Mundo Oculto

¿Colón era portugués?


El descubridor de América, Cristóbal Colón, es de origen portugués y no italiano, según sostiene el periodista y escritor José Rodrigues dos Santos en su novela histórica “O Codex 632” (El Códice 632), que toma su título de un documento de la Biblioteca Nacional de Lisboa.
“Todos los documentos que cito en la novela son reales, pero escogí el género de ficción porque el tema es más ameno y permite algunas especulaciones”, dijo a EFE el escritor portugués.
Según Rodrigues dos Santos hay numerosos hechos históricos que demuestran que Colón “no podía ser, de ninguna manera, un humilde tejedor nacido en Génova”.
La novela cita el dato histórico de la boda de Colón “con una portuguesa de la alta nobleza, Filipa Moniz Perestrelo, y está demostrado que en aquella época era inconcebible que una noble se casara con un plebeyo”, argumenta el periodista y escritor.
La obra recuerda que el hijo castellano de Colón, Hernando, que “era una persona culta, reconoció que era un enigma el origen de su padre, lo que resulta extraordinario de que un padre oculte ese asunto a su propio hijo”.
Rodrigues dos Santos también apoya su tesis en el libro “La Lengua de Cristóbal Colón”, del español Ramón Menéndez Pidal.
Cartas en dos lenguas
“Cuando se consultan las cartas y documentos escritos por Colón, de su puño y letra, se aprecia una mezcla del castellano y del portugués”, dijo el autor de la novela lusa.
Agregó que “incluso en las cartas que Colón dirige a sus amigos genoveses, no les escribe ni en toscano y tampoco en genovés, sino en esa mezcla de castellano y portugués”.
Las cuatro anclas
Otro de los detalles es que en el escudo de armas del descubridor de América “aparecen cuatro anclas, pero en la misma disposición de las cuatro pequeñas fortalezas (‘quinas’) de la bandera portuguesa”, según Rodrigues dos Santos.
En el Archivo de Las Indias, en Sevilla, se conserva una carta escrita a Cristóbal Colón, en 1488, por el rey portugués Don Joao II y éste “trata al navegante como ‘mi especial amigo’, algo fuera de lo común”, agregó el autor, para precisar que todo esto forma parte de la trama de la novela.
Según Rodrigues dos Santos, Colón “abandonó Portugal de forma precipitada en 1484 y se trasladó a Castilla. En esa carta, Joao II le informó que perdonaba todos sus delitos y lo invitaba a trasladarse a Lisboa, donde no sería perseguido”.
“El rey Joao II tenía a sus órdenes a probados navegantes, como Vasco de Gama, Pedro Alvares Cabral, Diogo Cao y otros. No había razones para llamar a Colón, salvo que fuese para otra misión”, según el autor.
En la novela “O Codex 632” se plantea que la misión de Colón era la de “convencer a los castellanos de que encontrarían a la India navegando hacia el Occidente”, porque ya el navegante luso Bartolo Dias había descubierto el Cabo de Buena Esperanza en 1488.
“En 1494, en el Tratado de Tordesillas, la India queda para los castellanos, cuando anteriormente, en el Tratado de Toledo (1480), fue asignada a los portugueses”, agregó Rodrigues dos Santos.
¿Engañó a los castellanos?
Según el autor, el rey portugués Joao II distrajo la atención de los castellanos, para que navegasen hacia Occidente y dejasen libre el verdadero camino hacia la India, seguido por los portugueses.
“Otro detalle es que cuando Colón regresa de su primer viaje a América, en 1492, hace escala en Lisboa y se reúne con el rey de Portugal, antes de seguir camino hacia Sevilla. Se argumentó que esa escala fue debido a una tormenta, pero eso fue desmentido por los otros marineros”, dijo Rodrigues dos Santos.
La novela ha resultado todo un éxito editorial y Rodrigues dos Santos señaló con cierta satisfacción que “en apenas dos semanas hubo seis ediciones y se vendían más libros que el último de Harry Potter”.