Mundo Oculto

Ayuno y purificación

Elimina la materia astral inferior del hombre, provenientes de la alimentación carnívora y del consumo del café, tabaco y alcohol

El ayuno es un acto de la pérdida de la necesidad de comida que se realiza voluntariamente y la abstención de probar alimentos por un determinado lapso de tiempo, especialmente de alimentos sólidos.
Permite que el organismo descanse de la función de digestión y actúe en las funciones de eliminación y desintoxicación, activando las capacidades de regeneración y renovación de todo el organismo.
Es el método de purificación más natural y efectivo que se conoce, los animales lo realizan cuando se sienten enfermos, se abstienen de comer hasta que se mejoran y la fuerza vital de la naturaleza les devuelve la salud; al ayunar se le permite a la naturaleza obrar en el cuerpo físico y los otros cuerpos, y ella se encarga de restablecer la armonía y el equilibrio orgánico.
El ayuno limpia el cuerpo de podredumbre y lo mantiene sano eliminando todo lo indeseable acumulado en el cuerpo durante años de alimentación inadecuada, también en el ayuno se elimina la materia astral inferior del hombre, proveniente de la alimentación carnívora y del consumo del café, tabaco y alcohol; si bien un proceso de completa purificación de los cuerpos puede llevar años, según el grado de envenenamiento del cuerpo.
En la medicina ayurveda, que es la medicina que se practica en India por las enseñanzas que dejaron los vedas, esa gran cultura y civilización especial, se aconseja que se ayune un día a la semana para tener una muy buena salud.
La mayoría de las religiones tienen como bien el de ayunar, cada una lo practica y lo dispone de un modo diferente y hasta tienen propósitos un poco diferentes, pero lo importante es ayunar, en la Iglesia Cristiana se tiene como bien ayunar antes de cualquier evento de carácter espiritual, como: antes del Miércoles Santo de Ceniza y la Comunión, en el Islam se realiza un mes entero de ayuno que se conoce como “Ramadán”.
También el Nuevo y Antiguo Testamento consideran al ayuno como señal de humildad y penitencia ante Dios, en los mensajes marianos siempre la Virgen María lo aconseja como preparación para la segunda venida de su hijo Jesucristo, en las culturas indígenas los Chamanes lo utilizan tanto para ellos como para sus adeptos antes de realizarse un rito de iniciación sagrado o para la toma de alguna sustancia enteo gena como el Yaghe.
¿Qué ocurre cuando ayunamos?
Las reacciones que provoca el ayuno son fisiológicas y completamente normales. Lo que le ocurre es que el organismo moviliza sus propias reservas de calorías para conseguir la energía que necesita. Por lo tanto ayunar voluntariamente no es pasar hambre, ya que durante el ayuno desaparece el apetito. Y tampoco supone entrar en un estado de debilitamiento o desnutrición, pues esta situación sólo se produce cuando no se dispone de reservas. Tampoco se producen carencias de elementos esenciales, ya que nuestro cuerpo tiene reservas.
Esta movilización de las reservas que hemos acumulado permite una regeneración o limpieza interna. Por eso, el ayuno tiene un efecto depurativo sobre el organismo. Además, al verse liberado del trabajo de la digestión, dispone de un aporte de energía extra que puede utilizar para otras funciones con mayor eficacia.
El primer hecho que se constata es que el organismo tiene reservas. Éstas se acumulan en el organismo en forma de glucosa, grasas o proteínas.
El propósito del ayuno
Los propósitos del ayuno son muchos: por salud de la higiene, del nivel anímico, sociales y espirituales, y cada uno de ellos no se puede separar del otro, van interrelacionados, pero los principales son dos: por la salud y por el espíritu, de hecho, el propósito espiritual fue el más usado antiguamente, ahora las medicinas alternativas y naturistas lo aconsejan y utilizan mucho, pues han encontrado en él un método eficaz para la desintoxicación del organismo y para curar y ayudar a mejorar un sin fin de enfermedades.
Lo espiritual
El propósito del ayuno en la parte espiritual es el de sacar todo lo venenoso, las podredumbres, vibraciones astrales inferiores y energías negativas, pues la fuerza vital de la naturaleza echará del cuerpo todo lo indeseable para que teniendo un cuerpo más sano y purificado, el ser se manifieste más claro y profundo, y así el cuerpo sea digna morada del Espíritu Santo, así como el hombre que construye una casa nueva y hecha primero los cimientos de la casa vieja y levanta nuevamente sólidos cimientos para construir con materiales nuevos una morada nueva, digna, donde vivir, así el ayuno hecha todo lo que no sirve y estorba y construye un nuevo templo con materiales nobles al espíritu, para que pueda vivir en el cuerpo y se manifieste más claramente.
Lo físico
El propósito del ayuno en la parte física, es el de, por medio de la acción de abstenerse de alimentos, permitir que el organismo descanse de la labor diaria de alimentación activando las capacidades de desintoxicación, eliminación y renovación, y así mejorar la salud y ayudar al proceso de algunas enfermedades y curar otras.
Beneficios físicos del ayuno:
• Ayuda al organismo a vencer las infecciones.
• Elimina la materia astral inferior y vibraciones negativas.
• Purifica los cuerpos sutiles.
• Limpia el cuerpo.
• Clarifica y fortifica la mente y los sentidos.
• Saca los venenos del organismo por años de alimentación inadecuada.
• Quema la basura que estorba el flujo de la sangre.
• Normaliza y purifica la sangre,
• Revitaliza el cuerpo por el ahorro de energía que se hace.
