Misterios y Enigmas

Los virus mentales


Sayali Baca

Las epidemias corporales atacan al hombre, tanto por la parte física como por la mental, y crean dentro de ellos verdaderos virus monstruosos, capaces de desequilibrarlo de su mundo real al punto de causarle la muerte, cuando no es controlado a tiempo con terapias relajantes y estimulantes.
El virus o microbio se puede proliferar de forma rápida dentro del cuerpo humano, atacando de forma silenciosa algunos puntos energéticos para extraerle su energía vital que es la principal misión del virus mental.
“Dentro de la historia de la humanidad se conocen innumerables casos de personas que padecen problemas psicosomáticos, que es una enfermedad invisible; es decir, que la persona teme a algo que no existe más que en su imaginación”, y es lo que comúnmente el virus mental suele provocar en el cuerpo del ser humano, dijo Jery Céspedes, misionero gnóstico.
En este tipo de enfermedades provocadas por larvas dentro de la sociedad, hay quienes las califican como maléficas o de hechicerías, por el poder de imaginación que desarrollan las personas y más en el ámbito sexual; sin embargo, la psicología ve esto como un deseo reprimido que debe desahogarse, dijo Céspedes.
Existen distintos virus mentales y conocidos en el mundo del esoterismo como: los incubo, subcubos, dragones, fantasmas y basiliscos, entre otros que también son llamados larvas, que se apoderan del hombre en forma monstruosa como consecuencias de sus vicios, odio, prácticas de magia negra y deseos lujuriosos.
Dentro de los incubo
Encontramos creaciones mentales que algunas mujeres tienen. Esto sucede cuando según ellas, se les aparece la figura del hombre con quien sostienen relaciones sexuales en los sueños, una imagen lujuriosa creada por la propia fantasía.
Estas creaciones producto del virus que se apoderó del centro energético de los órganos sexuales son verdaderos demonios creados por la pasión y la fuerza del deseo lujurioso, y si no son controlados con terapias relajantes pueden conducir a la demencia temporal, permanente e incluso provocar la muerte.

Los subcubos
Se apoderan de la imaginación del hombre formadas por el vicio y la pasión lujuriosa, dándoles cuerpo a su creación a través del derrame de sus energías sexuales a través de la masturbación.
Con este virus, sucede igual que a las mujeres, cuando creen tener a su pareja mientras sueñan, sólo que éste repercute en el físico al día siguiente, por la evidencia de una eyaculación involuntaria.

Dragones, fantasmas y basilios
Son los nombres de los virus que se crean en lugares donde asisten personas llenas de bajas pasiones, ambiciones, odio o rencores, y suelen depositarse en entradas como el cuello, plexo solar, y órganos sexuales que son los tres puntos energéticos más importante para sustraer toda la energía vital del cuerpo.
“Se debe tener en cuenta por lógica que si existen microbios o virus físicos que dañan al cuerpo también existen microbios mentales capaces de afectar la mente”, tal cual como se describen los virus antes mencionados, especificó el gnóstico.
“Las epidemias morales, oleadas de suicidios, robo, demencia, violencia, depresivas, migraña y estrés también son problemas causados por los virus mentales que desestabilizan de alguna manera la vida estable y consecuente del ser humano”, agregó, el especialista.
Si revisamos un poco nuestra vida, y nos encontramos con un hecho similar respecto a los virus mentales, es importante mencionar que la cura no se da visitando brujos o recurriendo a la magia negra, sino con terapias de aroma, plantas medicinales, dado que los vapores penetran el cuerpo vital y limpian totalmente éste de los virus invasores, adujo el experto.
Visitar un círculo donde se profundiza y aconseja sobre cómo sobrellevar y evacuar estos virus ayuda en gran medida, las experiencias de un experto deben ser tomadas en cuenta siempre, para el uso de las herramientas y métodos adecuados sostuvo.

Créditos
Centro Cultural Gnóstico. Teléfono: 2249-4677