Mundo Oculto

El misterio de la Navidad

La celebración simbolizaba la caída de las tinieblas o el fin de un ciclo y la llegada de la luz

¿Qué conocemos realmente de la Navidad? Ésta era conocida en la antigüedad como la fiesta de la Natividad. Celebrada por los pueblos europeos de la antigüedad en honor a sus deidades.
Sin embrago, con el tiempo y los acontecimientos, se ha escogido el 25 de diciembre como época para celebrar la Navidad. Aproximadamente en el año 354 de nuestra era el obispo Iberio ordenó que el 25 de diciembre fuese la fecha oficial de la celebración de la Navidad.
Esto fue realmente una movida estratégica para tratar de eliminar la fiesta del solsticio de invierno practicada por los distintos pueblos paganos.
Navidad y Natividad
La fiesta era conocida como la Natividad. ¿No se ha preguntado por qué existe tanta similitud entre la palabra Natividad y la palabra Navidad?
La celebración simbolizaba la caída de las tinieblas (24 de diciembre) o el fin de un ciclo y la llegada de la luz (el amanecer del 25 de diciembre) representaba el inicio de un nuevo ciclo.
Todo buen estudioso y los eruditos prominentes del cristianismo, al igual que los iniciados de alto rango de las órdenes iniciáticas conocen que el nacimiento del niño Jesús no ocurrió en todo el mes de diciembre. ¿Cómo se sabe esto?
No era diciembre
Existen varios factores, de los cuales mencionaremos solamente uno. El anuncio de los ángeles a los pastores se produjo en un momento de la noche cuando los pastores cuidaban sus rebaños.
“Habían pastores en la misma región, que velaban y guardaban las vigilias de la noche sobre su rebaño.” [Lucas 2:8] Es bien sabido que el mes de diciembre es un mes sumamente frío en Israel. Debido al clima y a la temperatura sería totalmente un suicidio el cuidar unos rebaños en las frías temperaturas de la noche, y más aún cuando se trata del mes de diciembre.
Si bien la veracidad entre los hechos y lo que nos han inculcado desde siglos atrás resulta inconcordante, lo cierto es que la Navidad como celebración se ha fortalecido y desarrollado con un significado más allá del esperado.