• Se experimentan modificaciones hormonales que estimulan los mecanismos de desintoxicación hepática.
• Variaciones en el nivel de acetona actúan sobre el cerebro, produciendo sustancias que estimulan la capacidad curativa del cuerpo.
• Activa eliminaciones en general, y en especialmente las de las materias morbosas del organismo.
• Da un reposo completo a los órganos vitales.
• Para la absorción de alimentos que se descomponen en los intestinos e intoxican después el cuerpo.
• Vacía las vías digestivas y elimina las bacterias de putrefacción.
• Da a los órganos de eliminación la oportunidad de poner al día su trabajo y facilitar la eliminación.
• Restablece la química fisiológica normal y las secreciones normales.
• Rejuvenece las células y tejidos y regenera el cuerpo.
• Permite la conservación de la energía y la canaliza de una forma más adecuada.
• Aumenta los poderes de digestión y asimilación.
• Mejora el funcionamiento general del cuerpo.
Beneficios espirituales del ayuno:
• Limpia el templo interior.
• Aumenta la fuerza de voluntad.
• Por la fuerza de voluntad necesaria para resistir los embates del apetito aumenta la estabilidad psicológica y la auto confianza.
• Puesto que las cadenas que atan al espíritu con el cuerpo son más frágiles, es más fácil conseguir el éxtasis y gozo espiritual.
• Se consigue una visión interior más aguda y profunda.
• Aumenta la devoción personal y la Fe.
• Se establece una comunicación más directa con Dios, puesto que se puede oír más fácil.
• Hacernos más humildes.
• Clarifica la visión interior.
• Poder oír con más claridad la voz interior.
• Es un tiempo propicio para entregarse más a la meditación y oración.
• Hace del hambre una virtud.
• Ayuda al despertar de la conciencia cósmica.
• Se canaliza la energía más fácilmente, puesto que es una época propicia para la sanación.
• Puesto que se está más limpio interiormente, se pueden realizar ejercicios de perdón más fáciles y efectivos.
• El ayuno es algo sobrenatural, porque aplastamos lo carnal, para entrar en lo sobrenatural de Dios.
• Ayuda al domino propio.
• Nos pone en lugar de sensibilidad al espíritu.
Cómo realizar el ayuno
Lo más importante que se tiene que tener en cuenta para cualquier tipo de ayuno es la salida y entrada de éste, tiene que ser lenta, suave y paulatinamente; además tiene que hacerse con jugos de frutas o frutas frescas si se prefiere, y es muy aconsejable al día anterior antes de realizar el ayuno, comer lo más ligero posible para ir preparando el cuerpo para el otro día en el que vamos a ayunar, y en el momento de la comida tomar sólo un jugo de alguna fruta o comer alguna fruta y tomar mucho agua, también es importante no comer nada después de las 10:00 pm para una mejor preparación, pero sí se puede tomar agua, y entre más, mejor.
Si lo vas a realizar por vez primera, es mejor que antes te vallas preparando suprimiendo una o dos comidas en el día por semana, y ve aumentando poco a poco con el fin de que no se resienta el estómago, hasta que puedas llegar a suprimir el alimento por un día, comenzando lo puedes realizar una vez por mes y luego, cada 20 días, 15 días y si lo prefieres una vez por semana.
Los ayunos prolongados son mejor realizarlos en épocas de vacaciones, donde se le va a dedicar todo el tiempo al proceso y para el trabajo espiritual en Semana Santa o antes como previa preparación, pues es una época muy especial, al igual que el 25 de diciembre, donde ciertas energías cósmicas llegan al planeta, y al estar en estado de purificación se canalizan y se captan mejor.
El mejor ayuno de todos es el de sólo agua, pero para muchas personas no es aconsejable por su salud y es muy difícil, se recomienda entonces el de frutas o jugo de frutas pero sin dulce, de pronto un poco de miel, se tiene que tener en cuenta que las frutas tienen que ser dulces, no se pueden ácidas: naranja, mandarina, limón, etc., éstas pueden resentir el estómago.
El ayuno tiene que ir acompañado de oración, contemplación, meditación y reflexión para obtener mejores resultados, y ésta es una época muy propicia para reflexionar y mirar la vida que llevamos, para mirar qué no nos llena y nos tiene descontentos, aceptarlo y perdonarlo sin juzgarlo, y seguir adelante.
El ayuno se puede romper al otro día, es mejor, o si no por la noche y se consume algo muy ligero como caldos, jugos o alguna fruta, y al día siguiente ya podemos ir aumentando en comer sólidos poco a poco.
Cuando se realiza con frutas, se escoge una sola fruta durante el día, y la vamos a consumir en 3 tiempos, al desayuno, un poco, al almuerzo un poco más de cantidad, pues es el momento de mayor importancia, es donde el estómago está totalmente abierto y donde se le tiene que dar más cantidad, y a la comida la misma cantidad del desayuno o un poco menos, durante todo el día se puede ir acompañando de agua, y si es en grandes cantidades, mejor, este tipo de ayuno es muy bueno como preparación antes del de sólo agua, y si se prefiere se puede realizar de sólo agua y en el almuerzo nos tomamos un jugo o comemos alguna fruta.

Textos de Lectura de Profesora Grahasta, consejera espiritual con especialidad en lectura de baraja española, limpias de personas, casas y negocios y gran surtido de baños, amuletos, velas, talismanes, riegos y todo tipo de productos esotéricos.
Dirección: De la iglesia Santa Ana, 3 cuadras al sur, mano izquierda (Casa Grahasta) Managua-Nicaragua. Teléfono para citas: 254-72-68 Correo electrónico: Grahasta@ibw.com.ni Pagina Web: www.profesoragrahasta.com