Mundo Oculto

Los colores de la magia


Cuando escuchamos hablar de ritos mágicos lo primero que se nos viene a la mente (influenciados por el cine y la televisión), es una receta de patas de araña, ojos de sapo y tripas de iguana; con fogata, caldera y bruja incluida (magia ceremonial).
Sin saberlo, casi a diario la gente recurre a una forma más común de magia: la cartomancia y la astrología (magia adivinatoria). Y, aunque parezca una generalización demasiado atrevida, todos hemos practicado la magia alguna vez.
Si se preguntan cómo puede ser cierto esto sólo recuerden las veces que estando en un predicamento, inmediatamente después de rezar, han formulado un “pedido”. En forma consciente o inconsciente, estamos practicando la magia teúrgica o religiosa.
Para no entrar en demasiados detalles quedémonos con una clasificación que comprende solo el método que se utiliza para hacer magia y no la finalidad que persigue: la clasificación por colores.
Tonos de magia
La magia blanca no siempre es de ese color. ¿Recuerdan a Flora, Fauna y Primavera, las tres mágicas hadas que aparecen en la versión de Disney de La Bella Durmiente? Y, ¿recuerdan cuáles eran los colores que siempre vestían y que salían en halos de luz de sus varitas? Verde, azul y rosado.
La elección de estos colores, para identificar el tipo de magia que practicaban las madrinas de Aurora (la princesa) no fue casualidad. Los productores de esta película sabían que la magia blanca tiene por objeto ayudar a los demás y lograr beneficios en el terreno espiritual, así como los varios colores que la componen.
Magia blanca
La magia blanca es aquella que se define como “limpiadora”, utilizada con propósitos benéficos. Se caracteriza principalmente porque respeta la voluntad y el libre albedrío (o el destino último) de los semejantes. Se trataría, en fin, de una magia en la cual el respeto a las Leyes Universales herméticas sería absoluto.
Por ejemplo, las magias curativas, las de fertilidad o las invocaciones para atraer prosperidad y armonía al hogar. También entran en esta categoría, la magia adivinatoria, útil para determinar la fidelidad de una persona.
Este tipo de magia se vale de las fuerzas de la naturaleza, manipulándolas o transformándolas. A través de ésta se invoca a los seres elementales o habitantes de los cuatro elementos que gobiernan el planeta, para concretar un fin determinado.
La magia blanca se puede emplear para eliminar o paliar los efectos de la magia negra, que se invoca para matar, hacer daño o satisfacer el propio egoísmo.
Magia roja
Esta magia busca para su desarrollo la alianza con espíritus. La misma es más evolucionada, tiene su origen en el Medio Evo, cuando la religión crea la demonología, la cual el hombre no tardaría en aprovechar para sí.
La magia roja centra su atención en los espíritus, silfos, genios, gnomos, demonios, respetando un orden de jerarquías de valores y personajes que comienza con Adonay (Ángel de la luz) para los espíritus buenos, y con Lucifer (Príncipe de las tinieblas) para los espíritus malos, a los que les continúa un orden específico y categórico, según su importancia y su cometido.
Por esta razón, no se puede catalogar como magia buena o mala. Esto depende de los fines con que se utilice. También está considerada como magia sexual. Sus objetivos son la pasión y el sexo. En definitiva, la obtención de parejas con fines eróticos no afectivos.
Magia verde
Dentro de la magia blanca, también puede incluirse como anexa a la magia verde. Ésta es aquella que se vale del reino vegetal para lograr un fin benéfico. Éste es uno de los colores de la magia del amor que persigue la obtención de pareja, seducción y establecimiento de relaciones estables.
Es innegable la eficacia del uso de las hierbas para los distintos planos de la vida cotidiana del hombre. El uso de las propiedades esotéricas de las hierbas, es lo que se denomina magia verde.
Los orígenes de esta práctica son muy remotos y proviene en especial de las culturas orientales. Las hierbas no sólo pueden usarse como infusiones o cocimientos. También son de mucha utilidad en sahumerios. Los más comunes vienen en forma de varilla y se pueden encender en cualquier momento y lugar.
Otra forma de aprovechar el poder de las plantas son las defumaciones. Esto consiste en echar las hierbas escogidas sobre brazas de carbón, luego el humo que despiden se utiliza para purificar, limpiar y preservar de energías negativas.
En este tipo de magia también se utilizan los baños de inmersión, pero si quiere que el baño resulte efectivo, la inmersión debe realizarse, como mínimo, por un lapso de 10 minutos en una tina.
Magia negra
No vamos a dedicarle mucho espacio ni a entrar en detalles. Sólo por cultura general diremos que este nombre se aplica a todo trabajo mágico negativo y surge como reacción a la represión ejercida en su contra por la Iglesia Católica.
Tiene un sólo protagonista, Sat, príncipe de todos los demonios. Su meta primordial es hacer pactos con él para obtener los más diversos e inconfesables deseos.
Durante la edad media, la magia negra se asociaba a la brujería, la hechicería y la invocación de los demonios. Por lo que se le reconoce más como hechicería que como magia.
Quienes se atreven a transgredir las Leyes Naturales sin comprender que éstas conservan un orden, tarde o temprano recibirán la “factura” de cualquier violación a cualquiera que hubiera intentado contravenirlas.
Otros colores
Para cada tipo de magia es conveniente utilizar velas y otros elementos del mismo color.
* Magia amarilla: Es la que persigue la ganancia de dinero y todo tipo de suerte en loterías.
* Magia café: Suele estar vinculada con la obtención de logros materiales, especialmente en el terreno laboral.
* Magia rosada: Es una magia afectiva, de cariño y amor, utilizada para restituir la autoestima y superar problemas emocionales.
* Magia azul: Tiene por objeto ayudar a la persona en conseguir la proyección de ideas, lograr el reconocimiento social y potenciar sus capacidades intelectuales.

angelica@pc-negocios.com