Mundo Oculto

Los poderes paranormales


— —

En la segunda mitad del siglo XIX, el fenómeno del espiritismo pone de manifiesto los poderes síquicos de algunas personas y plantea el problema de su explicación. Es a esta tarea que se consagra la parapsicología, por medio del examen de sujetos particularmente dotados como Daniel Dunglass Home.;


Nacido en 1833 en Currie, pueblo cercano a Edimburgo, Home aparece hoy como el mayor médium de todos los tiempos. En 1868 realiza frente a numerosos observadores una presentación que demuestra el poder, aparentemente indesmentible, de sus dotes síquicas. ;


La levitación;


El 16 de diciembre de 1868, en Inglaterra, mientras está junto a un grupo de personas, Home entra en estado de trance y comienza a elevarse por los aires. ;


Sale flotando por una ventana de la casa en que todos se encuentran, pasa a 20 metros del suelo y vuelve a entrar por la ventana del pequeńo salón contiguo. ;


Regresa al cuarto acompańado por Lord Adare. ;


Al no entender este último, cómo pudo pasar por una ventana a medio abrir, Home repite la prueba: se eleva nuevamente del suelo y pasa por la ventana, primero la cabeza y después el cuerpo casi horizontal, aparentemente rígido. ;


No es la primera ni la última oportunidad en que se presta para estas exhibiciones. Ya en 1866, Home se elevó hasta el techo de un cuarto y dibujó una cruz en él para demostrar a los presentes que no participaron en una alucinación colectiva. Se elevó así, frente a testigos, unas cincuenta veces durante su carrera. ;


Talentos precoces;


Ya a la edad de 4 ańos, el futuro médium conmovió a su entorno anunciando ;
acontecimientos antes de que ocurrieran. Parece tener las facultades síquicas de su madre, también conocida por sus dotes de “doble visión”. Habiendo quedado huérfano, es adoptado por su tía, la Sra. Cook, quien se lo lleva a Estados Unidos cuando tenía 9 ańos. ;


Está delicado de salud y sufre de tuberculosis. A los 13 ańos, Home anuncia la muerte de uno de sus compańeros, Edwin, quien muere tres días después. ;


Algunos ańos más tarde, unos golpes resuenan en la casa familiar y unas mesas se deslizan cuando se aproxima. La multiplicación de incidentes obligan al joven a dejar a su tía, una mujer supersticiosa que lo acusa de estar poseído por el diablo.;


Estamos a la sazón en 1851, poco tiempo después de los hechos extrańos ocurridos en la casa de los Fox, en Hydesville, que marcan el “nacimiento del espiritismo”. Ya son muchas las personas que se interesan en los fenómenos que posteriormente se llamarán “paranormales”. ;


El carácter excepcional del caso de Home se debe a las numerosas pruebas, aparentemente sólidas (existen cientos de testimonios) de la extensión de sus poderes. Una comisión enviada por la Universidad de Harvard atestigua que, en presencia del médium, una mesa se elevó algunos centímetros y se desplazó, mientras el piso vibraba. ;


El médium no se ve afectado por el “ambiente” del local donde opera, y los observadores pueden seguir discutiendo sin que esto lo perturbe en lo más mínimo.;


Increíbles dotes;


Cuando Home está en trance, los fenómenos (cuya naturaleza no puede explicar) son de carácter diverso: levitación, por supuesto, pero también clarividencia, elongación del cuerpo, materialización de objetos y de ectoplasma, telekinesis o desplazamiento de objetos situados a distancia, el sonido de una música en el cuarto, diversos fenómenos luminosos, voces de espíritus, etc. ;


Incluso puede manipular braseros sin quemarse. Sir Williams Crookes, químico de renombre que descubrió el talic (1861), intrigado por la fama del médium, se reunió con él e hizo pruebas sobre sus capacidades durante muchos ańos. ;


El resultado de su investigación, publicado en 1871 en el Quarienly Journal of Science, es enteramente favorable a Home. El científico relata las pruebas a las que Home se había y constata que el médium puede, por ejemplo, hacer que un acordeón cuyas teclas se pusieron a tocar solas se mueva a distancia, sin que se haya podido descubrir ninguna trampa. ;


Home también fue sometido a pruebas en San Petersburgo (1870), pero sus dotes no funcionaron entonces, hecho que no extrańó a Crookes. El mismo, durante algunas sesiones, obtuvo escasos resultados: los poderes de Home no se manifiestan continuamente a simple pedido, lo que constituye más bien un argumento a su favor. ;


Hasta su muerte, en 1886 a causa de la tuberculosis que sufría desde su infancia, jamás se le pudo comprobar algún fraude.;