuniera las nubes y provocara las necesarias precipitaciones sobre la tierra labrada, y lograr de este modo que hubiese abundante cosecha.
Había, también, un dios al que los guerreros rogaban y se encomendaban antes de entrar en batalla, era, a la vez, una deidad que representaba a la oscuridad y a la noche.
Se adoraba, en ocasiones, a una diosa muy similar a la Afrodita/Venus del mundo clásico. Resplandecía de hermosura y ante ella todos los mortales confesaban y descubrían sus faltas y culpas. Se la asociaba con el sensualismo y el hedonismo y, por lo general, era la personificación del amor.
Para liberarse de todo condicionamiento corporal y físico, así como de toda pasión carnal y atadura material, los pueblos de Mesoamérica entonaban cánticos en honor de una deidad que libera la envoltura terrestre.
Antropomorfismo
Como norma general, las deidades de los pueblos de América Central tienen las mismas cualidades y características que sus moradores, aunque ninguna de las desventajas de éstos les son atribuidas. Por ejemplo, necesitan alimentarse y están sujetos al desgaste y al cansancio físico pero, sin embargo, nunca mueren. Y, además, tienen poderes sobrenaturales y habitan en lugares inaccesibles para los simples mortales. La similitud con la mitología clásica es palpable, sin que por ello pueda hablarse de plagio, puesto que cada pueblo, civilización o cultura, tiene sus propias peculiaridades, las cuales proyecta tanto en lo trascendente --consideración de sus diversas deidades y seres superiores--, como en lo inmanente --que lo hace único y, por lo mismo, diferente de los demás grupos sociales--.

Textos de lectura de profesora Grahasta. Consejera espiritual. Dirección: de la iglesia Santa Ana, 3 cuadras al sur, mano izquierda (Casa Grahasta). Managua-Nicaragua. Teléfono para citas: 254-72-68. Correo electrónico: Grahasta@ibw.com.ni