Mundo Oculto

¿De qué color son los Ovnis?

Su realidad y su existencia ya no deberían ser discutidas, pero dado a extravagancias y escurridizo proceder de los Ovnis y sus tripulantes, esta duda nos sigue atormentando y desaparecerá cuando realmente se contacten con nosotros...

Durante los últimos 58 años, es decir a partir de la gran oleada de Ovnis que fue avistada por el piloto Ke-nneth Arnold, precisamente el 24 de junio de 1947, hasta la fecha, muchas cosas se han dicho sobre los Ovnis... Se han escrito millones de artículos referentes a los Ovnis, se han publicado miles de libros con grandes tiradas sobre el fenómeno OVNI, es decir, en 58 años se ha escrito de todo sobre esos Objetos Voladores No Identificados.
De los Ovnis se ha dicho todo
Basta decir que miles de testigos han visto a los Ovnis en todos los cielos del mundo y han sido fotografiados en el aire o en la tierra... También existen evidencias de que Ovnis han acompañado a los aviones comerciales y existen evidencias de que han sido perseguidos por los cazas militares de la mayoría de las naciones. Por lo tanto su realidad y su existencia ya no deberían ser discutidas, pero dado a sus extravagancias y escurridizo proceder de los Ovnis y sus tripulantes, la duda nos sigue atormentando y esa duda desaparecerá cuando realmente se contacten con nosotros.
Pues bien ya hemos dicho, según las evidencias que existen, que los Ovnis tienen forma discoidal, cilíndrica, triangular, de forma de plato, de esfera y hasta de puro, también hemos escrito sobre los diferentes tamaños de los Ovnis, sin embargo, nunca hemos dicho de qué color son estos objetos.
Gran diversidad de colores
Hay que afirmar que el fenómeno OVNI a decir de los testimonios aporta a los investigadores una escala de colores y tonalidades que abarca todas las posibilidades conocidas y todas las que se puedan imaginar; aunque es cierto que predomina el color blanco, le sigue en frecuencia el rojo anaranjado y a mayor distancia los tonos violetas. No es raro también que el color varíe durante la observación, pudiendo manifestarse en tal lapso de tiempo todos los matices. Son frecuentes además las intermitencias, es decir, colores luminosos que se encienden y se apagan a intervalos.
Cuando el OVNI ha sido contemplado en tierra y a la luz del día, o en un vuelo cercano al suelo, ha sido descrito como un objeto metálico, cuyo color ha variado desde el muy claro del aluminio hasta el cobrizo y el bronceado. En ocasiones, en torno o sobre el color básico que define el conjunto, se observan otras luces menos intensas y de tonalidad distinta y muchas veces cambiantes.
Una fantástica gama de colores
Recordamos la definición que de estas luminiscencias cambiantes realizó un campesino en España (Sevilla) al referirse a la observación de un OVNI posado en tierra en un claro de un bosque de eucaliptos. “El OVNI -–contó el testigo-- tenía forma de tinaja invertida y su color era metálico; en la parte de arriba había una hilera de luces como las de los cochecitos de choque de la feria, que daba vueltas y más vueltas cambiando siempre de color”. Se refería, sin duda, a esas luces de distintos colores que se van encendiendo y apagando sucesivamente dando la sensación de giro continuo.
Es decir, al mencionar que en el fenómeno OVNI se dan todos los colores posibles nos estamos refiriendo no sólo a que pueden aparecer objetos de todos los colores, sino también a que estos colores pueden ser cambiantes ellos mismos.
Tonos brillantes y muy nítidos
Existe un caso, profundamente estudiado, que se produjo en Hammond, Canadá, el 4 de abril de 1992. Eran las 11:30 de la noche, noche por lo tanto cerrada, pero con una visibilidad perfecta. A la hora indicada, los testigos del avistamiento observaron un resplandor verde desplazándose sin ruido alguno desde el sur hacia el norte. Cuando llegó a la vertical del punto desde el que fue contemplado, su color se tornó naranja y apareció una especie de cola centelleante, blanca. En ese momento, el OVNI cambió el rumbo para dirigirse al oeste y poco después se detuvo, regresando de nuevo sobre los testigos, cambiando su color al rojo intenso. Instantes más tarde tomó el rumbo sur, ofreciendo en su camino, hasta que desapareció en el horizonte, los colores anaranjado, verde y blanco brillante, sucesivamente.
Hipótesis sugestiva
Algunos investigadores, que no se han detenido en la simple constatación del cambio de colores, proponen al hecho una explicación que no termina de convencer a la mayoría, no obstante tratarse de una hipótesis sugestiva y con aires de verosimilitud: sería el campo magnético que generan las supuesta naves el que incidiría sobre las partículas de aire del entorno, en forma diversa según la maniobra y la potencia, el causante de las transformaciones cromáticas. Ello equivaldría a afirmar que el cambio de tonalidad no es más que otro de los muchos efectos elecromagnéticos que los Ovnis producen en su entorno. Es decir que los colores surgen por los reflejos del Sol, por la potencia de la velocidad y quizás hasta por el terror que siente la persona que repentinamente se encuentra ante un OVNI, pues su estado de ánimo le hace ver o imaginar cosas que muchas veces no existen. Pero sea del color que sean los Ovnis, eso es lo de menos, lo más importante es saber qué diablos quieren de nosotros, qué diablos buscan en nuestro planeta y por qué diablos no se contactan con nosotros y siguen jugando al gato y al ratón... EXIGIMOS RESPETO, pues no se vale que esos entes del espacio sigan negándose a contactarse con nosotros.