Mundo Oculto

Fantasma de Lenin ronda por la casa de su infancia

Se oyen pasos, se perciben olores inesperados o se mueven diversos objetos

Moscú/EFE -El personal del museo en la casa en la ciudad de Samara que en el siglo XIX habitó la familia de los Uliánov y donde se crió el futuro líder bolchevique y fundador del Estado soviético Vladímir Lenin, afirma que el edificio está habitado por fantasmas.
De vez en cuando en la casa se oyen pasos, se perciben olores inesperados o se mueven diversos objetos, dijo en declaraciones a la agencia rusa Interfax la directora del museo, Maya Obraztsova.
Obraztsova dijo que la semana pasada se mostró a los visitantes la vajilla que utilizaban los padres del padre del socialismo real, el entonces rubio y de pelo rizado Volodia Uliánov.
"Cuando mostramos el juego de café todos los visitantes, incluidos representantes de la prensa, notaron un intenso olor a café, aunque nadie del personal lo había preparado", dijo.
También ocurre que en distintos lugares de la casa empieza a sentirse un "intenso olor" a pastel de manzana, el preferido del futuro Lenin.
El personal del museo también cuenta que con frecuencia encuentra diversos objetos en lugares distintos de donde habían quedado la noche anterior.
"Una mañana encontramos revuelta la cama en el dormitorio. La noche anterior, antes del cierre, todo estaba en orden cuando la habitación fue cerrada con llave y el museo precintado y puesto bajo vigilancia electrónica", cuenta Obraztsova.
Periodistas son testigos
Consultados telefónicamente por EFE, varios periodistas de Samara se manifestaron convencidos de la existencia del fantasma de Lenin en la casa museo, lo que consideraron prueba suficiente para exigir que si la momia del gran revolucionario es retirada del Mausoleo en la Plaza Roja, los restos sean enterrados en esa ciudad rusa a orillas del Volga.
Otros, sin embargo, prefirieron ver tras los rumores, atizados por el personal del establecimiento, una campaña para atraer público al museo, casi olvidado tras la caída del comunismo.
Los empleados del museo, entretanto, que entre excursión y excursión siguen investigando la obra del creador del "ateísmo científico", no ven "nada extraño" en los "fenómenos paranormales", como definen lo que, según ellos, ocurre en el antiguo hogar de los Uliánov.
"En cada vieja mansión debe haber fantasmas y nuestro edificio no es una excepción. El personal no les teme, ya nos hemos acostumbrado", dice Obraztsova.