Mundo Oculto

Publican en Francia el libro más misterioso de la historia

Escrito en una lengua desconocida y descubierto en 1912, el texto ha desafiado las habilidades de los mejores criptólogos del mundo

París/EFE

El Código Voynich, uno de los textos más enigmáticos de la literatura, acaba de publicarse en Francia, donde ya existe incluso alguna novela que, en forma de ficción, intenta dar una explicación a esa incógnita.
Escrito en una lengua y un alfabeto desconocidos, este manuscrito de tamaño medio (22,5 X 16 cm.) contiene dibujos de plantas desconocidas, náyades desnudas o extraños recipientes.
Asimismo, incluye una extraña cosmogonía formada por planetas, animales y ninfas bañándose en un líquido verde.
En Francia llega con una cuidada edición con 250 páginas y al precio de 55 euros.
Se desconoce la fecha de realización, aunque los expertos que lo han estudiado apuntan que puede ser del siglo XV, dado el tipo de letra redondeada, la grafía que caracterizaba a los humanistas y el estilo de las ilustraciones, prerenacentistas.
El texto recibe su nombre del anticuario inglés que lo descubrió, en 1912, en la biblioteca de un internado de jesuitas cerca de Roma y desde entonces matemáticos, lingüistas y teólogos tratan sin éxito de descifrar este misterio.
Tampoco lo han logrado recientemente los más avanzados programas de informática.
El manuscrito original se encuentra en la biblioteca de la Universidad estadounidense de Yale, registrado con la referencia "Ms 408".
En Francia, se ha publicado recientemente "Manuscrit ms 408", de Thierrry Maugenest, la primera novela sobre el Código Voynich que sugiere una teoría de ficción para desvelar el misterio de la autoría del manuscrito.
Maugenest piensa realmente que el autor fue el joven Leonardo de Vinci aunque, para evitar paralelismos con la novela "El Código Da Vinci", de Dan Brown, ha optado por atribuirla al fraile filósofo Roger Bacon.
No se pudo…
En 1917, el legendario Herbert Osborne Yardley -director de la sección de criptología de la División de Inteligencia Militar de los Estados Unidos- enfrentó el desafío con sus mejores armas, pero finalmente desistió. Lo mismo le ocurrió poco después a su brazo derecho, el también brillante capitán John M. Manly: después de trabajar mucho con el libro, se dio por vencido y declaró, muy a su pesar, que el texto era "el manuscrito más misterioso del mundo".