Mundo Oculto

El enigma de Rennes-le-Château


— Lorenzo Fernández Bueno —

Rennes-le-Château, pequeńo pueblo del sudoeste de Francia, cobija uno de los enigmas religiosos más grande pero a la vez menos conocido.;


Todo comenzó con la llegada de un joven sacerdote llamado Francois Berenger Saunier para hacerse cargo de la iglesia de Sainte Madeleine. Cuentan quienes conocieron al sacerdote que se mostraba discreto, jovial, de muy buena voluntad y que dedicaba mucho de su tiempo a mejorar el templo del pueblo.;


Un cambio repentino;


Fue durante las obras de restauración de la iglesia cuando el párroco Berenger pareció descubrir casualmente, escondido dentro de un antiguo altar, una serie de pergaminos llenos de una extrańa e incomprensible escritura. ;


Desde aquel día, Berenger sufrió un cambio sumamente repentino. De manera inexplicable el extrańo sacerdote comenzó a enriquecerse, y en pocos ańos se convirtió en una persona poderosa e influyente. ;


Se sabe que en París tomó contacto con los masones, rosacruces y diferentes ocultistas, quienes lo recibieron con inusitado entusiasmo, como si poseyera algo que les interesaba sobremanera.;


El estado Vaticano comenzaba a mostrar sus dudas acerca de Berenger a causa de los rumores de los supuestos amoríos con la diva francesa Emma Calvé (quien era miembro de la Sociedad Independiente de Estudios Esotéricos), sus reuniones con la alta burguesía e incluso por la gran fascinación que causaba entre la realeza europea.;


Cambios aún más extrańos;


Berenger comenzó a derrochar grandes cantidades de dinero. Además, adornó la iglesia de Sainte Madeleine con símbolos heréticos, incluso colocó junto al portón de la iglesia la estatua de un pequeńo demonio Asmodeo. ;


Pero eso no era todo. Sobre la entrada mandó labrar en la piedra una advertencia para quienes se atrevían a pasar el umbral. El texto dice: Terribilis est locus iste (Éste es un lugar terrible).;


Más de una duda se mantiene;


¿Qué secreto fue revelado por medio de los pergaminos a Berenger, como para mantener sobre él la atención del Vaticano? ¿El descubrimiento podría acaso tirar por los suelos algunos dogmas del cristianismo? ¿Eran las enormes sumas de dinero amasadas en tan poco tiempo el precio de su dinero?;


Lo único que queda claro es que encontró algo sumamente importante. ;


Algunos estudiosos seńalan que es muy probable que los manuscritos encontrados por Berenger hacían referencia al secreto templario de la descendencia de Cristo, es decir, que la resurrección no pudo ocurrir porque Jesús jamás murió crucificado. Obviamente la Iglesia no podía permitir que algo así se supiera. ;


Si la vida de Berenger fue un cúmulo de contrariedades, su muerte también estuvo rodeada de misterio. Berenger falleció en 1917 y con él muchos misterios se fueron a la tumba. ;


Cuentan las crónicas que el sacerdote que acudió a la lujosa Villa Bethania (residencia permanente de Berenger) para administrarle la extrema unción, salió despavorido negándole el sacramento. ;


¿Qué fue lo que pasó?, ese es otro misterio más que fue enterrado junto a Berenger.;