Mundo Oculto

Dionisio Baco

En la mitología griega, Dionisio era hijo de Zeus y de Sémele, vino al mundo en circunstancias extrańas. Vestido con ropas femeninas, Dionisio fue confiado a Ino y Atamante, en Beocia, pero Hera, tremendamente celosa, lo descubrió e hizo enloquecer a la pareja.

— —

Entonces, Zeus transformó a su hijo en un cabrito y se lo llevó a las ninfas del monte Ida para que lo educaran, ayudadas por las musas, los sátiros y Sileno. ;


Cuando fue adulto, Dionisio inventó el arte de obtener vino de los racimos de uva; acompańado fielmente por su padre adoptivo, Aileno, recorrió el mundo enseńando su arte. ;


En Etolia sedujo a Altea, la esposa de Eneo, con quien tuvo una nińa, Deyanira. Como compensación, regaló a Eneo la primera cepa de vińa conocida por los mortales. En Ática, inició al rey Ícaro, pero éste se embriagó y enloqueció, lo que sumió en la desesperación a su hija. ;


Dionisio aumentó la tragedia al llevar a la locura a todas las mujeres del reino. En la isla de Naxos descubrió a Ariadna, con la que se casó en el Olimpo en presencia de todos los dioses. ;


En Frigia, se encontró con la diosa Cibeles, la cual le reveló los misterios de su culto. En Siria, desolló vivo al rey, porque había ordenado la destrucción de las vińas; reinó en el Cáucaso, conquistó India y, después de atravesar Egipto y Libia, volvió a Grecia. ;


El culto a Dionisio se implantó en todos los lugares del mundo que había recorrido. A las fiestas y celebraciones populares se ańadieron ritos orgiásticos, en los cuales los participantes perdían el control de sí mismos, sumidos en la embriaguez total y en el éxtasis. Se le ofrecían sacrificios humanos. ;


En la mitología romana, Baco es el dios del vino, identificado con Dionisio su símil en griego. Hijo de Júpiter se le suele caracterizar de dos maneras: una como dios de la vegetación, específicamente de los frutos, de los árboles, que aparece representado en los vasos áticos con un cuerno con bebida y racimos de uvas. ;


Como llegó a ser el dios popular griego del vino y el regocijo, se dice que en algunos de sus festivales se producían milagros en los que el vino era el ingrediente predominante. ;


La segunda caracterización del dios apunta a los misterios de una divinidad que inspiraba los cultos orgiásticos, de los que son ejemplos las ménades o bacantes. ;


Este grupo de mujeres abandonaba el hogar y vagaba por el desierto entrando en un estado de éxtasis en su devoción al dios. Vestían pieles de cervatillo y se creía que poseían poderes ocultos.;