Mundo Oculto

“El cosmos manda y el hombre obedece”


Brenda Herradora Saavedra
¿De dónde vengo?
¿Adónde voy?
¿Quién soy?
Ya es tiempo de saber que el ser humano desde sus orígenes estuvo en contacto con aquello que no tiene nombre, y el mirar y contemplar la belleza exótica de un cielo estrellado o el enigma de extraños cuerpos celestes que surcaban los cielos a gran velocidad, condujo a este ser humano durante siglos a realizar estudios e investigaciones cada vez más complejas dentro del orden científico, estableciendo analogías entre los elementos que conforman el cuerpo humano con los que constituyen los astros. Por ejemplo, el hidrógeno contenido en la molécula de glicógeno del hígado de los músculos y el calcio del esqueleto, son idénticos al hidrógeno y calcio de las llamas cuando le tomaron fotos a la atmósfera del sol. Por lo tanto, surgió con el tiempo un estudio científico denominado cosmobiología (astrología) científica.
La astrología nos enseña que en el universo existe armonía y simetría, y que cada uno es parte del todo; el propósito no es culpar a los planetas de lo que nos sucede, sino aprender a conocernos por medio de la indicación planetaria. Cuando vemos claramente nuestro propio ser podemos descubrir nuevas cualidades en nuestro interior, y nuestras vidas pueden llegar a ser más completas y productivas con un fin más determinado. Con la astrología científica conocemos nuestro destino y nuestro presente. Con estas debilidades, limitaciones, fortalezas, potencialidades y oportunidades.
Existen términos específicos como “horóscopo”, que significa indicador de hora. Éste es un mapa o diagrama del cielo trazado para determinar las características de una persona, al cual se llama carta natal; para trazar un horóscopo cabal es imprescindible saber con exactitud la hora del nacimiento, y la longitud y latitud del lugar de nacimiento. Es curioso darse cuenta de que personajes del pasado que repercutieron en el giro de la historia, dependieron muchas veces de la astrología, por ejemplo Hitler, que cuando le dijeron que iba a ser derrotado en Liberia y a perder la Segunda Guerra Mundial mandó a matar a sus astrólogos.
Anastasio Somoza García tenía asesores que por interés le decían que iba a dominar por mucho tiempo, y cuando tuvo un astrólogo especial que le advirtió de un peligro inminente en la ciudad de León, en un lugar donde había mucha alegría, no le creyó, pero posteriormente se aseguró con nueve anillos de seguridad, y al igual que Hitler lo mandó a asesinar. Herodes el Grande recibió la visita de tres reyes magos, quienes eran astrólogos, y le avisaron que pronto nacería un verdadero rey y que andaban buscando una estrella que los guiara; es por ello que bajo el terror de su mente maquiavélica, dominada por la envidia, les creyó, pero mandó a matar a todos los niños inocentes menores de dos años con el fin de asegurar su reinado.
El ser humano común y corriente que ignora estos mecanismos celestes que son científicos, porque se basan en técnicas matemáticas astronómicas, fácilmente se deja llevar por charlatanerías sin fundamento científico y es gobernado por sus malas influencias. No obstante, el ser humano intuitivo y receptivo cumple a cabalidad con las leyes universales sin violarlas, dejándose llevar por sus aspectos positivos, pues la esencia del macrocosmos infinito radica en cada uno de nosotros.
¡Si quiere ser feliz y triunfar, la elección está en su mano!
Toma nota
La Asociación Mundial del Saber–Gran Fraternidad Universal le invita a conocerse a sí mismo a través de un curso de cosmobiología (astrología) científica, todos los sábados de 3 a 5 pm en la siguiente dirección: del Banpro de Altamira D´Este una cuadra abajo, casa No. 93.
Este curso es impartido por el profesor “Agilesh”.
Para mayor información llamar al Telf. 248-3131, correo electrónico: ixta61@yahoo.com