Misterios y Enigmas

La magia de pensar en grande


Penélope

Hoy quiero compartir con mis amigos lectores de estas páginas de EL NUEVO DIARIO un fragmento de una hermosa obra de David Scwartz, escritor y psicólogo alemán, cuyas obras han sido traducidas a varios idiomas por su contenido motivador, inspirador y de gran valía. Piensa en grande y serás grande, piensa en pequeño y no obtendrás nada.
Crea que usted tendrá éxito y lo conseguirá
Éxito es sentirse realizado y poder hacer muchas cosas a favor de los demás. La Biblia dice que la fe mueve montañas. Crea y usted moverá montañas de temores, frustraciones, preocupaciones y fracasos, los arrojará al mar de la tranquilidad. Quienes creen que no pueden, no pueden. Poca gente cree que puede mover montañas y por eso pocos lo logran. Usted obtendrá el éxito creyendo que así será.
La actitud positiva trabaja en función del éxito. Es creer “si puedo triunfar”, los éxitos también se hicieron para mí. Fui creado para el triunfo no para el fracaso.
Que la mente trabaje a favor nuestro
Si usted cree que le es imposible subir a lo alto, no encontrará los escalones para hacerlo. Piensa en el triunfo y triunfarás, piensa en el fracaso y te sumirás a él. Una persona es producto de sus propios pensamientos. Debe hacer que la mente trabaje a favor nuestro y no al revés. La mente humana es una fábrica de pensamientos, pero tiene dos jefes, el señor Triunfo y el señor Derrota. El triunfo realiza pensamientos positivos: razones para convencerlo a usted de que su vida tiene por fin obtener éxitos a montones. El señor Derrota fabrica pensamientos negativos. Se especializó en decirle a usted las razones por las cuales todo le va a salir mal.
Triunfo y Derrota son muy obedientes: usted llama al señor Derrota y éste le dice: “hoy es un día malo, todo le va a salir mal”. Pero si usted llama al señor del Triunfo él empieza a producir pensamientos positivos: “este es un día estupendo, la salud anda bien, hoy la gente tiene buena voluntad contigo”... la única solución acertada es despedir al señor Derrota, usted no lo necesita, échelo a la calle. Utilice los consejos del señor Triunfo, todo el tiempo.
No sea usted uno de esos que va gateando por la vida creyendo que nada puede obtener. Sea usted de los que creen que Dios le preparó triunfos Cuando se le presente una situación difícil, diga: venceré, yo puedo; su mente creará los mecanismos de defensa para la victoria.
Los afortunados no son superhombres ni supermujeres. La gente exitosa por lo general son personas ordinarias, no son de apellido de renombre, ni de piel especial, pero han desarrollado los procedimientos del éxito y creen en el buen resultado de lo que hacen.

Cúrese de la excusitis
Nunca se venda a bajo precio, usted vale mucho más de lo que se imagina. Crea en grande, si piensa en metas reducidas obtendrá realizaciones mínimas. Si se propone metas grandes así serán sus éxitos.
Invierta en sí mismo, el mejor modo de gastar es ahorrar. Invierta en educación, en instruirse cada día, conseguir ideas nuevas es enfrentarse al mundo con más valentía. Dedique un rato a la buena lectura, a meditar y examinar las razones de sus desaciertos. La gente fracasada sufre de una enfermedad: pensamiento apagado, excusitis. La gente con este defecto, vive excusándose de todo y poniendo trabas donde no es necesario.
Las personas prósperas echan fuera las excusas. Beethoven habría podido excusarse en su sordera para no componer música. Bolívar pudo haberse excusado de sus 17 derrotas, para no aspirar a ser Libertador de América. Roosevelt tenía poliomielitis y gobernó la nación más poderosa, los Estados Unidos. Las personas de éxito no se rinden ante ninguna adversidad; creyeron que el éxito era posible obtenerlo y lo obtuvieron. Hoy te toca a ti y debes empezar el reto ya.

TOME NOTA
Textos de estudio de la profesora PENÉLOPE. (código 95703, Profesional School, Miami Fl.) Parapsicóloga especialista en la interpretación del tarot y las cartas de los ángeles. Terapias alternativas para tu control mental y mejorar tu calidad de vida. Consejería en tus problemas laborales de negocios y sentimentales. Atiende de lunes a sábado de 9 de la mañana a 5 de la tarde, previa cita. Teléfonos: 22897207 / 89380153, Managua.