Mundo Oculto

¿Cómo está tu generosidad?

¿Alguna vez nos hemos preguntado sobre nuestra generosidad?, ¿qué significa para nosotros?, ¿con qué frecuencia la practicamos?, ¿en qué nos beneficia ser generoso?

Cuando nos respondemos afirmativamente que sí somos generosos, podríamos indagar un poco más preguntándonos:

* ¿Trabajo por el bienestar de los demás?
* ¿Ofrezco mi apoyo, amistad, servicio a personas necesitadas?
* ¿Protejo y ayudo a los que tienen miedo?
* ¿Cuido a los que están enfermos?
* ¿Consuelo a aquellos que sufren por haber perdido o separado de seres queridos o de sus riquezas?

“No seas pinche”
Muchas veces en la infancia nos dicen “tenés que dar”, “no seas pinche” y quizá nos podemos recordar llorando al prestar un juguete o aferrándonos a él para no permitir que lo toque el otro niño, cuando estamos en las fiestas de cumpleaños ofrecemos el brindis a cambio de un regalo que vamos exigiendo, le podemos decir a la mamá “no me trajo nada, me cae mal”, en otras ocasiones escondemos cosas que nos gustan para evitar compartirlas, nos cuesta deshacernos de lo que no nos gusta y mucho más de lo que nos gusta.
A medida que vamos creciendo, algunas acciones que realizamos aunque puedan parecer actos de generosidad, en realidad no lo son, ejemplo, cuando damos con una actitud negativa, cuando damos lo que no nos sirve, lo que nos ha dejado de gustar, lo que ya no está a la moda, cuando damos esperando que nos den, cuando damos a cambio de reconocimiento, alabanza, cuando nos arrepentimos de haber dado.
También podemos encontrar aquellos que disfrazan su falta de generosidad con “ser económicos”, o con no tener nada para dar. Verdaderamente estos puntos de vista no corresponden a la realidad de las cosas.
La generosidad es una actitud mental, es la decisión de dar, o la acción física o verbal de dar, motivada por un estado mental virtuoso, esto significa que cuando damos algo nuestra mente ha de estar libre de intensas perturbaciones mentales como el apego y el orgullo, y hemos de tener una intención de beneficiar a los demás. Podemos dar objetos materiales, amor, protección, enseñanzas espirituales.
Apego a lo material
A lo largo de la vida vamos acumulando un sinnúmero de objetos materiales, posesiones, hacia los cuales generamos apego, desafortunadamente en el momento de la muerte hemos de separarnos de ellos aunque no lo deseemos, es más, si al morir experimentamos aferramiento pensando qué pasará, quién las cuidará, etc. nos resultará difícil abandonar este mundo con serenidad, y a esa hora, lo único que nos podemos llevar es la riqueza interna de nuestros logros espirituales.
La persona carente de generosidad tiende a aferrarse, a acumular, y no hay ninguna razón válida para aferrarnos a nuestras posesiones porque éstas sólo adquieren significado cuando las utilizamos para regalarlas y beneficiar a los demás. Nuestra avaricia no es únicamente a lo material, nos es difícil desear pensamientos positivos, bondad, felicidad. Podemos carecer de posesiones para regalar y aún así podemos practicar la generosidad sinceramente, dando unas migajas de pan a las hormigas, a los pájaros, una sonrisa, una frase de afecto, una expresión de ternura, un pensamiento virtuoso de que experimenten menos sufrimientos personas aquejadas por dolores, enfermedades, etc. Toda acción tiene su efecto, es decir, que todo lo que realizamos tiene su consecuencia, la causa de la abundancia es haber practicado la generosidad, la avaricia conduce a la pobreza, incluso en esta misma vida nos causa mucho sufrimiento, la avaricia es una mente ofuscada e insatisfecha que nos aísla de los demás y nos hace ganar su enemistad. En cambio la generosidad es una mente gozosa gracias a la cual poseeremos abundantes riquezas y recursos materiales en el futuro.
Venga este viernes a las 6:30 p.m. a compartir con nosotros estas enseñanzas preciosas que impartió Buda sobre la generosidad y su consecuencia, la abundancia. La dirección del Centro es: Estatua de Montoya 1 c. abajo sobre la Carretera Sur y media al lago. Teléfono 2682541.
TOMA NOTA:
Próximas actividades: Enseñanzas y meditaciones sobre la “Ecuanimidad” el domingo 18 de 8:30 a.m. a 4:30 p.m. Enseñanzas y meditación sobre “Transforma tu vida” el martes 20 a las 4:00 p.m. Oraciones para la paz mundial con enseñanza y meditación sobre la “práctica de dar” y convivio de Fin de Año, el miércoles 21 a las 6:15 p.m. Oraciones cantadas para colmar nuestros deseos con meditación el jueves 22 a las 6:30 a.m.