Mundo Oculto

Omar J. Lazo y sus 50 revelaciones

“La única religión es la verdad”, es el epitafio del masón conservador y espiritista general Arsenio Cruz, que se encuentra inscrito en una tumba del cementerio de Juigalpa. Este excéntrico masón Grado “33” --único en la historia de los masones pinoleros-- se alistó bajo el mando del general Emiliano Chamorro para combatir a las fuerzas de la Revolución Liberal de José Santos Zelaya.

— Arnulfo Agüero —

Según nos cuenta el masón sandinista Omar J. Lazo, en su libro “Entre la escuadra y el compás”, Arsenio tomó parte en la ocupación militar de Juigalpa el 18 de marzo de 1903. Ańos después ocupó altos cargos militares y políticos, entre ellos la de senador y asesor del presidente Bartolomé Martínez. ;


Posiblemente ésta fue una de las razones del porqué Zelaya “lo odiada”, afirman algunos de sus cercanos biógrafos, quienes agregan que hasta llegó a fundar, sin la Carta Patente, la Logia Amerrisque, que fue integrada por Wenceslao Gadea Rodríguez, Alberto Santos, Andrés Fuerte y Sebastián Miranda.;


Pero lo extraordinario de este teósofo y médium, según revela Omar, es que escribió todas las sesiones mediáticas, (espiritistas) donde platicó con grandes personalidades del mundo. ;


Por ejemplo, Arsenio invocó y conversó con Rubén Darío, con el emperador Nerón y otras grandes celebridades. Estas sesiones fueron escritas y sus originales se encuentran en el Museo de Juigalpa, seńala. El otro caso de masonería juigalpina, (ortodoxa y liberal) de esta época se da con Wenceslao Gadea Rodríguez.;


-------------------------------------;


RECUADRO;


;


¿Cómo llegó la masonería a Nicaragua?;


Según Lazo, ésta se inició formalmente en 1899 con la Logia Progreso No. 1, la cual fue respaldada con la firma de Zelaya en 1892, un ańo antes del triunfo del liberalismo. Pero las primeras noticias de masonería en nuestro país, se cree fue en 1763, en Land River, en la Costa del Caribe. Esta logia era de factura inglesa. ;


Es importante resaltar que en la Europa del siglo XVI se iniciaron a la masonería personas extrańas al arte de la construcción. En el ańo 926 se cree inició la Logia de York y en 1717 la Francmasonería. Jame Anderson, su fundador, valoró en su Constitución las buenas costumbres de los superhombres y el credo (el deísmo enciclopédico), de un Principio Creador.;


“No hay nada más espantoso que una ignorancia activa”, sentencia Goethe, en su libro “Arte y Antigüedad”. Se dice que la masonería inglesa tiene cierto aire religioso y conservador y la masonería francesa un carácter racionalista, atea y anticlerical. ;


El general Joaquín Zavala era un conservador con actitud liberal y fue el primero que expulsó a los jesuitas en Nicaragua. Este trajo a unos masones de Europa, para que fueran a atender el Instituto de Occidente, León. Según el profesor Omar J. Lazo, él trajo la primera biblioteca.;


Esto explica también el origen de la masonería en nuestro máximo poeta, Rubén Darío, que en sus 14 ańos de apasionada juventud escribió poemas como el “Jesuita, y “El Papa”. Uno de los directores de este instituto fue el maestro polaco José Leonard, quien le inculcó el pensamiento anticlerical de la masonería francesa. Darío a los 41 ańos, por consejos del masón Manuel Maldonado, se inicia en la Logia Progreso No. 1. Así lo afirma José Santos Rivera y lo confirma Rothschuh Tablada en el libro el “Retorno del cisne”. ;


Darío entre lo esotérico y lo católico;


Rubén escribió una serie de textos masónicos. En el libro “El mundo de los sueńos” presenta muchos temas de esoterismo e interpretación. En el poema “El libro”, habla del “Gran Arquitecto”. Esta palabra es de mucho significado para los masones. ;


