Misterios y Enigmas

Un gran dilema: El cuerpo y el alma


Siempre el ser humano ha tenido un gran dilema centrado en sus pensamientos, aspiraciones, recursos o límites. Existen varios tipos de fuerzas o necesidades que lo hacen proceder a diferentes comportamientos o conductas. Esas experiencias que cada uno tiene se desarrollan dentro del espacio que comparte con otros seres humanos con más o menos historias similares que no siempre se concatenan, excepto por acuerdos, fuerza o temor. Esa abigarrada gama de sucesos conforman un comportamiento grupal del cual no nos podemos sustraer y al final no somos libres sino dependientes o co-dependientes, llegando así a vivir crisis existenciales fuertes o estancadas.
Dicen los maestros yogas orientales que toda la sabiduría y conocimiento están dentro de nosotros mismos y no lo debemos buscar fuera; en vez de llevar la mente hacia el exterior, debemos profundizar en el interior y ahí encontraremos “la verdad” de todo. Para eso es necesario sustraerse un poco de los accesorios y buscar el espíritu, la meditación, la naturaleza.
Platón, filósofo del siglo V a.C, asume que estamos compuestos de dos partes: el cuerpo físico y el alma espiritual. El primero es un medio o recurso para que el alma viva, pero tiene una dinámica contraria a ella: busca el placer, la pasión, la riqueza y es mortal; mientras que el alma es sublime y está basada en el mundo de las ideas. De ahí, posteriormente, el cristianismo con San Agustín y Santo Tomás de Aquino, llevaron estos conceptos a su máxima expresión, interpretando bíblicamente, lo material como pecaminoso y lo espiritual como santo. No importa perder el cuerpo lo más importante es salvar el alma.
La filosofía existencial del siglo XX, plantea el hecho de que no es el cuerpo la cárcel del alma, sino por el contrario. Nos hemos sumergido en tantos actos, acciones prefijadas, prefabricadas, “principios”, leyes de convivencia, que en un mundo ahora muy materialista son los que dominan pragmáticamente al ser humano. A eso se deben las considerables manifestaciones de estrés, enfermedades psicosomáticas, traumas desde la niñez, fobias, neurosis y todo tipo de conducta esquizoide.

Principios en crisis
Los conceptos religiosos, económicos, sexuales, entre otros, oprimen al ser humano, protegiendo a quienes detectan los hilos de esas organizaciones, iglesias, estados o grupos de la sociedad civil. Es por eso que cada vez resulta muy difícil practicar una auténtica fe religiosa y aparecen miles de sectas desorientadas; los países ricos han sucumbido a sus mismos sistemas, somos cada vez los pobres más empobrecidos. El sexo se ha desbordado, se comercializa como cualquier producto en sus diferentes nichos o tipos de prácticas con una gran tolerancia, admiración y orgullo, porque ha estado reprimido, algo que tiene sus raíces en lo ancestral, cultural y la misma naturaleza que puede variar su producción.
Antiguamente los principios se fundaban en los conceptos filosóficos, religiosos, culturales y éticos; hoy se basan en derechos humanos en todas sus gamas, la ecología, la globalización de la economía, la comunicación, la apertura a todo conocimiento, la producción transgénica y robótica; la investigación y el mercadeo. Aspectos como la fe, la filosofía, el arte, los deportes, la organización comunitaria, la autogestión, el respeto a la vida natural y el derecho a conservar y vivir de su propia cultura es un mito.
Los pensamientos violentamente son puestos en crisis, la fe es un burdo folclore. La política criolla y regional son inversiones empresariales fuertes donde los medios de comunicación son el vehículo para comercializar su producto. Los alimentos son transgénicos, la medina es transnacional, la salud un producto de lujo y no de servicio.

TOME NOTA
Francisco Picado Valle, naturista y acupuntor, atiende sus problemas de salud con diagnósticos alternativos; plantas, agujas, masajes, moxa, sauna, regulación de peso corporal, orientación personas y balance de energías. Cursos de Formación Naturista, infórmese. Antiguo Cine Rex 75 v. al lago, mano derecha, T. 2244 2888 y 8861 7881 y en El Raizón, K. 20.2 carretera Masaya, Telf. 2279 9765, E-Mail:terapiasnat@yahoo.com