Misterios y Enigmas

Las glándulas de secreción y la polividencia


Una persona intuitiva o polividente puede ver a través de sus glándulas de secreción interna o centros energéticos todas las regiones de la materia cuanto existe.
Es importante explicar que la endocrinología juega un papel importante dentro del proceso de la polividencia, dado que ésta se encarga del estudio del buen funcionamiento de las glándulas de secreción interna, mismas que según el misionero Gnóstico Seneca de Jesús Sandoval, de origen guatemalteco tienen una función divina dentro de la vida humana.
Según la gnosis las glándulas de secreción interna (o endocrina como también se le llaman) ejercen funciones controladoras, fiscalizadoras y hasta tentradimencional en la parte conocida como fondo vital. Por eso se dice que éstas tienen una inteligencia divinal capaz de hacer ver a las personas más allá de lo que se les presenta frente a sus ojos, como es la intuición, dijo el misionero.
Las glándulas que permiten la polividencia son las mismas hormonas que despiertan la clarividencia intuitiva, una vez que el ser humano logra localizarlas y trabajarlas mediante un proceso de vocalización para despertar poco a poco los chakras que se encuentran concentrados en cada una de las glándulas del cuerpo, señaló Seneca.
Aunque parezca extraño, hoy en día las facultades internas sólo quedan en el recuerdo de la humanidad. Jesús el Cristo en sus enseñanzas demostró la existencia de los poderes que se pueden controlar desde el cuerpo y que podrían desarrollarse con ejercicio de meditación, el cual haga despertar esos puntos energéticos de forma consciente y disciplinada, para realmente ser a imagen y semejanza de Dios, sostuvo Sandoval.
“A través de la sintonía de las glándulas de secreción interna la vida emocional y psíquica de la  persona se estabiliza, con más tranquilidad y ansias de vivir”, especificó el especialista gnóstico. A continuación algunas formas de cómo podemos ubicar las glándulas para desarrollar la polividencia divina:
* La glándula pineal: se ubica en la coronilla y ésta a través de ciertos sonidos como el mantra INRI la hace vibrar. Para mayor efectividad y hacer girar este punto energético el sonido debe salir de la garganta.
* Glándula Pituitaria: ubicada en el entrecejo (ceño). Se debe hacer escuchar el sonido de la letra I de una manera prolongada, tratando de imitar la voz de un niño. Con esto logramos que esta glándula deposite en este chacra la suficiente cantidad de energía necesaria para regenerar la vista desde el punto de vista físico y activar la clarividencia en el ser humano.
Esta facultad tan deseada por el ser humano y que pocas personas poseen, es producto de la descarga de energía negativa que depositamos en esta glándula, cuando sentimos un arranque de ira.
* Glándula de la tiroides: ésta ejerce funciones reguladoras en el metabolismo humano, pero en la parte interna o fondo vital le dan la capacidad al ser humano de desarrollar la clarividencia. Esta glándula se regenera vocalizando de forma continua y vibrante la letra E.
* La glándula ubicada en el corazón: ésta a pesar del escepticismo de la humanidad es la que se mantiene con sus facultades internas más latentes en el ser humano. Nadie puede explicar científicamente las funciones sensoriales que ejerce en cuanto a los sentimientos, llamadas en algunos casos corazonadas, su nombre real es intuición y se logra desarrollar a través de la mantralización de la letra O, logrando de ésta manera no sólo el desarrollo del tan codiciado anhelo de amar, sino la regeneración de la glándula física en sí misma.
* La glándula ubicada en el hígado: aquí se encuentra la capacidad de transformar positivamente las impresiones que recibimos de la vida de acuerdo al buen funcionamiento de este chacra. Nos concede la facultad de salir consciente a lo astral. Sin embargo no olvidemos que los sueños son el vehículo de investigación que siempre han utilizado los grandes maestros para descubrir todas las enseñanzas que hoy en día posee el hombre en sentido espiritual y científico.
* Glándula de el plexo solar: ésta se ubica a dos dedos encima del ombligo, donde concurren las informaciones de las glándulas del corazón, hígado y páncreas, dándole al ser humano la capacidad de controlar su parte emocional, evitando así el descontrol de las encimas que regulan el Sistema Nervioso y diabético. Con la mantra o vocalización U conseguimos el desarrollo de la telepatía.
Créditos
Centro Cultural Gnóstico. Teléfono: 22494677