“Melancolía”, es otro poema estrictamente masón. Darío igualmente fue lector de los libros “Isis sin velo” y la “Doctrina de Madame Blavatski”. También leyó “Las Siete lámparas de la arquitectura”, de John Ruskin, así como los libros espiritistas de Alla Kardex. ;


Igualmente leía la Biblia. En poemas como “Spes” (esperanza), “Lo fatal”, “La espiga”, “La dulzura del Ángelus” y otros, se puede apreciar un espíritu simbólico y religioso. Esto explica que “Darío era masón y católico”, indica Lazo.;


Sobre la misteriosa muerte del general Sandino, maestro masón grado “33” --vista por algunos como la nota oscura de la masonería-- Abelardo Cuadra, en el libro “El hombre del Caribe” narra que entre los quince asesinos de Sandino estaba el capitán Lizandro Delgadillo, que era masón. El fue el único que no disparó, pero que Somoza García, sí había dado la orden de matarlo. ;


Otros creen que Somoza se volvió masón grado “33, diez ańos después de la muerte de Sandino. Y la razón era entrevistarse con el presidente de los EU, Roosevelt, que se cree era masón. ;


“Esto sí es parte negra. En la logia no lo quieren decir, y si no lo quieren decir es negar la historia; porque dentro de los masones hay gente con firme principios, pero también hay serviles”, aclara el escritor Lazo, quien se confiesa un sandinista de actitud liberal. ;


;


Omar devela más de 50 secretos

;


Basta leer el índice del libro “Entre la escuadra y el compás” (“Entre la justicia y el círculo de hermanos buscando la perfección”) para encontrar los primeros secretos y símbolos descontextualizados. Por ejemplo, se descubre el primer rito secreto: el de los signos y toques. “Yo aquí los describo, hay un libro que se llama los Grandes Enigmas, ahí sale el rito completo”. ;


Esto los he visto hasta en películas, entonces ¿dónde está el misterio?”, se pregunta Omar. “Lo que no se debe decir es la palabra sagrada; es decir el santo y seńa, y esa no la digo”. ;


Otro de los secretos abiertos, y que han sido muy criticados, son los de las leyendas que cuentan los maestros. Una de ellas es la “Leyenda de Hiram Abif:/La Conspiración”. Esta narra la historia de un constructor de Salomón, que dividió a sus operarios en tres partes: el maestro, el compańero y el aprendiz. ;


Estos a la hora de pagar había que diferenciarlos; entonces susurraba la palabra clave al oído: “No hay planilla”. Este sistema es una especie de “pago por palabra”, explica Lazó.;


Otra de las leyendas es la del Templo de Salomón. Esto sólo lo puede saber el que es maestro masón. En los grados de la masonería simbolista hay aprendices, compańeros y maestros que deben acatar los “Land Marks”, o límites. ;


Entre los “Land Marks” está el No. 18, que dice que las logias no pueden iniciar a las mujeres, los cojos, lisiados, esclavos, mutilados, menores de edad y los ancianos. De otra manera no se puede construir la raza de súper masones. ;


Hay un capítulo sobre las artes liberales, la medicina, geometría, la gramática, la música. En la gramática habla de la semiótica literaria. “Aquí la masonería es simbólica, por eso es esotérica”, subraya. Otros de los secretos revelados son “el reloj de arena”, “la cámara de reflexión”, el líquido amargo, el ara (altar), y las tres grandes luces. ;


Al final nos dice que entre los iconos simbólicos de la escuadra y el compás está una “G”, que puede interpretarse como Dios en varios idiomas. God, en inglés, Gott, en alemán, Goda en persa. También se puede ver como “Gnosis” (conocimiento), gimnasia, geometría, gobierno, o el gran arquitecto del Universo.;


“La masonería no tiene secretos. Antes tuvo algunos nada más, dado el tiempo de peligro que vivieron, porque fueron ex comulgados y perseguidos; pero hoy ya no tiene razón de ser la secretividad”, argumenta Lazo, quien propone reformas acorde a los nuevos tiempos.;


Por ejemplo, él cree que las mujeres no deberían estar en los “pasos perdidos” al servicio de los masones. Y que el amor, la fraternidad y la razón deben imperar sobre la ignorancia y el hermetismo.