Mundo Oculto

Desea la felicidad de los demás seres

En nuestras páginas anteriores hemos venido explicando cómo la preciosa mente de amor y compasión hacia todos los seres es el método supremo para solucionar todos los problemas y colmar todos los deseos. Hoy vamos a puntualizar un poco más sobre cómo cultivar esta inestimable cualidad.

Cuando algo nos duele, corremos a aliviar nuestro dolor... pero no corremos tanto cuando otra persona sufre. Esto nos parece natural por nuestra estimación propia, ese engaño de nuestra mente que infla nuestro ego y nos lleva a realizar acciones indebidas que perpetúan nuestro sufrimiento, esclavizándonos a este mundo de renacimientos cíclicos sin control (samsara).
Conforme a las enseñanzas budistas, se distinguen tres clases de amor: amor afectivo, el amor que estima a los demás seres y el amor desiderativo, que es el que desea la felicidad de los demás seres. Podemos ejemplificarlos con el amor que una madre siente por sus pequeños hijos: ella les tiene afecto y los considera agradables. Éste es su amor afectivo. Debido a éste, la madre siente que sus hijos son especiales e importantes para ella. Éste es su amor que estima a los demás. Y gracias a este último, ella desea espontáneamente y con sinceridad que sus hijos sean felices. Éste es su amor desiderativo. El amor desiderativo surge del amor que estima a los demás, y éste a su vez, del amor afectivo.
Deseamos ser felices
Hemos hablado de la importancia de transformar nuestra mente de estimación egoísta y hemos reconocido que es un trabajo progresivo, paciente y perseverante. Una vez que logramos generar esta mente que siente de manera natural que todos los demás seres son especiales e importantes, al menos igualmente importantes que nosotros mismos, podemos pasar a adiestrarnos en el amor desiderativo. Para ello recordamos cómo todos deseamos ser felices, pero nadie disfruta de la felicidad verdadera, pues la naturaleza del samsara es sufrimiento, al reconocer esto, podemos entonces generar el deseo sincero de que todos los seres alcancen esta liberación para disfrutar de una felicidad pura.
Para facilitarnos el proceso, podemos iniciar abarcando a nuestros familiares y amigos más cercanos, o a aquellos grupos de personas, animales o seres, que nos resulten agradables, o nos inspiren compasión por nuestras conexiones actuales. Entonces nos ejercitamos en practicar la meditación contemplando los argumentos acerca de sus sufrimientos mientras sigan atrapados en el samsara, y pensamos: “¡Qué maravilloso sería que se liberasen definitivamente del sufrimiento y alcanzasen la felicidad pura!” En nuestra meditación nos concentramos en generar este deseo sincero por tanto tiempo como podamos. A medida que nos familiaricemos con estos nobles sentimientos, podremos ir ampliando poco a poco el círculo, hasta poder abarcar a todos los seres.
Durante el resto del día, tratamos de seguir adiestrándonos, recordando cada vez que nos relacionemos con algún ser sintiente, sea persona o animal: “¡Ojalá que este ser sea feliz!” “¡Que alcance la felicidad de la iluminación!” De este modo iremos manteniendo más y más nuestro amor desiderativo, ¡incluso hasta cuando durmamos!
Cuando logremos generar los tres tipos de amor hacia todos los seres sin excepción, realizaremos acciones virtuosas de manera natural. Poco a poco, nuestras acciones físicas, verbales y mentales serán más beneficiosas, y seremos una fuente de inspiración y felicidad para todos los demás. Por lo tanto, acumularemos méritos en todo momento y crearemos la causa para tener éxito en nuestras actividades. Con nuestra propia experiencia, descubriremos que esta preciosa mente de amor es la verdadera joya que colma todos los deseos, porque satisface no solo nuestros deseos, sino también los de todos los seres sintientes.[
Tome nota:
Próximas actividades: Sábado 8 de octubre 8:00 am: oraciones a TARA (emanación femenina de Buda). Por la tarde a las 2:30 en Masaya, en el Centro de Mujeres: Lectura y meditación sobre el libro “8 pasos a la felicidad”. Lunes 10, 6:15 pm: Oraciones al Guía Espiritual. Martes 11, 4:00 pm: Lectura y meditación del libro “Transforma tu vida”. Miércoles 12. 6:15 pm: Oraciones por la paz, tema de meditación “Igualarse uno mismo a los demás. Centro Budista Bodhichita, del semáforo de Montoya sobre la Carretera Sur, ½ cuadra abajo y media al lago. Teléfono 2682541. centrobudistanic@yahoo.com.mx