Mundo Oculto

El amor que desea la felicidad de los demás

Éste es el tema que abordamos ahora siguiendo con las sabias y sagradas enseñanzas de nuestro Guía Espiritual, el venerable Gueshe Kelsang Gyatso, en su libro “Transforma tu vida”

En esta enseñanza inicia abordando que generalmente hay tres clases de amor:
el amor afectivo, éste lo podemos conceptuar con el ejemplo del amor que siente una madre por sus hijos, que los ve como seres sumamente simpáticos y atractivos, y goza por ello...
El amor que estima a los demás, siguiendo con el ejemplo, la madre siente que sus hijos son los seres más especiales del mundo, aunque para otros seres no lo sean...
El amor que desea la felicidad de todos los seres, si seguimos con el ejemplo, a partir de ese amor, la madre desea que sus hijos sean felices y que nunca sufran. A este amor se le llama “amor desiderativo”.
En artículos anteriores explicábamos cómo generar en nuestra mente el amor afectivo, recordemos que se aconsejaba reflexionar sobre los grandes peligros que corremos por el egoísmo, y las grandes bondades que obtenemos por estimar a los demás. Sentir que no somos más importantes que los demás, y pensar en cambiar el objeto de nuestra estima, nosotros, por los demás.
Ahora trataremos de explicar cómo generar el amor desiderativo, el amor que desea la felicidad de los demás.
Aunque primero debemos preguntarnos ¿por qué generar tanto amor por los demás seres? Estamos claros que la repuesta es que si no amamos a los demás no podremos lograr la máxima aspiración del ser humano, lograr el estado de la mente perfecta, la Budeidad, y de esta manera poder ayudar a todos los seres. Tampoco podremos liberarnos del samsara (renacimientos sin control) y nos será muy difícil lograr un renacimiento humano dotados de dones y libertades.
Entonces, para generar ese amor desiderativo reflexionamos sobre la felicidad y el sufrimiento que sentimos todos los seres. Analizamos que los seres que tanto amamos no son verdaderamente felices porque nos damos cuenta que los momentos de felicidad que tenemos no son duraderos, que nuestra verdadera naturaleza es sufrimiento. Que en la vida hay más motivos de sufrimiento que de felicidad.
“El sufrimiento del cambio”
Aquí hay un aspecto interesante, lo que Buda llamó “el sufrimiento del cambio”, es decir, que cuando experimentamos una sensación de placer es por la disminución del dolor manifiesto, o sea la naturaleza del samsara, el sufrimiento. Por ejemplo, el placer de comer es la disminución del hambre. Algo curioso de esto es que en los placeres mundanos si incrementamos su causa, el placer disminuye. Si seguimos comiendo de nuestro plato favorito el placer que sentíamos se torna en malestar e incluso en dolor. Curioso también es que por el contrario, con el sufrimiento, si incrementamos lo que nos lo causa, éste no disminuye, sino que aumenta. Si nos damos golpes y más golpes en un dedo con un martillo, el dolor no disminuye, sino que aumenta terriblemente.
Estos análisis nos hacen pensar que en el samsara no hay felicidad verdadera y que como dijo Buda, vivir en el samsara es como estar sentados en la punta de una aguja, por más que cambiemos de posición, no podremos evitar el dolor. De igual manera, por mucho que intentemos mejorar nuestra situación en la existencia cíclica (samsara) seguiremos sufriendo. La verdadera felicidad sólo se consigue alcanzando la liberación del samsara. Reflexionando de esta manera generamos el deseo de que todos los seres sintientes (todos los seres del universo) se liberen del sufrimiento alcanzando la liberación del samsara y gocen de felicidad verdadera.
Para concretar este sentimiento, meditamos en ello. Comenzamos pensando en que todos los seres que amamos y nos son cercarnos no gozan de felicidad verdadera y que los limitados placeres que disfrutan ahora son efímeros y pronto cesarán. Luego vamos ampliando este pensamiento integrando a más seres, hasta que logremos incluir a todos los seres sintientes y pensamos “¡qué maravilla sería que todos los seres sintientes lograsen la felicidad pura de la liberación!”, y nos concentramos en este sentimiento tanto tiempo como podamos. Si quieres meditar acerca de este sentimiento, el miércoles 13 en el centro está programado este tema.
Toma nota
Próximas actividades: Homenaje a la Madre Tara, los 8 de cada mes, jueves 8 de dic., a las 10:00 mañana. Oraciones de purificación Puyha de Buda Vajrasatva, viernes 9 de dic, 6:15 tarde. Enseñanzas y meditación sobre “Transforma tu vida”: Martes 13 a las 4:30 tarde. Oraciones por la paz mundial con enseñanza y meditación sobre el “El amor que desea la felicidad de los demás”, miércoles 14, a las 6:15 tarde.
Centro Budista Bodhichita, miembro de la NTK, Unión Internacional de Budismo Kadampa. Semáforo de Montoya, 1c. abajo, ½ al lago. Tel: 2682541. centrobudistanic@yahoo.com.mx