Mundo Oculto

El Exorcismo de Anneliese Michel

Una confrontación entre la ciencia y la religión despertó este caso controversial en Alemania sobre el tema de los exorcismos

Los límites entre la ficción en las historias cinematográficas no están definidos, sin embargo muchas veces utilizan sucesos reales para narrar sus dramas, tal como es el caso de “El exorcismo de Emily Rose”.
Pero ¿quién era Emily Rose? En realidad, lo que se presenta en la película está basado en el trágico caso de la joven alemana llamada Anneliese Michel, cuyo drama inició en la primera mitad de los años setenta, desembocando en la eventual muerte de la muchacha.
Los primeros ataques
Anneliese Michel nació el 21 de septiembre de 1952 en la pequeña ciudad de Leiblfing, en el seno de una familia religiosa de clase media. A los 16 años ella comenzó a sufrir de ataques, pero no le impidió continuar sus estudios, hasta que llegó a la Universidad de Würzburg, en 1973.
Ahí fue donde los ataques fueron más fuertes y continuos. Esto hizo que sus devotos padres católicos, desconcertados y frustrados ante su hija que venía padeciendo efectos sicóticos que incrementaban día a día, rompieron los dictámenes médicos y solicitaron que se le practicara un exorcismo.
Exorcismo rechazado
Por años, la iglesia rechazó conceder un exorcismo en la adolescente, porque aceptaron el diagnóstico médico y consideraron que no había criterios sobrenaturales para que se practicara.
Ciertamente fueron muy serios, pero era altamente inquietante los síntomas de la muchacha, porque podía mutilarse a sí misma, comer moscas, carbón, tomar su propia orina y golpear a sus familiares.
Era una joven muy perturbada, pero no levitaba, no había documentación sobre telekinesis, ni nada que pudiera demostrar la posibilidad de que fuerzas sobre naturales o malignas estuvieran involucradas.
Varios seres malignos
A pesar de las evidencias, la familia de Anneliese en 1975 convenció a un Padre para practicar el exorcismo, con una serie de sesiones, incluso dos rituales a la semana.
Ciertamente ellos aseguraban que no sólo había un demonio dentro de la joven, sino que eran varios y hasta los identificaban. Aducían Anneliese clamaba estar posesa de los espíritus de Cain, Judas Iscariote, Nero, y hasta de Adolfo Hitler, entre otros.
Sólo por corto tiempo parecía que el exorcismo hacía efectos, pero repentinamente la angustia mental regresaba y regresaban los ataques como una venganza.
Ella dejó de comer y sus rodillas se rompieron cuando se puso a hacer flexiones obsesivamente y sin parar.
¿Qué pasó con los demonios?
Finalmente el exorcismo falló en julio 30 de 1976, cuando Anneliese murió. Tanto el padre como los familiares fueron acusados de homicidio por negligencia y fueron apresados por las autoridades
Se dice que el exorcismo falló, porque no había nada qué exorcizar y Anneliese Michel no estaba poseída, sino que requería de atención médica que la pudo salvar.
Según los doctores que testificaron, a Anneliese le diagnosticaron un severo caso de epilepsia. Una condición que le hacía convulsionar y que afectó al cerebro con ataques de aplopegía.
Además se habló de posibles desórdenes mentales y psicológicos, que resultaban en alucinaciones de caras y voces demoníacas.
Una comisión de la Conferencia de Obispos de Alemania, después declaró que Anneliese Michel no estaba poseída.
Su cuerpo fue exhumado once años y medio después de su entierro, sólo para confirmar que se mantenía en circunstancias normales, lo cual fue confirmado. Aún esto no evitó que muchos creyentes continuaran pensando que el cuerpo de Anneliese no encontró la paz después de su muerte y que verdaderamente fue poseída por fuerzas malignas.